domingo 09 de mayo de 2021
INTERNACIONAL china
20-06-2020 00:05

Dos canadienses acusados de espionaje

AFP y DPA 
20-06-2020 00:05

China acusó ayer formalmente de espionaje a dos canadienses que están detenidos desde 2018, en lo que el gobierno de Ottawa considera una represalia por el arresto en Canadá de una dirigente de Huawei a instancias de Washington.

Michael Kovrig, un ex diplomático que estuvo destacado en Beijing, y el consultor y empresario Michael Spavor, especialista en Corea del Norte, fueron arrestados en diciembre de 2018 y están en la cárcel desde entonces, sin poder recibir visitas de familiares ni tener un abogado.

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, manifestó ayer su “decepción” por la acusación y renovó los llamados a su liberación.

“Hemos transmitido nuestra decepción por la decisión de China. Seguiremos pidiendo la liberación de estos dos ciudadanos canadienses para que puedan volver a Canadá”, afirmó el primer ministro.

La detención de los dos canadienses tuvo lugar unos días después de que hubiera sido arrestada en Canadá, a instancias de la Justicia estadounidense, Meng Wanzhou, directora financiera del gigante chino de las telecomunicaciones Huawei.

La Justicia norteamericana acusa a Meng de fraude bancario, delitos informáticos y conspiración para el blanqueo de dinero. Los cargos están relacionados con posibles violaciones al régimen de sanciones contra Irán. Su arresto, a finales de 2018, dio lugar a una crisis diplomática sin precedentes entre Ottawa y Beijing.

Ayer, la fiscalía china anunció en dos comunicados diferentes los cargos formales a los dos canadienses.

Michael Kovrig es “sospechoso de haber recopilado secretos de Estado y de información” para el extranjero. Por su parte, Michael Spavor es “sospechoso de haber divulgado secretos de Estado”. Estas acusaciones pueden acarrear penas severas.

El gobierno chino nunca mencionó explícitamente que haya una relación entre el arresto de los dos canadienses y el de Meng Wanzhou, pero varias veces dio a entender que la puesta en libertad de la responsable de Huawei era una condición indispensable para que las relaciones con Ottawa mejoren.

Ayer, Trudeau aseguró que no tiene dudas sobre la relación de los dos casos. “Las autoridades de China han vinculado directamente el caso de los dos canadienses al proceso judicial contra Meng, lo cual es extremadamente lamentable, porque para nosotros no hay relación alguna más allá del plano político”, afirmó.

En esta Nota