martes 17 de mayo de 2022
INTERNACIONAL SUDÁFRICA
11-11-2021 17:23

El último presidente blanco de Sudáfrica murió con remordimientos por el Apartheid

Frederick de Klerk, fallecido a los 85 años, recibió el Nobel de la Paz por haber terminado con la segregación racial, pero nunca pudo evitar las acusaciones. Murió después de disculparse con el pueblo sudafricano.

11-11-2021 17:23

Frederick de Klerk, el último presidente blanco de Sudáfricamurió este jueves a los 85 años. Con frecuencia criticado por su falta de remordimiento por el apartheid, aprovechó sus últimos momentos de vida para expresar a los sudafricanos una disculpa completa y "de todo corazón" por la segregación racial que reinó en el país durante décadas. 

"Presento mis excusas, sin ninguna reserva, por el dolor, el sufrimiento, la indignidad y daños que el apartheid infligió a los negros, mulatos e indios en Sudáfrica", dijo en un video que grabó horas antes de su fallecimiento.  "Todavía... soy acusado por mis críticos de haber continuado de una forma u otra justificando el apartheid", dijo, reconociendo haber defendido esta forma de segregación durante su juventud, luego como parlamentario e incluso como ministro.

"El legado de De Klerk es importante, pero asimismo desigual, algo que los sudafricanos están llamados a tener en cuenta en este momento", indicó este jueves con sutileza en un comunicado la Fundación Mandela. Por su parte, el reverendo Desmond Tutu, ícono de la lucha contra el apartheid, hizo hincapié en la "voluntad de actuar" de De Klerk, pero también lamentó que nunca ofreció una disculpa por completo por los crímenes del régimen racista.

Frederik de Klerk
El último presidente blanco de Sudáfrica, Frederik de Klerk , que liberó al ícono de la lucha contra el apartheid Nelson Mandela y compartió con él el Premio Nobel de la paz, murió este jueves a los 85 años, anunció su fundación.

A 30 años de la liberación de Mandela, figura destacada del siglo XX

Frederik Willem de Klerk, reconocido por liberar al ícono de la lucha contra el apartheid Nelson Mandela y compartió con él el Premio Nobel de la paz, había revelado que sufría un cáncer que afectaba los tejidos alrededor de los pulmones en marzo, el mismo día en que cumplía 85 años. La muerte le sobrevino "de forma apacible en su domicilio de Fresnaye esta mañana tras haber luchado contra un cáncer", dijo su fundación.

De Klerk tenía una reputación de conservador cuando sucedió en 1989 al presidente Pieter Botha, debilitado por un infarto. El 2 de febrero de 1990 anunció el inminente final de la dominación blanca en Sudáfrica. "Llegó la hora de las negociaciones", declaró por entonces en la apertura de una sesión en el Parlamento, anunciando la liberación incondicional de Nelson Mandela, en prisión desde hace 27 años, y el levantamiento de la prohibición de los partidos anti-apartheid.

Esta decisión lanzó el proceso de transición que dio lugar cuatro años más tarde a la celebración de las primeras elecciones multirraciales en la historia del país, ganadas por Mandela. Ambos recibieron de manera conjunta el Premio Nobel en 1993 por "sus esfuerzos tendientes a la desaparición pacífica del régimen del apartheid y al establecimiento de una nueva Sudáfrica democrática".

Frederik de Klerk
De Klerk tenía una reputación de conservador cuando sucedió en 1989 al presidente Pieter Botha, debilitado por un infarto. El 2 de febrero de 1990 anunció el inminente final de la dominación blanca en Sudáfrica.

El 17 de marzo de 1992 la mayoría de electores blancos de Sudáfrica ponen fin al apartheid

Veinte años más tarde, De Klerk estimó que su decisión había permitido evitar "una catástrofe", sacado a los blancos de su "aislamiento y su culpabilidad" y permitiendo a los negros acceder a "la dignidad y la igualdad".

De klerk acompañó a Mandela durante dos años la joven democracia convirtiéndose en vicepresidente del primer mandatario negro en el país, pero renunció en 1996, reprochando que la nueva Constitución no garantizaba que los blancos pudiesen continuar compartiendo el poder. Al año siguiente abandonó la presidencia de su Partido Nacional inició su retirada de la vida política.

Nacido el 18 de marzo de 1936, De Klerk siempre militó en círculos nacionalistas afrikáneres, descendientes de los primeros colonos europeos que hablaban una lengua derivada del holandés. "Parecía ser la quintaesencia del hombre del aparato (...) Nada en su pasado parecía indicar un espíritu de reforma", escribió Nelson Mandela en su autobiografía, quien había exclamado "¡Por fin libres!" cuando fue electo presidente en 1994.

Frederik de Klerk
De Klerk y Mandela recibieron de manera conjunta el Premio Nobel en 1993 por "sus esfuerzos tendientes a la desaparición pacífica del régimen del apartheid y al establecimiento de una nueva Sudáfrica democrática".

En 2020, De Klerk provocó una gran polémica al negar que el apartheid haya sido un crimen contra la humanidad, antes de pedir disculpas. Precisamente, empañó su reputación por su negativa a asumir plenamente su responsabilidad respecto a la violencia y torturas bajo el apartheid.

¿Qué era el Apartheid?

El apartheid, al que Frederik de Klerk puso fin oficialmente en 1991, fue un régimen político de segregacionismo racial que duró casi medio siglo. Ignorando a la mayoría negra, la Sudáfrica contemporánea nació "entre blancos" en 1910, de la unión de los colonos británicos y de los afrikáneres o bóeres, de origen holandés.

El apartheid o "desarrollo separado de las razas" en afrikáner, sistematizó a partir de 1948 la segregación practicada desde el siglo XVII por los primeros colonos holandeses. El sistema, instaurado por el Partido Nacional (PN), que dominó la vida del país de 1948 a 1994, se apoyaba en tres pilares: la ley sobre la clasificación de la población, la ley sobre el hábitat separado y la ley sobre la tierra.

Frederik de Klerk
De Klerk acompañó durante dos años la joven democracia convirtiéndose en vicepresidente del primer mandatario negro en el país. Pero renunció en 1996, reprochando que la nueva Constitución no garantizaba que los blancos pudiesen continuar compartiendo el poder.

Los habitantes estaban clasificados desde su nacimiento en cuatro categorías: blancos, negros, mestizos e indios. En lo cotidiano, había carteles para reservar a la población blanca buses, restaurantes, taquillas e incluso playas. Los matrimonios mixtos y las relaciones sexuales interraciales estaban prohibidas. Los negros tenían acceso a una educación ya una sanidad de menor calidad.

Casi todo el territorio (87%) estaba reservado a los blancos mientras alrededor de 3,5 millones de personas fueron expulsados ​​por la fuerza y ​​los negros quedaron relegados a los "municipios", ciudades dormitorio, y los "bantustans", reservas étnicas. Hasta 1986, los negros tenían que desplazarse con un carné de identidad que precisaba adónde tenían permitido ir, arriesgándose en caso contrario a la cárcel oa multas.

En febrero de 1990, el presidente Frederik de Klerk, que llevaba cinco meses en el poder, sorprendió al legalizar a la oposición negra. Nelson Mandela quedó libre el 11 de febrero, tras 27 años de cárcel. Un año y medio después se abolió el apartheid. En abril de 1994, Sudáfrica celebró las primeras elecciones multirraciales, pasando página al apartheid. "¡Por fin libres!", exclamó Nelson Mandela al ser electo presidente.