miércoles 21 de abril de 2021
ECONOMIA Encuesta
22-07-2020 12:02

Casi el 50% de las pymes considera que su situación económica es mala

A más de cuatro meses de iniciada la cuarentena, El 22% de los dueños de pymes están pensando en cerrar y sólo 1 de cada 4 planea realizar inversiones.

Guido Moscoso*
22-07-2020 12:02

La irrupción del coronavirus y las distintas políticas de aislamiento plantearon un gran desafío para la economía argentina: cómo lograr que el corazón productivo del país, las pymes, atraviesen esta coyuntura crítica de la mejor manera posible, y sin sucumbir en el intento. A más de cuatro meses de iniciada la cuarentena, es momento de hacer un balance para conocer y calibrar cuál es la situación actual del sector.

A tales fines es importante desandar dos caminos. Primero, entender en qué condiciones llegaron a la pandemia las pequeñas y medianas empresas; y luego, sí establecer cuáles son las problemáticas y expectativas del sector en este particular contexto. Con dichos objetivos en mente, a continuación se reseñarán los principales resultados de las últimas encuestas realizadas por Opinaia a dueños y decisores pyme de todo el país. De esta manera efectivamente sabremos cómo las pequeñas y medianas empresas están afrontando el desafío del coronavirus.

A modo de diagnóstico evolutivo esta primera parte del 2020 presenta un escenario poco favorable para las pymes en la medida que el coronavirus y la cuarentena resintieron fuertemente una economía que ya venía golpeada. Según los testimonios del sector, se registran valores marcadamente negativos en los principales indicadores que vienen siendo relevados en forma sistemática por Opinaia durante los últimos años. Casi el 50% de las pymes considera que la situación económica de su empresa es mala, siendo esta valoración desfavorable casi 20 puntos más alta en comparación con el 2019.

Luego, hay un consenso en torno al empeoramiento de las percepciones evolutivas del país, del sector y de las empresas. Asimismo, los dueños de las pequeñas y medianas ven sensiblemente afectado su volumen de ventas, al tiempo que solo 1 de cada 4 pymes tiene pensado invertir, proporción que viene cayendo año tras año.

El 40% de las pymes dice que su facturación se contrajo más de la mitad en estos cuatro meses en términos interanuales.

Por último, en términos de necesidades y problemáticas, hoy por hoy se combinan tanto cuestiones coyunturales vinculadas al covid-19 y la cuarentena como dificultades históricas del sector, que no son novedosas, como la presión tributaria, el escaso financiamiento y la inflación.

Pasemos ahora a ver la foto del impacto de la pandemia en el día a día de las pymes. En primer lugar, casi 3 de cada 4 titulares de pymes afirman que a raíz de este contexto los ingresos de sus empresas cayeron en comparación con el año pasado.

De hecho, el 40% manifiesta que su facturación se redujo más de la mitad en términos interanuales. Como contracara de esta situación, la eventual recuperación recién se vislumbra para dentro de 12 meses o más; así lo señalan el 55% de las pymes consultadas.

Por otro lado, en este escenario de incertidumbre, el 22% de los dueños pymes reconoce que está pensando en cerrar sus empresas, y que difícilmente se pueda sostener esta situación mucho más allá de diciembre de este año. A su vez, si bien se reconocen las políticas del Gobierno, como los ATP y los créditos a tasa fija, éstas no son suficientes y su evaluación es más negativa que positiva.

Así las cosas, las razones de la reciente flexibilización del aislamiento no deben buscarse solamente en los indicadores sanitarios. La apremiante, y para muchos desesperante, situación que atraviesan las pymes es un argumento más que válido para pensar alternativas a la versión más rígida de la cuarentena.

Como vimos, la pandemia, cual caja de resonancia, vino a agudizar un contexto económico que ya era complejo para el sector: escasas ventas, poca inversión y bajas expectativas.


* Politólogo y docente (UBA). Gerente de Opinión Pública en Opinaia | @opinaia

En esta Nota