viernes 18 de junio de 2021
INTERNACIONAL Nueva resistencia
24-04-2020 16:33

Resistir por la vida, antes y ahora

Un nuevo aniversario de la liberación de Italia, con eventos aisladas hay cierta incertidumbre sobre cómo será la reapertura de la vida social y económica.

24-04-2020 16:33

El 75mo. aniversario de la liberación de Italia, que se conmemora el 25 de Abril, encuentra este año al país en una nueva resistencia, no ya como durante la Segunda Guerra Mundial sino en democracia, sin lucha armada sino con la ciencia y la distancia social contra la pandemia del Coronavirus pero siempre a favor de la vida.

“Bella Ciao”, símbolo de la lucha partisana contra el nazifascismo, es entonada ahora desde balcones, patios o terrazas y resuenan en las calles casi desiertas del país en un virtual abrazo que todavía no puede ser físico.

En tanto, la curva decreciente de personas contagiadas con el Covid-19, la menor cantidad de  pacientes en terapia intensiva y de fallecimientos, entre otros parámetros, llevan al gobierno hacia la reapertura gradual de actividades y movilidad.

La curva decreciente de personas contagiadas con el Covid-19, la menor cantidad de  pacientes en terapia intensiva y de fallecimientos, entre otros parámetros, llevan al gobierno hacia la reapertura gradual de actividades y movilidad

Por supuesto no faltan las dudas y las polémicas en este período de difíciles decisiones sanitarias, económicas y políticas.

La Fiesta de la Liberación no queda fuera de los debates y este viernes hubo algunos cruces políticos.

El alcalde de Nápoles, Luigi de Magistris, respetando las medidas de seguridad por el Covid19, colocará una corona de laureles ante la placa que recuerda la Liberación en el patio del palacio comunal, el Palazzo San Giacomo, acompañado por el prefecto Marco Valentini y el presidente provincial de la Asociación Nacional de Partisanos (ANPI), Antonio Amoretti.

Por la tarde, con los tres sindicatos italianos (CGIL, CISL y UIL que tradicionalmente han representado diferentes orientaciones políticas), el alcalde, su Junta en pleno y el representante partisano cantarán “Bella Ciao” desde los balcones del edificio comunal.

En Venecia, en cambio, diputados de Fuerza Italia consideraron “absurdo” que se impida a hijos de personas afectadas por el Coronavirus dar el último saludo a sus seres queridos y se autorice al ANPI a poner un adorno floral en sitios que recuerdan la Resistencia local en esa zona.

Italia post pandemia: cómo planea salir de la cuarentena el país más golpeado

Por otra parte, en Cavriago, una municipalidad de Emilia Romagna, aparecieron pintadas de cruces esvásticas.

Este último gesto contrasta con numerosas iniciativas como la llamada “Ahora y Siempre Resistencia”, programada para el 25 a través de una página facebook y You Tube. En memoria de las acciones partisanas otras actividades comenzaron a mediados de semana, siempre usando redes sociales y plataformas tecnológicas.

Otros aspectos de la compleja situación genereada por la pandemia están en el tapete a causa de la inminente reapertura, que acarrea confusión y dudas.

¿Cómo serán los horarios de trabajo? ¿Qué actividades se abren primero, cuáles últimas? ¿Cómo funcionará el transporte, con cuántas personas, con cuántos recorridos al día, hasta qué hora, etc? ¿Y los autos privados se podrán desplazar en todo momento? Etc. Etc.

En la ciudad de Roma, según la alcaldesa Virginia Raggi, se realizó el viernes una prueba “técnica” en estaciones de subte y en algunas líneas de autobuses.

El test estuvo orientado a “limitar los ingresos y controlar los flujos” de los pasajeros “en franjas horarias” escribió Raggi, sobre el tema, muy complicado en la capital, donde la dificultad para movilizarse con el transporte público, en particular de superficie, ha sido siempre grande.

Asimismo, entrevistada por el Corriere della Sera, la ministra de Transportes Paola De Micheli, sostuvo que habrá “incentivos” para comprar bicicletas y monopatines y que la distancia en el interior de los autobuses será de “un metro” entre persona y persona, estableciendo que todos los medios se desplazarán con solo la mitad de su capacidad ocupada.

Habrá, agregó, señalizaciones y recorridos, todo ello para garantizar la apertura gradual a partir del 4 de mayo.

