INTERNACIONAL
cumbre en jordania

Blinken busca un difícil equilibrio con aliados árabes de Washington

2023_11_05_blinken_al_safadi_afp_g
Amán. El secretario de Estado y el canciller jordano Al Safadi. | afp

El jefe de la diplomacia estadounidense, Antony Blinken, reiteró ayer el respaldo de Washington al establecimiento de “pausas humanitarias” en la guerra entre Israel y Hamás para poder encaminar ayuda a la Franja de Gaza, pese a que ayer el premier israelí, Benyamin Netanyahu rechazó de plano esa posibilidad sin una liberación previa de los rehenes en poder del grupo palestino.

“Estados Unidos estima que esos esfuerzos se verán facilitados por pausas humanitarias”, destacó Blinken en Jordania, al referirse a la necesidad de proteger a los civiles y de acelerar el envío de ayuda al territorio palestino.

El viernes, en Tel Aviv, durante su fugaz visita de poco más de cuatro horas, la tercera que realiza desde que estalló la guerra, Blinken recordó que Israel tiene el derecho y la obligación de defenderse tras el sangriento ataque de Hamás pero, al mismo tiempo, “debe tomar todas las medidas necesarias para proteger a los civiles palestinos”.

La Franja es asediada y bombardeada por Israel en respuesta al letal ataque llevado a cabo por el movimiento islamista Hamás en suelo israelí el 7 de octubre. Blinken se reunió este sábado en Amán con los cancilleres de cinco países árabes.

Durante la campaña, los ministros de países árabes reunidos en Amán, Jordania, defendieron la necesidad de un alto el fuego “incondicional e inmediato” para la Franja de Gaza. 

“Destacamos la necesidad de acordar un alto el fuego inmediato e integral para Gaza sin ninguna condición”, afirmó desde la capital jordana el ministro de Asuntos Exteriores egipcio, Samé Shukri, en rueda de prensa conjunta con su homólogo jordano, Aimán al Safadi, y el secretario de Estado Blinken. 

“Lo que está pasando en Gaza no se puede justificar”, añadió. Al Safadi, por su parte, pidió la entrada inmediata de la ayuda necesaria para la Franja de Gaza y el cese del desplazamiento forzoso de la población palestina. “Deben cesar los asesinatos y los crímenes y la inmunidad de Israel frente al Derecho Internacional”, planteó. 

Blinken mientras ha apoyado los esfuerzos conjuntos apara “incrementar el flujo de ayuda humanitaria a Gaza”. Así  destacó la entrada de casi cien camiones de ayuda diarios, pero reconoció que no son suficientes. En la reunión también hubo representación de Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudí y Qatar, y también una delegación de la Organización para la Liberación de Palestina.

El ministro jordano de Relaciones Exteriores, Ayman Al Safadi, urgió a “poner fin a la guerra” en Gaza y acusó a Israel de cometer “crímenes de guerra. No aceptamos la noción de autodefensa”, agregó. Su par egipcio, Sameh Shoukry, exigió a su vez un “alto el fuego inmediato y sin condiciones”.

Blinken reiteró, sin embargo, la postura de Estados Unidos, que considera que un alto el fuego sólo “mantendría a Hamás en el lugar”. 

Sus declaraciones expusieron las percepciones divergentes del conflicto entre Estados Unidos e Israel, por un lado, y los países árabes, por otro.