Soleado
Temperatura:
21º
Ciudad:
Buenos Aires
viernes 18 de octubre de 2019 | Suscribite
ESPECTACULOS / MUSE
domingo 4 octubre, 2015

“El rock ha cambiado para siempre”

El baterista de Muse, Don Howard, habla en exclusiva con PERFIL antes de la llegada de la banda, que tocará el 17 de octubre. Se ríe del odio y sostiene que quieren dar el mejor espectáculo posible.

por Redacción Perfil

Foto: Cedoc
domingo 4 octubre, 2015

Cuando se editó el reciente Drones, una crítica en la revista Inrockuptibles, en su edición francesa, se puso más incisiva que de costumbre: era una carta a un fanático de Muse donde prácticamente se establecía que la banda británica que tuvo su florecer de público pero siempre está divorciada de la prensa era, ni más ni menos, una especie de porquería. Dominic Howard, el baterista de la banda que pisará suelo argentino el 17 de octubre, habla al respecto: “En un primer momento ese tipo de violencia contra nosotros claro que te hacía daño. Pero con el tiempo hemos aprendido que también nos legitima. Al menos en términos simples: es música. A algunos les va a gustar y a otros no. No es reducir esa discusión, sino bajarla a su realidad: idealmente, todos amarían todas las bandas del planeta. No gustarle a determinada gente es lógico, y de hecho te define. Hemos logrado que algo así sólo sea una cosa más. No fue fácil. Querés llega. Pero gustos son gustos. Y por suerte hay millones que aman a la banda.”

—Muse es una banda de gran popularidad, considerando las bandas post indie que tuvieron éxito. Parte de ello se da por su show en vivo.
—Hay algo que no se puede negar: hacer música hoy es muy simple. Digo, en términos de medios para hacerla y llegar a nuevos lugares. Pero también la música se consume distinto. La música es un consumo rápido. La gente prácticamente no escucha discos. Al menos no como solíamos hacerlo antes. Todo es digital, rápido, se descarga, se usa y ese proceso hace que convivas con cientos de opciones más. Por eso la música es distinta. El show en vivo tiene esa diferencia. El show en vivo genera otra energía, acorta la distancia. En una época en la que todo es digital, es importante mostrar que ahí todavía está la música. Qué ahí se hace la real distancia.

—Como banda han vendido más de 15 millones de álbumes. Aun así, a veces no se habla de Muse como una de las bandas más importantes del rock actual. ¿Por qué creen que es así?
—Hay que entender una cosa: los Rolling Stones no van a existir nunca más y eso tiene que ver con lo que te decía antes. El rock tendrá otros números y otras formas de vida. Aun así, nunca soñamos este éxito. Un éxito de esta índole te pone en lugares extraños. Nadie dice “OK, quiero ser millonario y que me pase esto y aquello cuando toco”. Y cuando digo que no habrá bandas así, quiero decir que incluso llenando estadios creo que hoy es todo más efímero.

—¿El nuevo álbum, “Drones”, fue pensado en esos términos?
—Claro. Fue algo que nos sentamos realmente a discutir. Teníamos que hacer un álbum que no les diera la espalda a los modos nuevos de consumo de la música, pero que tampoco fuera condescendiente y generara cinco números uno en los rankings. Decidimos que queríamos hacer un disco que fuera un disco, es decir, que tuviera que ser escuchado como tal, con una temática, con una columna vertebral.

—¿Cómo viven su llegada a Buenos Aires?
—Felices. Porque, a pesar de lo que te digo, soñamos ser la banda más grande del mundo. Es un poco vintage decir eso hoy, pero es lo que nos mueve. Cuando estamos en un escenario, queremos sentirnos la mejor banda del mundo. Y nos preparamos porque es el show que queremos dar. Ojalá lo puedan vivir así.

 

“El odio no me molesta”

—¿Qué te molesta de ese odio hacia la banda?
—Nada. El exceso en ese sentido me divierte. Me genera una energía que me ayuda a intentar ser mejor. El odio es necesario en cualquier vínculo con el arte, y que te odien sólo implica que lo que estás haciendo no puede ser ignorado. Entonces, es una reacción a tu música. En las pilas de canciones que aparecen día a día, la posibilidad de odiar algo, de escucharlo y tenerle bronca es entonces también una forma elaborada de consumo. Es tan fácil pasar a la próxima canción.

—¿Qué amás de la música por estos días?
—Todo. Bah, las posibilidades. La cantidad de canciones que uno puede oír. Ya no hay límites. El mismo garaje donde practicás es internet, y también es el mismo lugar donde te perfeccionás. Es decir, ya hay tal nivel de herramientas que es fácil entender qué podés hacer y qué no. Entonces, en términos creativos, el juego se ha ampliado mucho, muchísimo.

—¿Cómo será el show en Buenos Aires?
—Será un show como los de siempre: donde intentamos dar todo. Tocamos casi todo el disco nuevo, Drones, ya que es un disco que es difícil de separar en canciones individuales por aquello que te comentaba, y también algunos temas clásicos. De esos que sabemos que funcionan en tal o cual país. Después de tantas giras, a veces empezás a entender qué gusta y qué funciona mejor en los diferentes continentes.


Temas

Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4786

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.