CULTURA
Conflicto en Medio Oriente

Israel y Palestina se meten en la Berlinale: carteles, protestas y discursos que demandan la liberación de Gaza

Se trata de uno de los festivales de cine más importantes y no quedo exento de la guerra que ocurre en Medio Oriente. Participantes y realizadores demandaron una postura más clara de Alemania.

Los directores de la Berlinale Mariette Rissenbeek y Carlo Chatrian durante la presentación del Festival
Los directores de la Berlinale Mariette Rissenbeek y Carlo Chatrian durante la presentación del Festival | Agencia Afp

La edición 74 del Festival Internacional de Cine de Berlín tuvo al conflicto en Oriente Medio entre Israel y Palestina como uno de sus protagonistas. El evento es uno de los más importantes en materia cinematográfica y como los ojos del mundo iban a estar puestos en él, trabajadores, realizadores y público en general aprovecharon para demandar una postura más contundente de Alemania por la paz.

Durante la inauguración se vieron carteles que decían "Gaza libre" en la alfombra roja. De todos modos, la gala inaugural el 15 de febrero se celebró sin interrupciones.

El domingo, unos 50 manifestantes irrumpieron en el Mercado de Cine Europeo (EFM) para pedir por Palestina, según informó el portal Deadline. Este mercado cinematográfico está vinculado a la Berlinale, pero, a diferencia de la alfombra roja del festival, la plataforma de negocios está reservada a los profesionales de la industria cinematográfica, por lo tanto, no es conocida por el público.

En la apertura del evento, los directores de la Berlinale, Mariette Rissenbeek y Carlo Chatrian, manifestaron su solidaridad con todas las víctimas de las crisis en Oriente Medio y pidieron que "se reconozca el sufrimiento de todos y que nuestro programa abra diferentes perspectivas sobre la complejidad del mundo".

Los directores de la Berlinale Mariette Rissenbeek y Carlo Chatrian durante la presentación del Festival

Sin embargo, para más de 60 participantes de la Berlinale, incluidos curadores de varias secciones del festival, manifestaron que a la declaración le faltó contundencia. "Nos unimos a un movimiento de solidaridad global para exigir un alto al fuego inmediato y pedir la liberación de todos los rehenes", expresaron mediante una carta. "Mientras el mundo es testigo de una pérdida inaceptable de vidas civiles en Gaza, incluidas las de periodistas, artistas y trabajadores de cine, así como de la destrucción de un patrimonio cultural único, necesitamos posturas institucionales más fuertes", destacaron.

Más de 100 participantes de la sección Forum Expanded (Foro Ampliado) del festival, una de las categorías más experimentales de la Berlinale, apoyaron a cuatro colegas que retiraron sus producciones de la sección antes del evento.

Los más de 100 firmantes de esta carta mostraron su apoyo a los cuatro artistas que explicaron en Instagram que su decisión era en solidaridad con el movimiento "Strike Germany" (Huelga Alemania), que apunta a boicotear las instituciones culturales patrocinadas por el Gobierno alemán. La medida es por la resistencia del país para pedir un alto al fuego. 

Israelíes cuestionan al gobierno de su país

El director israelí Amos Gitai estrenó su nuevo filme en la Berlinale, Shikun, basado en la obra de teatro Rinoceronte de Eugene Ionesco, de 1959. Esta fábula absurda habla sobre el sorpresivo ascenso del fascismo antes de la Segunda Guerra Mundial. El realizador desarrolló su proyecto cuando en su país se vivían intensas protestas contra la reforma legal del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, que sus opositores ven como un ataque a la democracia del país.

En la película se incluyen citas de algunos de los grandes pensadores del mundo, desde Umberto Eco hasta Robert Musil, incluso concluye con una cita del poema "Piensa en los demás", palabras de compasión escritas por el poeta palestino Mahmoud Darwish (1941-2008). 

Shikun de Amos Gitai

Para Gitai que su país es "rehén de la coalición más derechista de Netanyahu” y cree que el primer ministro "podría destruir a Israel", según declaró a DW.

Cómo el arte puede salvarte: libros, charlas y testimonios de artistas que brindan pistas de supervivencia
 

"Como no tiene ninguna restricción ética, reunió a los peores componentes de la sociedad israelí: los provocadores ultranacionalistas, racistas, extremistas, los reaccionarios ultraortodoxos que están en contra de las mujeres, en contra de la comunidad LGBTIQ. De modo que él es un componente importante de esta tragedia", expresó.

La responsabilidad alemana en el pedido de paz

Otra de las películas que abordan el conflicto de Oriente Medio en el festival berlinés es No Other Land, dirigida por un colectivo palestino-israelí. Se trata de un documental que muestra cómo Basel Adra, un joven activista palestino y uno de los codirectores de la película, lleva años luchando en su pueblo en la Cisjordania ocupada por Israel, donde se están derribando casas y expulsando a sus habitantes. 

Él junto al periodista israelí, Yuval Abraham, que se convirtió en activista tras aprender el idioma árabe y ser testigo de la injusticia de la ocupación israelí, denuncian la avanzada de Israel. 

Un corto argentino compite por el Oso de Oro en Berlín: una historia de vínculos, videncias y suba del dólar
 

"Sé que los alemanes se sienten muy culpables por lo que pasó en la Segunda Guerra Mundial", sostuvo Abraham a DW, que contó que varios de sus familiares fueron asesinados durante el Holocausto. "No utilicen ahora esta culpa como arma y no se nieguen a pedir un alto al fuego. ¡Utilícenla para ayudarnos a alcanzar una solución política! Utilícenla para presionar al Estado de Israel para que ponga fin a la ocupación", sostuvo el documentalista israelí. 

 

RB / Gi