martes 24 de mayo de 2022
ECONOMIA Guerra en Europa
25-02-2022 13:34

Guerra Rusia-Ucrania: cómo afecta la inversión en los mercados emergentes

Los gestores de carteras de mercados emergentes analizaron las implicancias de la inversión en los mercados de renta variable y de deuda debido al conflicto bélico

25-02-2022 13:34

Los gestores de carteras de mercados emergentes Daniel J. Graña, CFA, y Jennifer James consideran las implicaciones de la inversión en los mercados de renta variable y de deuda debido a la situación entre Rusia y Ucrania.

Putin tildó de "drogadicto y neonazi" al presidente de Ucrania y llamó al ejército a tomar el poder

Puntos clave

El conflicto entre Rusia y Ucrania ha creado una importante volatilidad en los mercados, ya que los inversores valoran la incertidumbre de una importante prima de riesgo geopolítico. La inflación se ha disparado en el petróleo y las materias primas, ya que Rusia es un actor clave en algunos mercados.

 La innovación de las empresas rusas podría estancarse como resultado de la acción y los inversores podrían pasar por alto los fundamentos de las empresas y centrarse en el riesgo geopolítico. La restricción del acceso de Rusia al capital a través de los mercados de deuda y de divisas también podría suponer nuevos obstáculos para estos mercados.

 La incertidumbre prevalece y es probable que la volatilidad y la debilidad del mercado continúen hasta que tengamos claridad sobre las sanciones, como mínimo.

¿Qué ha ocurrido hasta ahora?

En el momento de redactar este artículo, el jueves 24 de febrero, las tensiones en Ucrania han aumentado con la acción militar rusa en algunas partes de Ucrania. Esto se produjo después de que el presidente Putin reconociera las dos regiones separatistas autoproclamadas del este de Ucrania y trasladara formalmente las tropas rusas a estas regiones en disputa. Se han registrado explosiones en varias ciudades de Ucrania y se han bombardeado infraestructuras clave (como el aeropuerto de Kiev, en Boryspil). A esta escalada, se informa que la OTAN y sus aliados han respondido con una amenaza de más sanciones de gran alcance.  Tras ayudar a Bielorrusia a frenar las protestas, Rusia habla ahora del "Estado de la Unión" y cabe suponer que una absorción ucraniana se uniría a este "Estado de la Unión".  El conflicto con Ucrania podría ser el mayor en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

Guerra Rusia-Ucrania: el impacto económico que puede tener para Argentina

Los precios del petróleo y las materias primas se disparan

Rusia es un actor clave en el petróleo y el gas natural, por lo que los precios de la energía están experimentando una presión al alza. Los precios del crudo Brent superaron los 100 dólares por barril por primera vez desde 2014 el 24 de febrero. Podría ser que la OPEP+ -que incluye a Rusia- se fortalezca y sea permanente. Deberíamos esperar que los precios de la energía a medio plazo sean más altos de lo que se había calculado anteriormente, ya que la disciplina de la OPEP+ será más creíble. El camino hacia el pico del petróleo será más caro para los consumidores de energía en esta transición.

También existe una presión al alza sobre las materias primas, ya que Rusia es un importante proveedor de níquel (baterías de vehículos eléctricos y acero inoxidable), paladio (convertidores catalíticos), titanio (aviones modernos y aplicaciones militares) y muchos otros elementos esotéricos de la tabla periódica. La duración de este movimiento de las materias primas dependerá de la severidad de las sanciones impuestas por Occidente y de la reacción de Rusia. Es probable que aumente la inflación, que es en realidad un impuesto que pagan los consumidores a productores como los países del Golfo Pérsico y Rusia.  A medida que el crecimiento se ralentiza y la inflación alcanza su punto máximo, la estanflación es un riesgo que podría complicar la actuación de los bancos centrales a nivel mundial hacia el endurecimiento, además de suponer un viento en contra para los activos de riesgo.

