lunes 03 de octubre de 2022
ECONOMIA Inflación voraz

En cuatro años, los jubilados que cobran la mínima perdieron 6,7 haberes

Los jubilados y pensionados están a la expectativa, ya que pronto tendrán precisiones sobre el nuevo aumento de la movilidad jubilatoria, además de un bono para tratar de reducir el impacto de la inflación en sus magros ingresos.

10-08-2022 20:34

En los últimos 56 meses, transcurridos entre diciembre de 2017 y agosto de 2022, los jubilados que cobran la mínima perdieron 6,7 haberes, por lo que la compensación de la pérdida acumulada de poder adquisitivo debería ser de $345.600.

Los jubilados y pensionados están a la expectativa, ya que pronto tendrán precisiones sobre el nuevo aumento de la movilidad jubilatoria, además de un bono para tratar de reducir el impacto de la inflación en sus magros ingresos, pero desde ya, se podría asegurar que no va a estar cerca del valor calculado por el Instituto Argentino de Análisis Fiscal. 

Con una inflación promedio mensual minorista del 3,5%, aproximadamente, se deduce que, este nivel tan elevado ha erosionado el poder adquisitivo de los sectores sociales con ingresos fijos, principalmente jubilados y pensionados, asalariados y receptores de asignaciones. 

Jubilados y pensionados: Massa y Raverta anuncian el nuevo bono y el aumento del trimestre

La información se desprende de un documento del Instituto Argentino de Análisis Fiscal que analiza la situación particular de los jubilados y pensionados que cobran el haber mínimo, que en la actualidad es de $37.500 mensuales

La evolución del haber real

Cómo se puede observar en el gráfico, la evolución del haber real de los meses de agosto de los últimos seis años, con excepción del octavo mes del año 2020, tiene una tendencia descendente que es clara. En este mes, un jubilado con la mínima debería estar cobrando $49.600 para tener igual poder adquisitivo del que tuvo en agosto de 2017. 

IARAF sistema previsional

En síntesis, el haber del mes de agosto tiene una pérdida real del 24% respecto al haber de agosto de 2017. Esto significa que si se quisiera recuperar el poder adquisitivo del mes de agosto de 2017 habría que aumentar el haber un 32% y de ahí que se ajuste a la inflación. 

Pérdida acumulada del poder adquisitivo 

Si se aumentase el haber un 32% y luego lo necesario para no perder con la inflación, se les aseguraría a los jubilados el mantenimiento del poder adquisitivo de hace unos años, de ahora en adelante. Pero, obviamente, eso no compensaría nada del poder adquisitivo perdido en los últimos años (para atrás). 

Jubilados y pensionados: qué se sabe hasta ahora del bono que definen Massa y Raverta

En este sentido, resulta importante calcular a cuánto equivale la pérdida de poder adquisitivo acumulada en los últimos años. 

Tomando como año base al 2017, la pérdida acumulada en los últimos 56 meses es de 8,4 haberes. Esto significa que los cincuenta y seis haberes cobrados fueron equivalentes a 47,6 haberes del año 2017. De otra forma, perdieron de manera acumulada el equivalente a un 15,5% del total de ingresos del periodo. 

IARAF sistema previsional

El pago de bonos compensatorios mitigó parte de la pérdida acumulada. Concretamente, considerando todos los bonos otorgados hasta ahora, la pérdida se reduce a 6,7 haberes. Es decir que la pérdida acumulada neta de bonos es hoy de 6,7 haberes, equivalente al 12,3% del total de ingresos

Entonces, ¿cuánto se necesita para compensar la pérdida de poder adquisitivo acumulada? 

Si se quisiera entonces compensar la pérdida del último año el bono debería ser de $90.746, calcula el documento de IARAF. 

  • En caso de que se quisiera compensar la pérdida del último trimestre (junio-agosto) el bono debería ser de $36.521
  • Si se quisiera compensar la pérdida del último semestre el bono debería ser de $47.846
  • Si se quisiera compensar la pérdida del último año el bono debería ser de $90.746. 
  • Si se quisiera compensar toda la pérdida acumulada en los últimos cincuenta y seis meses, el bono debería ser de $ 345.600

Estos valores reflejan que la elevada y persistente inflación de los últimos años ha erosionado de manera importante el poder adquisitivo de la clase pasiva, inclusive la que cobra los haberes mínimos. 

SE / ds