25th de February de 2021
EDUCACIóN PUENTES DIGITALES
29-09-2019 06:00

Tecnologías para la inclusión

En la Escuela N°1 de Ramallo, institución que ya cuenta con internet en todas sus aulas, un alumno con displejía espástica puede desarrollar su trayectoria escolar común gracias al soporte de herramientas informáticas.

29-09-2019 06:00

F

ranco Brusa tiene diez años y está cursando su último año de la primaria en la Escuela N° 1 “Rafael Obligado” de Ramallo, provincia de Buenos Aires, aunque su trayectoria escolar difiere de la de todos sus compañeros de aula que están a punto de dar el salto a la secundaria. Su verdadero trabajo pedagógico nunca pasó por el uso de cartucheras ni de cuadernos, sino por el aprendizaje de estrategias de accesibilidad que mejoren su calidad de vida y su inclusión social. Es que una displejía espástica le ha hecho perder fuerza en las extremidades inferiores y su visión es limitada en ambos ojos.

Una serie de particularidades hacen destacar a su escritorio de los que usan sus compañeros. Adosado a su mesa de estudio, se le suma una pizarra grande que le permite aumentar el tamaño de las letras dado que el pizarrón del aula se encuentra demasiado lejos para su vista. También cuenta con una luz especial que ilumina todo aquello que no alcanza a ver naturalmente y una computadora personal adaptada.

Franco, además, está acompañado por un asistente externo que lo ayuda en todos sus movimientos y por una maestra de educación especial, debido a que su tránsito escolar se hace en articulación con la Escuela Especial N° 501 a través de un Proyecto de Inclusión Educativa.

A la tarea que realizan todos ellos cada día se sumó un equipo del Programa Aprender Conectados del Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología para brindar soluciones informáticas que le permitan a Franco tener mejores posibilidades de expresarse, de aprender, de interactuar con el entorno y de desarrollarse en la vida. A la par de la provisión de Internet en todas las aulas del establecimiento, el Programa ha hecho lo propio para que Franco pueda comprender y aprender Robótica, ya que el pequeño tamaño de las piezas hace que para él sea imposible verlas o manipularlas. Así es como gracias a una cámara web conectada y adaptada a su computadora, y que enfoca los objetos del robot, hoy puede visualizar la imagen ampliada en su monitor.

“Para él la computadora es su cuaderno”, dice Mónica, su mamá, agradecida por la posibilidad de que todas estas adaptaciones le permitieran a Franco mucho más que leer y escribir. “Es como un regalo al esfuerzo, al ponerle ganas para salir adelante en todo desde cuando tenía un año”, se emociona.

A partir de esas adaptaciones, y mientras indagan en distintas opciones de accesibilidad que ofrece la web para expandir sus posibilidades, evalúan otras soluciones similares que le permitirán, por ejemplo, leer un libro por su cuenta, o ver todo aquello que le interese con solo enfocar su cámara.

“Acceder a la escuela con la posibilidad de utilizar herramientas tecnológicas ha permitido que se sienta un alumno más del grupo, impactando significativamente no solo en su trayectoria escolar sino también en su vida social”, señala Fernanda Londero, directora de la escuela de Ramallo.  En efecto, a pesar de sus dificultades, Franco es un niño más dentro del aula y es reconocido como un par por sus propios compañeros, todo un símbolo de la inclusión trabajada desde los primeros años de su escolaridad.

Internet en cada aula

La Escuela N° 1 “Rafael Obligado” a la que concurren Franco y más de 600 alumnos festeja sus primeros 150 años ofreciendo propuestas pedagógicas para toda la comunidad educativa de Ramallo. Todo un hito, amplificado por el reciente acceso a conexión WiFi en sus aulas, que también cuentan con un kit de Robótica y Aulas Digitales Móviles.

 

“Teníamos Internet en la biblioteca y en la sala de música, pero lo que más nos hacía falta era tener en cada aula”, explica la directora. “Los chicos trabajaban con programas ya descargados, ahora aplican con programas de Internet”, dice, al tiempo que destaca el proceso de búsqueda de información porque “permite ganar en autonomía” y estimula la enseñanza generando un interés renovado en el alumno.

 

La provisión de Internet, que ya alcanza a 4.738.944 alumnos y 17.175 escuelas del país, tiene como objetivo garantizar la alfabetización digital para el aprendizaje de las competencias y los saberes propios de la cultura digital y la sociedad del futuro.

 

Aprender Conectados incluye la instalación, integración y puesta en marcha de la conectividad y de la infraestructura tecnológica para la provisión de WiFi en las aulas de todas las escuelas del país, con su posterior y permanente control y verificación del funcionamiento del servicio.

En esta Nota