martes 28 de septiembre de 2021
INTERNACIONAL
18-02-2013 19:06
18-02-2013 19:06

Más pruebas comprometen al Rey Juan Carlos y a la infanta Cristina en caso de corrupción

Iñaki Urdangarin informaba a su suegro y a su esposa sobre todos sus negocios, por los que se lo investiga. Los correos que lo comprometen.

18-02-2013 19:06

Iñaki Urdangarin informaba a su suegro, el rey Juan Carlos de España, sobre todos sus negocios, y su esposa, la infanta Cristina, conocía y tomaba decisiones sobre las actividades presuntamente delictivas de su marido. Al mismo tiempo, el yerno real se jactaba ante sus socios del apoyo que, al parecer, recibía del rey y hasta negociaba y firmaba contratos en el palacio de La Zarzuela, residencia del rey.

Así lo informan este lunes por los diarios españoles El País y El Mundo, basados en los comprometedores e-mails que Diego Torres -exsocio de Iñaki Urdangarin- entregó al juez que investiga al yerno real por un grave caso de corrupción, desvío de fondos públicos, fraude documental y tráfico de influencias. En estos correos, y en contra de lo que Urdangarin declaró ante el juez, Cristina de Borbón y su secretario (también imputado) participaban en la toma de decisiones del Instituto Nóos (la ONG presidida por Urdangarin).

El País destaca que Urdangarin escribió en algunos de esos correos el interés del rey por conseguir un patrocinador para un proyecto deportivo que Nóos quería gestionar en 2007. En tanto, el diario "El Mundo" destacó de los correos electrónicos la comunicación entre Urdangarin y la supuesta amante del rey, la princesa alemana Corinne zu Sayn-Wittgenstein, en los que refieren que el rey estaba al tanto del interés que tenía con la fundación deportiva Laureus.

En los correos intercambiados entre Corinna y Urdangarin entre 2004 y 2005 siempre aparecen frases que involucran al rey Juan Carlos: en uno, Urdangarin le envía a Corinna un currículum "como el que su majestad Juan Carlos I, Rey de España, había pedido”. En otro, ella le indica: “Mando copia a tu suegro y espero que esta propuesta despeje las dudas que puedan tener”.

A principios del año pasado, Diego Torres amenazó con hacer públicos “200 e-mails comprometedores” con los que “se cargaría a la monarquía”. El sábado, al declarar ante el juez José Castro en los juzgados de Palma de Mallorca, Torres implicó directamente a la Familia Real en la gestión de la ONG investigada, diciendo que todas las decisiones las tomaban “los cinco miembros de la Junta Directiva, incluida la Infanta Cristina”, así como Carlos García Revenga, secretario y asesor de Cristina y de su herma,a Elena. “Todo lo hacíamos con el consentimiento de la Casa Real”, indicó Torres.

Al concluir la declaración de Torres y su esposa ante el juez de Palma, Virginia López Negrete, abogada del sindicato "Manos Limpias" que el exsocio de Urdangarin “se ha empleado mucho” en resaltar el “posible conocimiento del suegro del señor Urdangarin de parte de los negocios que se hacían”.

La abogada afirmó que, según el declarante, Urdangarin y Torres "no hacían absolutamente nada sin que lo conocieran, no solamente el señor García Revenga (secretario de las infantas), sino también el señor Fontao [asesor legar de la Casa Real] y, posiblemente, también la infanta Cristina".

Según López Negrete, Torres no reconoció tipo alguno de irregularidad en el Instituto Nóos, pero declaró que, cuando había alguna propuesta o proyecto financiero, Urdangarin prometía consultarlo con su esposa, quien “era conocedora de todo lo que ocurría”. Por eso, el sindicato Manos Limpias Manos Limpias presentó ante la justicia una petición para encausar a la a la infanta, por considerarla “beneficiaria directa” del incremento patrimonial y de los ingresos obtenidos de forma supuestamente fraudulenta por el Urdangarin.

Desde finales de 2011, la justicia española investiga a Urdangarin y Torres por haber desviado a paraísos fiscales millones de euros en fondos públicos de los gobiernos balear y valenciano, que fueron adjudicados entre 2004 y 2007 al Instituto Nóos, una entidad sin fines de lucro, para la organización de 5 eventos relacionados con el deporte y el turismo. De acuerdo con la investigación, los contratos fueron otorgados por ambos gobiernos regionales, en manos del PP, sin que mediara concurso ni licitación.

La imputación de Urdangarin en este caso de corrupción cayó como un rayo en una monarquía hasta ahora considerada prestigiosa y muy popular. El paso del yerno del rey -y las cada vez más comprometedoras revelaciones de los imputados y testigos- causaron una considerable caída en el apoyo de los españoles hacia la Monarquía. Además, el "Caso Nóos", sumado a los escándalos protagonizados por el rey Juan Carlos, alimentaron el sentimiento republicano y alentaron a los partidos opositores a la Monarquía en su campaña para instaurar una República.

El político izquierdista Cayo Lara (IU) afirmó el domingo que, según avanza la investigación judicial, “parecen inútiles los reiterados intentos del palacio por desvincularse del caso Nóos“ y resulta “cada vez más extraña y ajena a cualquier lógica judicial” que no se impute a la Infanta Cristina. Lara considera además que ya son demasiados los indicios que hacen dudar, a su juicio, de que la Familia Real no tenga nada que ver “con los oscuros negocios de Iñaki Urdangarín".

* Especial para Perfil.com

En esta Nota