INTERNACIONAL
Conflicto en medio oriente

Israel estaría dispuesto a parar la guerra durante el Ramadán si hay acuerdo por rehenes, según Biden

El presidente de Estados Unidos adelantó un posible acuerdo que analiza Hamás: se prevé un alto el fuego de 40 días que iniciaría antes del Ramadán, el mes sagrado para los musulmanes.

Joe Biden 20240222
Joe Biden | AFP

Israel estaría dispuesto a frenar su guerra contra Hamás en Gaza durante el mes del ayuno musulmán, el Ramadán, si se alcanza un acuerdo para la liberación de decenas de rehenes que siguen retenidos por el grupo insurgente, según el presidente de Estados Unidos, Joe Biden.

Negociadores de Estados Unidos, Egipto y Qatar han estado trabajando en un acuerdo de alto el fuego por el que Hamás dejaría libres a algunas de las docenas de personas que mantiene retenidas a cambio de la liberación de presos palestinos y de una tregua de seis semanas.

Durante esa pausa en los combates, continuarían las conversaciones para la entrega del resto de los rehenes y de más palestinos presos en Israel.

Los líderes de finanzas mundiales intentan evitar las guerras en un G20 dividido

"Mi esperanza es que tengamos un alto el fuego para el próximo lunes", dijo Biden a periodistas durante un viaje a Nueva York, al ser consultado sobre cuándo comenzaría una tregua. "Estamos cerca, no estamos ahí todavía", afirmó.

De todas formas, funcionarios israelíes señalaron que las declaraciones de Biden fueron una sorpresa y no se realizaron en coordinación con los dirigentes del país. Un funcionario de Hamás restó importancia a cualquier sensación de avances y afirmó que el grupo no suavizará sus exigencias.

A su vez, un alto funcionario egipcio indicó que el pacto incluiría la puesta en libertad de hasta 40 mujeres y rehenes de edad avanzada en un canje por hasta 300 reos palestinos, en su mayoría mujeres, menores y ancianos.

El funcionario, que habló bajo condición de anonimato para discutir las negociaciones, dijo que la pausa de seis semanas en los combates incluiría la entrada de cientos de camiones con ayuda a Gaza cada día, también al norte, la zona más castigada por la ofensiva.

El inicio del Ramadán, que se espera que inicie el 10 de marzo, se considera la fecha límite no oficial para alcanzar un acuerdo de alto el fuego. Es un mes de gran religiosidad en el que cientos de millones de musulmanes ayunan desde el amanecer hasta el anochecer en todo el mundo.

"¡Palestina libre!": Un soldado estadounidense se prendió fuego frente a la embajada de Israel en Washington

En el pasado, las tensiones entre israelíes y palestinos se han recrudecido durante este tiempo. Este año, parece que hay condiciones propicias para que estalle toda la tensión acumulada entre los palestinos. Esto se debe a la suma de las 30 mil muertes de Gaza, la difícil situación económica de decenas de trabajadores de la construcción y la agricultura que dependen de permisos de trabajo en Israel y los asentamientos judíos, que están congelados desde el ataque masivo de Hamás el 7 de octubre.

Los funcionarios israelíes, que también hablaron bajo condición de anonimato porque no estaban autorizados a tratar las delicadas conversaciones con la prensa, indicaron que Israel quiere un acuerdo de inmediato pero que Hamás sigue planteando exigencias excesivas. Además, Israel insiste en que las soldados retenidas formen parte del primer grupo de rehenes liberados en base a cualquier acuerdo, añadieron.

El funcionario de Hamás, Ahmad Abdel-Hadi, indicó que el optimismo sobre un posible acuerdo era prematuro.“La resistencia no está interesada en renunciar a ninguna de sus demandas, y lo que se propone no satisface lo que se había solicitado”, dijo en declaraciones a la televisora panárabe Al Mayadeen.