¿Y las relaciones entre Rusia y China?

La reacción de los países occidentales ante la situación en Ucrania podría interesar a China, dada la propia situación del país con Taiwán. En el pasado, Rusia se ha mostrado reticente a acercarse demasiado a China, por el temor a las aspiraciones chinas en el Lejano Oriente y Siberia Oriental, aún sin desarrollar, y por el relativo desequilibrio de poder económico (la economía china es unas 10 veces mayor). Sin embargo, las relaciones entre Rusia y China parecen haber mejorado. Esto puede atribuirse a algunos puntos en común en las ideologías, como ser más asertivos frente a Occidente y el orden internacional imperante. China, y no el FMI, es ya el "prestamista de última instancia" de ciertos países y el mundo bipolar resultante podría poner fin a la globalización tal y como la conocemos.

El auge del tecno-nacionalismo -que vincula la innovación y las capacidades tecnológicas directamente a la agenda de una nación- también parece que va a aumentar. Ya hemos visto que una empresa de juegos para móviles ha sido prohibida en la India debido a la participación minoritaria de una empresa china en la compañía. Estados Unidos ya ha restringido la inversión y las exportaciones a determinadas empresas chinas.

China manifiesta su oposición a sanciones contra Rusia

¿Cuáles son las implicaciones más amplias de la inversión en deuda y capital?

Como resultado de la escalada del conflicto, a pesar de la presión internacional, Rusia podría quedar más aislada, con la reducción del acceso a los conocimientos técnicos, la tecnología y el capital occidentales. Ya se han impuesto algunas restricciones de financiación a Rusia; EE.UU. prohibió la participación en el mercado secundario de los bonos del Estado rusos emitidos después del 1 de marzo. El descuento en la valoración de las acciones rusas, de alrededor del 30% o más, en comparación con el resto de los mercados emergentes (lo que refleja los riesgos de gobernanza política), podría aumentar a medida que se reduzca la base de inversores disponible.

El país podría intensificar la búsqueda de rentas -un esfuerzo por aumentar la propia cuota de riqueza existente sin crear nueva riqueza- a medida que disminuyan las esperanzas de que la innovación mejore las perspectivas económicas. La innovación y la evolución en el espacio digital ruso podrían estancarse. La India está experimentando un auge de los modelos de negocio en todos los verticales digitales financiados por inversores nacionales, multinacionales y de capital público/privado; este no será el futuro de Rusia. Los operadores tradicionales rusos, bien financiados y con abundante flujo de caja, se fortalecerán mientras los competidores menos resistentes se marchitan. Los mercados de renta variable, en nuestra opinión, pasarán por alto estos fundamentos dado el riesgo geopolítico.

Ya hemos visto volatilidad y debilidad mientras los inversores digieren las noticias; la negociación en la mayoría de los activos de riesgo hoy (jueves 24 de febrero) prácticamente se ha detenido, como es habitual cuando se producen los primeros acontecimientos geopolíticos importantes. Las sanciones impuestas hasta ahora han sido bastante suaves en términos de un impacto limitado en los mercados financieros. Aunque todavía no sabemos cuáles serán las nuevas sanciones, los países occidentales han insinuado que probablemente tratarán de impedir que Rusia opere en los mercados de divisas, lo que dificulta mucho el servicio de la deuda. Además, es probable que se produzca una prohibición más amplia de la negociación secundaria de la deuda rusa, tanto corporativa como soberana, como ocurrió con la deuda de ciertas entidades tras la anexión de Crimea en 2014. Es probable que la debilidad de los mercados financieros persista hasta que tengamos claridad sobre las sanciones, como mínimo. Hasta entonces, es difícil entender lo que pueden deparar las próximas semanas en el frente geopolítico.

 

 

*Portfolio Manager, Emerging Market Equity de Janus Henderson; y Jennifer James, Portfolio Manager.