ECONOMIA
Precios descontrolados

Cuál es la hiperinflación de la que habla Javier Milei y cómo afectó a la Argentina en el pasado

El presidente electo advirtió que están dadas las condiciones para que el país ingrese en un escenario hiperinflacionario en caso de no aplicar un ajuste fiscal. En qué consiste el fenómeno económico. Los antecedentes en la historia nacional.

Javier Milei
Hernán Madera: “Milei es un liberal principista, él cree en lo que dice y no va inmediatamente por la reelección" | Télam

"El riesgo de la hiperinflación está latente", alertó Javier Milei en una de las entrevistas que brindó desde que se convirtió en el presidente electo de la Argentina. La palabra no es ajena a la historia económica del país y dispara reminiscencias hacia las décadas de los 80 y los 90.

En efecto, el final del gobierno de Raúl Alfonsín y el primer año de la administración de Carlos Menem estuvieron signadas por inflaciones descontroladas. Según informó el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), el Índice de Precios al Consumidor (IPC) avanzó 3.079,5% en 1989 y 2.314% en 1990.

¿De cuánto fue la primera inflación semanal posterior al triunfo de Milei en el balotaje?

Esto no le gusta a los autoritarios
El ejercicio del periodismo profesional y crítico es un pilar fundamental de la democracia. Por eso molesta a quienes creen ser los dueños de la verdad.
Hoy más que nunca Suscribite

Si bien en la actualidad el IPC viaja a una velocidad interanual de 142,7%, el próximo jefe de Estado argentino advierte que las condiciones macroeconómicas están dadas para un escenario similar al mencionado en caso de no aplicar un plan de estabilización.

Qué es la hiperinflación, el término mencionado por Javier Milei

La hiperinflación es un fenómeno económico en el cual los precios de bienes y servicios se incrementan a un ritmo diario y a niveles altísimos. Los libros de macroeconomía consideran que una nación experimenta este proceso cuando la tasa inflacionaria supera el 50% mensual.

Esta no solo erosiona el poder adquisitivo de los ciudadanos al horadar la moneda local, en este caso el peso, sino que también genera un ambiente de incertidumbre socioeconómica y política. La velocidad que adquiere es tal que las remarcaciones puede ocurrir varias veces en un mismo día.

Al mismo tiempo, la hiperinflación socava la confianza en el peso y obliga a los agentes económicos a buscar refugio en otros activos como monedas extranjeras o bienes durables.

Inflación de alimentos

Otro factor que influye negativamente es la licuación de los salarios. En períodos hiperinflacionarios, los sueldos se ajustan nominalmente pero fracasan a la hora de alinearse a la dinámica de crecimiento de los precios, se deprecian en términos reales y, en consecuencia, coloca a miles de ciudadanos por debajo de la línea de pobreza.

Además, el vendaval de precios obstaculiza la planificación a largo plazo para empresas, gobiernos y familias por igual. La incertidumbre económica se convierte en la norma, afectando la inversión y el crecimiento.

La hiperinflación en la historia argentina

Argentina experimentó varios episodios de hiperinflación a lo largo de su historia, siendo el más pronunciado hacia finales de la década del 80. La disparada comenzó en el mandato Alfonsín y afectó al primer año del menemismo.

Durante el ocaso de la gestión radical, que sucedió a la dictadura militar, el costo de vida creció a un ritmo anual de más de 3.000% por una combinación de circunstancias entre las que destacan un alto déficit fiscal, un endeudamiento excesivo y un descontrol de emisión monetaria.

El derrumbe del poder de compra y la desconfianza en las instituciones gubernamentales provocaron agitación social y cambios políticos significativos. De hecho, la Unión Cívica Radical (UCR) entregó los atributos meses antes de lo pactado debido a la magnitud de la crisis.

Javier Milei: "Bajar la inflación a los niveles internacionales llevará entre 18 y 24 meses"

El gobierno de Carlos Menem demoró más de un año en dar con la solución al problema. De la mano de Domingo Cavallo, en 1991 se implementó la Convertibilidad, un programa que fijó la paridad entre el peso y el dólar y, de esta manera, clausuró la opción de fabricar billetes para financiar al Tesoro. Ese mismo año, la inflación se redujo de 2.314% anual a 84%. En 1992, el IPC marcó 17,5% y en el siguiente lustro se acercó a cero.

Los dichos de Javier Milei sobre la hiperinflación

A propósito del tema, Javier Milei anticipó que la aplicación de su programa económico hará probable "que tengamos que soportar seis meses duros" y consignó que llevar el nivel de precios al promedio mundial demorará entre "18 y 24" meses.

"El ajuste va a venir de todas maneras y puede tomar lugar con los políticos haciendo demagogia y que termine en una hiperinflación y que el ajuste sea monstruoso, porque va a mandar al 90% de la población debajo de la línea de pobreza, o bien hacer un ajuste que lo pague la política”, planteó.

Bajo su perspectiva, de no ejecutar un programa de recorte del gasto público, "nos vamos a la hiperinflación y a 95% de pobres”. Para evitar ese panorama, Milei prometió podar un 15% las erogaciones del Estado, aunque sin ofrecer mayores precisiones sobre las partidas a ajustar.

Javier Milei - Encuesta de Opinión

“La hiperinflación es evitable, pero hay que aplicar un mecanismo de relojería”, alertó el economista libertario, que le daría las llaves del Ministerio de Economía a Luis "Toto" Caputo, exfuncionario macrista, para sortear el complejo cuadro.

Rodrigazo: la advertencia de Carlos Maslatón sobre los precios

Tras constatarse el triunfo libertario en el balotaje presidencial, el analista financiero y otrora amigo del líder de La Libertad Avanza, Carlos Maslatón, juzgó que Argentina está a las puertas de un nuevo Rodrigazo, en alusión al plan de ajuste de 1975 implementado por el entonces ministro de Economía Celestino Rodrigo que incluyó una brusca devaluación y alzas de tarifas de hasta 75%. 

"Lo que se viene es un Rodrigazo, que es una actualización general de precios, un sinceramiento de precios de la economía. Muchos precios están mal puestos. Hay una inflación reprimida, todo esto se acaba", sentenció el abogado liberal.

Por otra parte, Maslatón aclaró que "el Rodrigazo lo iba a tener Massa también si ganaba", y razonó que la discusión que hay entre el actual gobierno de Alberto Fernández y el mandatario electo Javier Milei es precisamente por "quién firma ese Rodrigazo".

MFN / Gi