Israel y Palestina se meten en la Berlinale: carteles, protestas y discursos que demandan la liberación de Gaza

Hamás había exigido previamente que Israel ponga fin a la guerra como parte de cualquier acuerdo, algo que el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu tachó de “delirante”. Hace dos semanas, de hecho, ordenó a la delegación negociadora quedarse en el país porque Hamás mantenía sus demandas.

Más aún cuando, según medios israelíes, Netanyahu apoya la propuesta de su titular de Seguridad Nacional, el ultraderechista Itamar Ben Gvir, de limitar ampliamente el acceso a la Explanada de las Mezquitas incluso a los israelíes de confesión musulmana, que son cerca de un 20% de la población. No hay aún decisión oficial al respecto. 

Esperanzas de una tregua

Paralelamente, el emir de Qatar, Tamim bin Hamad al Thani, viajará este miércoles a París, Francia, para abordar las negociaciones en curso con el presidente francés, Emmanuel Macron.

El emir se reunió con el jefe político de Hamás, Ismail Haniyeh, en Catar como parte de los esfuerzos para un "acuerdo para un cese el fuego inmediato y permanente", según la agencia oficial Qatar News Agency.

Majed Al Ansari, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Catar, donde se desarrolla este martes el diálogo, afirmó que están abogando para lograr una tregua antes del Ramadán y que están "esperanzados", aunque no necesariamente optimistas, de lograr un anuncio este martes o el miércoles.  

Netanyahu considera invadir Rafah para conseguir la "victoria total"

El acuerdo de noviembre permitió una pausa de una semana en los combates que estallaron después del ataque del 7 de octubre de Hamás, cuyos combatientes mataron a unas 1.160 personas, en su mayoría civiles, en el sur de Israel, según un balance de la AFP basado en datos israelíes.

Israel publicó un video de la familia Bibas con su bebé que demuestra que no fueron asesinados al momento del secuestro

Entre los muertos hay más de 300 militares. También secuestraron a unas 250 personas. De ellas, 130 siguen retenidas en el enclave, incluyendo 31 que estarían fallecidas, según las autoridades israelíes.

La acción desencadenó una ofensiva aérea y terrestre de Israel sobre Gaza en la que murieron 29.878 personas, sobre todo mujeres, adolescentes y menores, según el Ministro de Salud de Gaza. 

A pesar de estas negociaciones y de la presión internacional, incluyendo la de Estados Unidos, Netanyahu insiste públicamente en que ningún alto el fuego, por largo que sea, significará el fin de la guerra, sino una pausa hacia la “victoria total”, que pasa por invadir Rafah, previa evacuación forzosa de más de un millón de palestinos allí desplazados. El domingo, dijo que la “fase de combate intenso” durará “unas semanas, no meses”, una vez que las tropas penetren en Rafah.

Lula apuntó a Israel por sus ataques a Gaza: "Esto no es una guerra sino un genocidio"

La ciudad en la punta sur de Gaza ya ha sido blanco de la campaña de bombardeos israelíes. En uno de ellos murió el hijo de Sharif Muamar, cuyo cuerpo sin vida fue extraído de los escombros. "Aquí no había nadie, solo niños", dijo el padre entre lágrimas.

"Hambruna masiva"

La ONU alertó que mientras los bombardeos no cesan en Gaza, la ayuda humanitaria entra a cuentagotas por el paso de Rafah, y depende del visto bueno de Israel, que impuso un asedio total en Gaza. En consecuencia, la ONU advierte que 2,2 millones de gazatíes, la mayoría de la población, se enfrentan a una "hambruna masiva".

En este contexto, el Gobierno de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), con sede en Cisjordania ocupada, presentó hoy martes su renuncia al presidente Mahmud Abbas en medio de desavenencias internas acerca del manejo de la crisis originada por la guerra entre Israel y Hamas, anunció el primer ministro Mohammed Shtayyeh.

La Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios afirmó que las tropas de Israel bloquean "sistemáticamente" su acceso a la población de Gaza. "Todos los convoyes reciben disparos y se les niega sistemáticamente el acceso a la gente necesitada", afirmó Jens Laerke, portavoz de la OCHA.

RM CP