INTERNACIONAL
máxima instancia judicial de la onu

La Corte de La Haya admite juzgar la invasión a Ucrania

2023_02_03_corte_haya_afp_g
Al banquillo. La Corte de La Haya pretende enjuiciar a Moscú por las denuncias de 2022. | afp

La máxima instancia judicial de la ONU ayer se declaró competente para juzgar la mayoría de los aspectos de un caso presentado por Ucrania sobre la invasión rusa iniciada en 2022, en el que exige reparaciones a Moscú.

Ucrania inició el procedimiento ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), con sede en La Haya, solo unos días después del comienzo de la invasión, el 24 de febrero de 2022, acusando a Rusia de aprobar la operación militar con falsas acusaciones de genocidio.

El presidente ruso, Vladimir Putin, justificó la operación militar por el crimen que estaría cometiendo el gobierno de Kiev en el este de Ucrania, una región de habla rusa. Dos días después, el 26 de febrero, el gobierno ucraniano recurrió a la CIJ, “negando categóricamente” esa afirmación y argumentando que usar como pretexto un genocidio para realizar una invasión va en contra de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Genocidio de 1948.

En un fallo preliminar emitido en marzo de 2022, la CIJ secundó los argumentos de Ucrania y ordenó a Rusia que pusiera fin a su invasión. Rusia se opuso a ese veredicto y dijo que la CIJ, que decide las disputas entre países, no tiene jurisdicción para juzgar este caso. Ayer, el tribunal rechazó el argumento de Rusia, afirmando que es competente para juzgar sobre esa cuestión.

Ucrania también había declarado en su requerimiento que la invasión rusa violaba la convención sobre el genocidio, pero la CIJ indicó ayer que no es competente para emitir un fallo sobre esa parte del caso, aunque, mientras tanto, la misma corte evalúa actualmente la acusación de Sudáfrica contra Israel, también por genocidio.

El tribunal además se declaró incompetente para pronunciarse sobre otro punto planteado por Ucrania: que el reconocimiento, por parte de Moscú, de las regiones de Lugansk y de Donetsk, en la cuenca del Donbás, en el este de Ucrania, violaba la convención.

El representante de Ucrania, Anton Korynevych, declaró ante la prensa que el fallo de la CIJ supone una “victoria para Ucrania” y aplaudió el hecho de que el procedimiento continúe.

Las decisiones de la corte son legalmente vinculantes para los estados, pero el hecho de que sigan las hostilidades en Ucrania demuestra la dificultad de hacerlas cumplir.

La CIJ señaló que ya había instado a Rusia a “suspender inmediatamente” sus operaciones militares, pero que “el conflicto armado continúa a día de hoy”. Treinta y dos países, todos ellos aliados occidentales de Ucrania, apoyaron a Kiev en este caso.