domingo 13 de junio de 2021
ECONOMIA Revisionismo
04-06-2021 12:03

En un nuevo aniversario del "Rodrigazo", vale pensar en la Argentina y sus fantasmas

Luego de la muerte de Perón y la asunción de María Estela Martínez, se sucedió un período de inestabilidad político económica. Entre julio de 1974 y marzo de 1976 hubo 6 Ministros de Economía. Celestino Rodrigo es el más recordado por "el rodrigazo".

04-06-2021 12:03

Hace casi medio siglo, en marzo de 1973, era elegido como presidente Héctor J. Cámpora, el hombre designado por Juan Domingo Perón para acceder al poder, ya que él mismo seguía proscripto. De todos modos, Cámpora renunciaría poco después de asumir, habilitando una nueva elección que llevaría al poder al viejo caudillo. El país se encontraba fracturado entre los “jóvenes idealistas” y la derecha peronista. En el medio, los ciudadanos de a pie, que sin comerla ni beberla, nos vimos inmersos en un baño de sangre que llevaría a la peor dictadura de la historia.

Pero este no era el único problema de aquel entonces, como tantas veces a lo largo de los últimos 50 años, también había crisis económica y una inflación descontrolada. Si bien en los primeros meses del tercer gobierno de Perón se pudo contener la inflación y el descontento, gracias al Pacto Social (gobierno, empresarios y sindicatos), que consistía en un aumento de sueldos uniforme del 20% y el congelamiento de precios de una serie de productos que, en principio, se mantendría por un lapso de dos años.

A 75 años del primer gobierno de Perón, un antes y un después en la historia argentina

Pero para que el mismo fuera consistente en el tiempo había que contener otras variables, unas endógenas y otras exógenas. En cuanto a las segundas, estaba la inflación internacional producto de la crisis del petróleo de 1973, la cual no contribuyó a la estabilidad económica y estaba fuera del alcance del gobierno. La primera sí se hubiera podido controlar, y es la referida a una emisión monetaria que nunca se detuvo.

En marzo de 1974 el descontento era cada vez mayor y se autorizó una revisión de las pautas de precios y salarios, que volvían a ser reajustados. El plazo de dos años establecido en el plan original ya había sido abandonado, abriendo el camino a una etapa de recalentamiento de la economía.

Aguinaldo | ¿Quién fue el primer político que lo pagó?

Para empeorar las cosas, al morir Perón el 1 de julio, se esfumaron las expectativas favorables del comienzo. De este modo, se entró en un período de gran inestabilidad política y económica, muestra de ello, es que en los casi dos años que duró la presidencia de Isabel Perón (1 de julio de 1974 a 24 de marzo de 1976), hubo seis Ministros de Economía; siendo Celestino Rodrigo el más recordado por lo que dio en llamarse el Rodrigazo.

Precisamente, el fallido Pacto Social había llevado a un atraso deliberado de las tarifas y el tipo de cambio (nada nuevo bajo el sol), los cuales requerían ser actualizados. Claro que ningún gobierno quiere llevar adelante esta ingrata tarea, aunque la historia nos enseña que, a mediano y largo plazo, es mucho peor no hacerlo.

La bomba de tiempo continuaba su inexorable marcha, y fue el pobre Celestino quien trató de desactivarla y, como suele suceder, le explotó en las manos.

¿Qué fue el Rodrigazo?

El 4 de junio de 1975 Rodrigo puso en marcha una serie de medidas de ajuste, que básicamente reconocían el atraso tarifario y cambiario producto del congelamiento de tarifas y los controles de cambio.

Así, llevó a cabo una devaluación del 100%, hubo aumentos de tarifas cercanos al 200% y se liberaron los precios. Esto, automáticamente pulverizó el acuerdo salarial del 38% que habían conseguido los sindicatos, los cuales presionaron para abrir nuevas paritarias, las que en algunos casos llagaron a conseguir aumentos de hasta el 130%.

Así las cosas, las demandas del resto no se hicieron esperar, las cuales fueron acompañadas por una huelga general y el pedido de renuncia del ministro Rodrigo, quien quedó sindicado como el único culpable del desastre, siendo que solo había llegado para tratar de ordenar el desaguisado consumado por el gobierno de Perón y su esposa.

Pero esta no sería la única consecuencia del rodrigazo, sino que también implicó la renuncia de López Rega (quien lo había propuesto como ministro) el 11 de julio de 1975, acusado de liderar la Triple A y de corrupción en la compra de petróleo a Libia.

La situación económica ya no se volvería a encaminar en los meses que le quedaban a Isabel, el déficit fiscal llegó al 12,4% del PBI y la inflación mayorista trepó al 50% mensual. Luego vendrían las horas más oscuras.

Las opiniones expresadas son personales y no necesariamente representan la opinión de la UCEMA.

* Dr en Historia y profesor UCEMA