Soleado
Temperatura:
21º
Ciudad:
Buenos Aires
domingo 20 de octubre de 2019 | Suscribite
INTERNACIONAL / brasil
domingo 25 febrero, 2018

La militarización de Río agita los fantasmas de la dictadura

El amplio despliegue de soldados, autorizados a utilizar “poder letal” de ser necesario, genera dudas sobre quién controlará abusos.

AFP y ANSA

Favelas. Es donde se multiplican los operativos. La pregunta es quién juzgará a los soldados en casos de abusos, ya que las fuerzas armadas sólo responden ante tribunales militares. Foto: Agencia Brasil
domingo 25 febrero, 2018

Los fantasmas de la dictadura están reavivándose en Brasil a raíz del decreto del presidente Michel Temer de entregar a los militares el control de la seguridad de Río de Janeiro.

No se puede comparar el operativo de Río con el golpe que en 1964 dejó al gigante latinoamericano bajo control militar durante veintiún años, pero los ecos de esa época negra son tan fuertes que el gobierno se ha visto forzado a disipar cualquier recelo.

“Voy a darle las probabilidades para la hipótesis de un golpe militar: cero”, zanjó Temer al ser consultado en una entrevista el viernes.

“No hay ningún riesgo para la democracia cuando las decisiones se toman partiendo de la Constitución. Al contrario, estamos reforzando la democracia”, dijo el ministro de Defensa, Raul Jungmann.

Sin embargo, la idea de “golpe” ya ronda en muchos brasileños luego del “impeachment” que sacó del poder a Dilma Rousseff en 2016 y que entronizó como jefe del Estado a Temer, su vice.

Paso en falso. El gobierno dio un primer paso en falso al sugerir que podrían multiplicarse los allanamientos en barrios enteros y no en un domicilio específico.

Si bien Temer dejó en claro que los militares usarán la fuerza letal cuando se justifique, hay dudas sobre quién controlará la actuación de los soldados, dado que las fuerzas armadas solo responden ante tribunales militares.

Para añadir más leña al fuego, el general en jefe del Ejército, Eduardo Villas Boas, dijo que quiere “garantías para poder actuar sin el riesgo de que surja una nueva Comisión de la Verdad”, creada por Rousseff para esclarecer los crímenes de la dictadura.

Inédito. En la recta final de su gobierno, sorprendió que Temer buscara levantar su impopularidad histórica usando la delicada figura militar.
Según una encuesta divulgada por su gobierno, el 83% de los habitantes de Río de Janeiro aprobó que un general comande el combate contra el narcotráfico en las favelas.

Los cariocas, de hecho, están acostumbrados desde hace años a ver soldados camuflados apoyando a la policía en su batalla contra las poderosas bandas de traficantes.

Unos 8.500 militares fueron enviados en julio a Río para ayudar en los operativos en las favelas. Y en los Juegos Olímpicos de 2016, las tropas patrullaron con sus fusiles de asalto los barrios turísticos de Copacabana e Ipanema, en la zona sur de la ciudad.

Pero esta intervención es diferente. Ahora las fuerzas armadas no solo ayudarán, dado que los militares manejarán las operaciones y reemplazarán a los liderazgos civiles en toda el área de seguridad. Eso nunca había ocurrido en Brasil desde que la democracia regresó, en 1985.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4788

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.