INTERNACIONAL
La guerra en Gaza

La triste historia del aeropuerto internacional Yasser Arafat, en Gaza

En 1998, las autoridades de Gaza abrieron su propio aeropuerto, con un acto de inauguración que contó con la presencia de Bill y Hillary Clinton. Pero después llegó la Segunda Intifada. Y la toma del poder por parte de Hamas

Aeropuerto Arafat en Gaza 1
Así se veían las ruinas del aeropuerto internacional del Gaza en 2011 | Yousif Azaiza / Gisha

Se suponía que la Franja de Gaza iba a convertirse en la Singapur palestina, en una especie de pujante Dubai sobre el Mediterráneo, e incluso contó con un aeropuerto internacional, bautizado Yasser Arafat, inaugurado en 1998 por el presidente estadounidense Bill Clinton

Pero entonces llegó la Segunda Intifada, mucho más violenta que la primera, y los bombardeos israelíes. De la terminal aérea quedaron solamente escombros, y ahora el sueño de una conexión con el mundo parece todavía más lejana después de la guerra que provocó Hamas con su ataque terrorista del 7 de octubre del 2023. 

La construcción se había empezado a discutir en el marco de la segunda parte de los Acuerdos de Oslo, el proceso de negociaciones entre la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) de Arafat y el gobierno israelí encabezado entonces por el primer ministro Itzjak Rabin.

Tres años más tarde, el nuevo primer ministro, Benjamin Netanyahu, y Arafat firmaron el Acuerdo de Wye, ratificando, entre otras cosas, la apertura del aeropuerto internacional de Gaza. 

Los fondos llegaron desde Alemania, Japón, Egipto, Arabia Saudita y España. El diseño fue marroquí: de hecho, tomó como modelo el aeropuerto de Casablanca. El costo total fue estimado en aquel momento en 86 millones de dólares. 

Aeropuerto Arafat
El aeropuerto internacional Yasser Arafat, antes y después

Después de un año de trabajos en la zona de Dahaniya, en el sur del enclave palestino, cerca de Rafah y del cruce fronterizo de Kerem Shalom, quedó listo para la inauguración, que estuvo a cargo de Arafat y Clinton, quien llegó con la primera dama, Hillary.  

Ese día, el 24 de noviembre de 1998, en la pista única, de asfalto, del aeropuerto internacional de Gaza, aterrizó el primer vuelo, un avión egipcio que llegó a la hora programada, las 8.30 de la mañana. 

Un artículo del diario israelí Haaretz recordaba en noviembre del año pasado, con la nueva guerra en Gaza ya avanzada, que los palestinos no contaron con el control total del aeropuerto. 

En efecto, los guardias de seguridad responsables de los controles de seguridad, incluido el control de pasaportes y de equipaje, eran israelíes. Y enviados del gobierno de Jerusalén aprobaban las listas de pasajeros con antelación, por razones de seguridad. 
Incluso se prohibieron los vuelos desde o hacia países enemigos. "Pero para los muchos habitantes de Gaza que atestaban el aeropuerto el día de la ceremonia", se trataba de "otro paso en el camino hacia la independencia palestina", señaló Haaretz.

El diario recuperó partes de la crónica de sus enviados a la apertura. "Cientos de residentes de Rafah" y de otras localidades llegaron al lugar, desafiaron el cordón policial y se dedicaron a "presenciar la maravilla de ocho aviones aterrizando con media hora de diferencia" en Gaza.

"Hasta hoy, el término 'viajar' estuvo ausente del léxico palestino -dijo en aquel momento el ministro Saeb Erekat-. A partir de ahora podremos utilizarlo como todos los demás".

Aeropuerto Arafat 3
Las ruinas del aeropuerto en 2011 / Foto: Yousif Azaiza - Gisha

Una "importante fuente israelí" le dijo a Haaretz que, "en general, el funcionamiento del aeropuerto palestino marchó bien", que se registraron algunas fallas "de funcionamiento", pero que "los problemas se solucionarán". 

"Los palestinos -aseveró la fuente- mostraron tal buena voluntad que todo lo demás es irrelevante".

Las estimaciones señalaron que unos 100.000 palestinos pasaron por el aeropuerto durante el primer año después de su inauguración. Viajaron en vuelos Royal Air Maroc, EgyptAir y Royal Jordanian y la compañía local, Palestinian Airlines, que en 1999 estrenó la ruta a La Meca para llevar peregrinos musulmanes.

Un reportero contaba en 2018 que lo que había quedado del complejo del aeropuerto Yasser Arafat era "asaltado de vez en cuando por jóvenes o niños que hurgan entre los escombros buscando materiales o chatarra para revender"

Entrevistado a fines del año pasado, el ex piloto de combate Neri Yarkoni, quien representó a Israel en el proceso de puesta a punto del aeropuerto internacional de Gaza, le dijo a Haaretz que todo "funcionó excelente". 

"La coordinación con el jefe de la autoridad de aviación palestina fue muy buena, vinieron a Tel Aviv para reunirse con nosotros y con la Fuerza Aérea, y hubo un buen ambiente de cooperación", recordó. 

"Me alegré de participar, realmente fue el comienzo de una especie de normalización", apuntó. Era una época "totalmente diferente".
Hasta que llegó la Segunda Intifada, la revuelta palestina que tomó como excusa la visita del entonces líder opositor Ariel Sharon a la zona del Monte del Templo y la Explanada de las Mezquitas -sagrada para judíos y musulmanes- en setiembre del 2000 para lanzar una ola de acciones terroristas que duró hasta el 2004.

Aeropuerto Arafat Gaza 2
Lo que había quedado en 2011 del Yasser Arafat / Foto: Yousif Azaiza - Gisha

Con el estallido de violencia, las autoridades israelíes cerraron el aeropuerto internacional de Gaza en febrero del 2001. Solamente el avión privado de Arafat tenía permiso para usarlo. Algunos meses después, las topadoras del ejercitó israelí derribaron el complejo. 

Las cosas empeoraron después del 2005, cuando Israel se retiró de Gaza, dejando un vacío político y de seguridad que derivó en los combates entre palestinos y la llegada de Hamas al poder en el 2007. 

"Desde hace casi 20 años -señalaba una crónica de setiembre del 2018 de la agencia France Presse-, ningún avión ha aterrizado o despegado de las pistas desiertas del aeropuerto internacional de Gaza". 

"Hace tiempo que todos los equipos de valor, como los radares, desaparecieron", añadió la AFP, describiendo los saqueos llevados a cabo por los palestinos tras la salida de los israelíes. 

Incluso en aquel 2018, lo que quedó del complejo del aeropuerto Yasser Arafat "es asaltado de vez en cuando por jóvenes o niños que hurgan entre los escombros buscando materiales o chatarra para revender".

El reportero de la agencia francesa le puso un poco de poesía a la descripción: "a lo lejos, unos beduinos llevan a pastar a sus corderos a los terrenos baldíos de los alrededores" de lo que fue la terminal aérea.

Yarkoni, el piloto entrevistado por Haaretz, aseguró que "lamentó" que "tuviéramos que volar sus pistas" del aeropuerto en medio de la violencia de la Segunda Intifada. 

"Espero que se reconstruya, porque no hay otra manera" de convivir en la región, añadió. Sin embargo, puso límites: se pueden olvidar algunos capítulos del conflicto, remarcó, "excepto el terrible ataque del 7 de octubre del 2023, cuyos planificadores y participantes merecen morir".

Una versión de este artículo se publicó en IsraelEconomico.com.