jueves 26 de mayo de 2022
INTERNACIONAL ENERGÍA NUCLEAR Y ALIMENTOS
26-02-2022 06:00

La desigual relación de fuerzas entre Rusia y Ucrania es también económica

Ucrania pidió asistencia por 2.200 millones de dólares al FMI y sanciones de EE.UU. La UE debate operatorias con bancos en Rusia.

26-02-2022 06:00

El ataque ruso a Ucrania disparó consecuencias económicas internacionales que tendrán fuerte impacto global en el ritmo de crecimiento del PBI mundial que ya viene golpeado por las consecuencias del covid. También en el suministro energético ruso a Europa, donde ya se dispusieron aumentos a las ya costosas tarifas en la UE.

Pero, además, pone fuerte énfasis en las asimetrías económicas entre Rusia y Ucrania, que no son exclusivamente bélicas. Hay matices económicos que explican mucho del interés ruso en Ucrania y del debate internacional en torno a la aplicación o no de sanciones sobre el país que comanda Vladimir Putin. Por si fuera poco, Ucrania tiene reservas de insumos claves para que Rusia sea hoy la potencia nuclear que es, pero también tiene un potencial agrícola enorme; es primera en Europa en términos de superficie cultivable, primer exportador de girasol y aceite de girasol y tiene capacidad para alimentar a 600 millones de personas.

Ayer Ucrania pidió ayuda financiera de emergencia al Fondo Monetario Internacional y también circuló la versión de que Rusia y Ucrania buscaban una negociación. El jueves, los líderes del Banco Mundial y el FMI habían señalado que ayudarían a Ucrania tras la invasión rusa, incluso la directora del Fondo, Kristalina Georgieva, dijo estar “profundamente preocupada” por las consecuencias de los combates en Ucrania y advirtió en un tuit que el conflicto “agrega un riesgo económico significativo para la región y el mundo”.

El Fondo Monetario Internacional está evaluando el impacto económico, pero “estará listo para apoyar a nuestros miembros cuando sea necesario”, dijo. La institución con sede en Washington está en proceso de desembolsar 2.200 millones de dólares en asistencia a Ucrania bajo un programa de préstamos que finalizará en junio.

También el presidente del Banco Mundial (BM), David Malpass, señaló que está “profundamente entristecido y horrorizado por los devastadores acontecimientos en Ucrania, que tendrán un impacto económico y social de gran alcance”.

“Estamos explorando todas las opciones de apoyo financiero adicional”, incluso a través del programa de ayuda de 2.200 millones de dólares que debía implementarse de aquí a junio, y “las autoridades también solicitaron financiación de emergencia al FMI”, declaró.

Algunos analistas internacionales señalan que Moscú se ha preparado durante años para resistir tales sanciones acumulando un fondo de reserva de guerra de efectivo y oro, y tiene una deuda muy baja.

Esta situación también generó fuerte debate dentro de la UE, que discute si suspende el swift a Rusia; es un código que se utiliza en las transacciones internacionales y que Francia, Italia, España quieren quitarle a Rusia, mientras que Alemania por ahora no se pronunció. Es que en un mundo globalizado esa sanción también salpicaría a la economía europea porque las compañías de la UE en Rusia tampoco podrían operar, y Alemania es hoy el principal inversor extranjero en Ucrania y el principal destino para los productos ucranianos.

En este contexto, ayer el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anunció una batería de sanciones adicionales contra Rusia y el despliegue de más soldados en Europa mientras el conflicto en Ucrania sigue evolucionando.

Desde la Casa Blanca, Biden informó que las nuevas medidas estarán dirigidas a los principales bancos rusos, limitarán “la capacidad (de Rusia) de hacer negocios en dólares, euros, libras y yenes”, y restringirán las importaciones de alta tecnología de Moscú y su capacidad para modernizar el ejército.

El presidente estadounidense sostuvo que autorizó el “despliegue de fuerzas terrestres y aéreas apostadas en Europa en el flanco oriental”, así como “capacidades adicionales de fuerzas de Estados Unidos para su despliegue en Alemania” como parte de la respuesta de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

Por otro lado,  la institución “está preparando opciones para un gran apoyo al pueblo de Ucrania y la región, incluido el apoyo presupuestario inmediato”, tuiteó Malpass. La invasión de Ucrania disparó los precios del petróleo a su nivel más alto desde 2014.

En esta Nota