La crítica más difundida es que se debería haber comenzado antes a “ensayar” estas medidas para tratar de evitar errores y malos entendidos, que eventualmente pueden determinar que los esfuerzos realizados desde el 9 de marzo pasado hayan sido vanos y los contagios vuelvan a aumentar.

El deporte y la reanudación de entrenamientos y partidos de fútbol sin público induce a otra serie de cuestionamientos. ¿Los jugadores tendrán que vivir aislados ya que entre ellos, al entrenar o jugar, no hay posibilidad de distancia o de contactos? ¿El fútbol ayudará a vivir mejor estos tiempos de limitaciones? ¿O se evalúan solo pérdidas económicas cuantiosas, contratos a renovar etc?

¿Y los niños? Los padres volverán a trabajar y los chicos seguirán en casa, ¿con quién? Sus juegos no podrán incluir “las escondidas”, ni “la mancha”,  ni festejar un gol saltanto unos sobre otros y abrazándose, por ejemplo. ¿Juegos nuevos o cambiar las reglas de los tradicionales? ¿Tendrán que usar tapa-bocas? ¿Qué medidas de seguridad habrá en parques y plazas?

¿Y las personas mayores de 60 o 70 años tendrán limitaciones para ir a hacer compras, caminar o salir a caminar a diario? Si así fuera, las medidas serían anticonstitucionales y disacriminatorias, según sostienen miles de ciudadanos.

Por ello se han difundido por las redes sociales cartas de impugnación a esa “tutela forzosa” pues, afirman quienes la rechazan, no sería ciudar sino encarcelar.

En la llamada fase 2 de convivencia con el virus todo se debe repensar en detalle para no dar pasos en falso en tanto no haya una vacuna contra el Covid-19.

En la llamada fase 2 de convivencia con el virus todo se debe repensar en detalle para no dar pasos en falso en tanto no haya una vacuna contra el Covid-19

En ese sentido, la Organización Mundial de la Salud (OMS) es favorable a acelerar dicha producción, dijeron Antonio Guterres, secretario general de la OMS, el director de la misma, Tedros Adhanom Ghebreyesus, y el presidente de Francia, Emmanuel Macron. La coincidencia globalizada es que nada será “como antes” durante bastante tiempo. Más aún, ya ahora los cambios son muchos y algunos generan problemas entre lo que se debe y lo que es factible. Por ejemplo, se exigen mascarillas y guantes para hacer las compras en almacén o verdulería pero no se consiguen mascarillas ni guantes, o si se consiguen el precio es demasiado alto y en constante aumento. El farmacéutico de mi barrio me explicó que han hecho “varios pedidos pero los guantes no llegan”. “Use gel, es más fácil y eficaz”, me recomendó. Pero… en los negocios no dejan entrar sin guantes… Quise comprar alcohol para rociar y desinfectar el barbijo que, a 10 euros, compré la semana pasada. De nuevo el farmacéutico fue amablemente tajante: “Lo lamento, el alcohol está agorado”. ¿Y los sobrecitos con gel para manos?  La semana pasada, 50 ml a 2,90. Ayer, en el mismo lugar, 30 ml a 3,50. 

Sin entrar en las durísimas discusiones sobre las ayudas por parte de la Comunidad Europea, el horizonte económico italiano está nublado y hay hijos, entenados, aprovechadores y corruptos. No es novedad.

Pero el 25 de Abril llama a resistir y a conservar la dignidad y la gentileza.

En un recorrido virtual por Roma y sus alrededores las Fosas Ardeatinas hablan de la brutalidad de las fuerzas de ocupación nazis en una masacre de 335 personas el 24 de marzo de 1944 en represalia por una acción partisana.  

Y en los barrios unas plaquetitas cuadradas de bronce  colocadas sobre los adoquines son la presencia de personas arrancadas de sus casas o lugares de trabajo con destino a los campos de concentración y exterminio. Se llaman “pietre d’inciampo” y su finalidad es similar a las “baldosas de la Memoria” argentinas. Detalle, la idea fue de un artista alemán. Infaltable en este recorrido pasear por el gueto, visitar la Porta San Paolo y el Museo de la Liberación de Via Tasso, que fue cárcel durante la ocupación.

El ANPI, en este 25 de Abril diferente, ha lanzado por su parte la iniciativa “Bella Ciao en cada casa” (Bella Ciao in Ogni Casa, Un’Invasione di Memoria”), llamando a colocar la bandera tricolor y a entonar las canciones de la Resistencia. La consigna es “Renacer con la Constitución, Ninguna Persona Excluida”.