6th de March de 2021
INTERNACIONAL Como en Esperando la carroza
26-01-2021 08:48

Confusión en un geriátrico: "murió" de coronavirus y "resucitó" 10 días después

Una residencia de ancianos cometió un terrible error al confundir la identidad de dos mujeres, y los llevó a notificar a los familiares la muerte de la que estaba viva.

26-01-2021 08:48

Una sorprendente historia que recuerda a la película argentina Esperando la carroza sucedió en la vida real en Galicia, España, cuando una mujer "resucitó" a los 10 días tras haber "muerto" por coronavirus. Rogelia Blanco (85) se contagió de Covid-19 a principios de este 2021 y después de varios días combatiendo la enfermedad, el 13 de enero su familia recibió la triste noticia de que había fallecido. Su marido Ramón y sus siete sobrinos lloraron la pérdida y tuvieron que enterrarla en un féretro sellado (según el protocolo español ante la pandemia). Sin embargo, 10 días después los familiares recibieron una llamada, donde les informaron que Rogelia estaba ahí y había sobrevivido al coronavirus.

Rogelia Blanco, oriunda de Galicia se enfermó en el geriátrico San Bartolomeu de Xove (Lugo) junto con su compañera de habitación, Conchita. Esta es la mujer que efectivamente murió, y a quien enterraron los seres queridos de Rogelia. Las identidades de las pacientes se intercambiaron de alguna manera, cuando el 29 de diciembre, tras dar positivo, fueron trasladadas desde el geriátrico de a otro de Pereiro de Aguiar (Ourense) donde la entidad concentra a sus residentes infectados. Allí, ambas mujeres compartieron ambulancia durante un accidentado trayecto de 220 kilómetros en el que tuvieron que cambiar de vehículo por una falla. Al llegar, fueron instaladas en la misma habitación.

Entró vestido de Papá Noel y esparció el virus en un geriátrico de Bélgica

Confusión y sorpresa

Los médicos de Pereiro de Aguiar, que acababan de conocerlas, informaron de la mala evolución de Conchita a los parientes de Rogelia, y viceversa. "Yo creo que las confundieron pasados unos días porque, al principio, estoy seguro de que me hablaban de mi tía: me decían que cantaba cuando estaba contenta y ¡Rogelia es así!", relató al diario español El País Julio, uno de los sobrinos de Rogelia.

El pasado sábado 23 de enero, ya con el alta, la mujer regresó de nuevo en ambulancia a la residencia de Xove, donde se llevaron una grande sorpresa. Allí esperaban a Conchita, pero del vehículo bajó Rogelia. En ese momento, su sobrino Julio fue avisado y se comunicó de inmediato con Ramón para explicarle que ya no era viudo: "No lo asimilaba. Decía que era imposible, que Rogelia no podía estar allí porque la habíamos enterrado", contó Julio, quien a su vez explicó que, por el momento, solo pudieron ver una foto de la mujer.

La Fundación San Rosendo, la cual gestiona la residencia San Bartolomeu de Xove, lamentó lo que calificó como un "desafortunado incidente" y aclaró que "fue un hecho puntual de entre los más de 100 traslados que se han realizado desde el pasado mes de diciembre". Además, anunciaron que sus servicios jurídicos se encargarán del papeleo para que Rogelia vuelva a constar como viva en los archivos oficiales y que el cuerpo de Conchita sea trasladado al nicho de su verdadera familia. Asimismo, aseguraron que, a partir de ahora, los residentes que sean derivados a la residencia serán identificados con una pulsera similar a la de los hospitales.

Por su parte, la familia de Rogelia criticó la "falta de profesionalidad" de la Fundación. "Esto se ha destapado porque mi tía sobrevivió. ¿Quién sabe cuántas familias tienen a desconocidos en sus nichos?", se preguntó Julio.

CFT/FF

En esta Nota