domingo 22 de mayo de 2022
INTERNACIONAL SU PASO POR EL QUIRÓFANO
03-01-2022 21:52

Un gobierno marcado por la mala salud: la historia clínica de Jair Bolsonaro

El jefe de Estado brasileño cuenta con varios antecedentes médicos vinculados a su zona abdominal. La mayoría de ellos, contecados al violento apuñalamiento que sufrió en 2018.

03-01-2022 21:52

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, es quizás uno de los presidentes con mayores problemas de salud durante su gestión desde 2019. Con 66 años, su recuperación sigue siendo una muestra de la fuerza personal del primer mandatario.

La mayoría de sus problemas están relacionados a la puñalada que recibió el 6 de septiembre de 2018, durante un acto de campaña. Un mes antes de la primera vuelta presidencial, recibió un ataque con un objeto punzante en el abdomen.

El hecho se produjo en medio de la multitud durante un acto de campaña en Juiz de Fora, estado de Minas Gerais (sureste de Brasil). Su atacante le perforó varias veces el intestino, lo que le hizo perder más de dos litros (40%) de sangre.

Así apuñalaron a Jair Bolsonaro, candidato a la presidencia de Brasil

Fue entonces operado de urgencia en un hospital local, antes de transferirlo al Hospital Albert Einstein de Sao Paulo. Menos de una semana después, debió volver a ser operado nuevamente debido a adherencias en su intestino delgado.

También necesito de una reparación en una fístula en una sutura de la primera cirugía. 22 días después del ataque y faltando una semana para las elecciones, Bolsonaro salió del hospital. Durante ese tiempo, no participó en ningún debate televisivo.

Pese a la herida y el duro proceso de las elecciones, fue elegido presidente y casi un mes después de su investidura como presidente, fue sometido a una nueva operación para retirarle la bolsa de colostomía que debió usar tras el atentado.

Jair Bolsonaro tuvo que ser operado otra vez por complicaciones

La cirugía terminó siendo más larga (siete horas) y más compleja de lo previsto debido a numerosas adherencias intestinales. A más de un año del atentado, debió ser internado nuevamente, pasando por una cuarta cirugía, esta vez para corregirle una hernia abdominal.

A finales del 2019, pasó la noche en un hospital de Brasilia tras sufrir "una caída en el baño", pero en el 2020 cuando todo hacia presumir que sería un año sin problemas de salud, en julio es diagnosticado con coronavirus tras realizarse un testeo.

Presentó síntomas leves y aseguró "estar mejor" después de tomar hidroxicloroquina, un medicamento contra la malaria probadamente ineficaz contra el nuevo coronavirus.  Cabe recordar que el jefe de Estado minimizó la pandemia desde un principio.

Jair Bolsonaro se automedica con hidroxicloroquina y crea caos en hospitales

Dos meses después de haber afrontado la enfermedad, se sometió a una cirugía para retirarle un cálculo renal, pero sus problemas en esa zona continuaron un año después, cuando el 14 de julio de 2021 ingresó en el hospital para tratar una obstrucción intestinal.

Junto a ello, presentaba una crisis de hipo que le duró diez días. Los médicos optaron por un "tratamiento conservador", sin cirugía. Sin dudas, la zona abdominal ha sido el talón de Aquiles para el jefe de Estado desde aquel atentado que sufrió en 2018.

Actualmente, de vacaciones en el estado de Santa Catarina (sur), Bolsonaro debió ser trasladado e internado de urgencia en Sao Paulo por una nueva obstrucción intestinal y se realiza exámenes para una "posible cirugía" intestinal. 

El presidente estaba de vacaciones desde el 27 de diciembre, donde se lo vio disfrutando de paseos en la playa, montando una moto de agua y en un parque de diversione, en medio de la caída de su popularidad , con 53% de reprobación, según el Instituto Datafolha.

PS/JFG