martes 03 de agosto de 2021
INTERNACIONAL protestas en todo el país
23-01-2021 23:51

Miles de rusos desafiaron a Putin y pidieron la libertad de Navalny

La policía reprimió con dureza y detuvo a más de dos mil personas. El opositor acusa al Kremlin de haberlo envenenado.

23-01-2021 23:51

Más de dos mil manifestantes fueron detenidos ayer durante las protestas contra el régimen en más de 50 ciudades de toda Rusia, convocadas por el disidente Alexéi Navalni, que se encuentra detenido tras regresar al país, según una organización no gubernamental.

Las concentraciones de protesta congregaron a miles de personas en decenas de ciudades de toda Rusia, en abierto dsafío a las amenazas de las autoridades, que habían prohibido los actos y a pesar del invierno ruso. En Yakuts, al sur del Círculo Polar, un centenar de manifestantes se enfrentaron a una temperatura de -50 ºC.

Moscú. Algunos de los manifestantes fueron golpeados con porras y cientos de personas se reunieron cantando “¡libertad!” no muy lejos de un centro de detención en el norte de la capital rusa. Muchos  se marcharon corriendo ante la carga de los policías, desplegados cerca de la prisión.

Al menos 2.131 personas fueron detenidas por las fuerzas del orden durante las manifestaciones a favor de la oposición en toda Rusia, según la ONG OVD-Info, especializada en el seguimiento de las manifestaciones en este país.

Al menos 795 personas fueron detenidas en Moscú, donde cerca de 20.000 personas se reunieron en el centro de la ciudad por la tarde, desafiando una temperatura de varios grados bajo cero. Hubo enfrentamientos entre manifestantes y policías.

En Moscú se registraron en la tarde choques. Los policías golpeaban con sus porras a los manifestantes que les lanzaban bolas de nieve.

El equipo de Navalni, víctima de un envenenamiento en agosto, publicó vídeos de estas manifestaciones en toda Rusia, donde decenas, cientos e incluso miles de personas clamaban “Putin ladrón”, “Navalni, estamos contigo” o “Libertad para los presos políticos”.

Estas protestas, las más importantes desde las organizadas por el opositor a mediados de 2019, se organizaron a pocos meses de las legislativas previstas en el otoño boreal, en un contexto de caída de la popularidad del partido Rusia Unida de Putin.

Las primeras manifestaciones en el Extremo Oriente y en Siberia, donde miles de personas salieron a las calles en Vladivostok, Jabarovsk, Novosibirsk y Chita, tuvieron que hacer frente a importantes efectivos de la policía. Y en algunos lugares, la represión fue brutal.

En el centro de Moscú, los agentes antidisturbios detuvieron a unas 300 personas, según la OVD Info.

Al menos 10.000 personas protestaron en la capital alrededor de la plaza Pushkin, pese a las advertencias de las autoridades de que reprimirían las marchas.

La cancillería rusa acusó a diplomáticos de Estados Unidos de publicar el itinerario de las protestas en su página web y les pidió “explicaciones”.

Porras contra bolas de nieve. A lo largo de la tarde, los manifestantes se dirigieron desde la plaza Pushkin hacia el Kremlin y se produjeron enfrentamientos con la policía que avanzaba para bloquearlos. 

Las bolas de nieve arrojadas por algunos manifestantes contra la policía fueron respondidas con porrazos. Otros ciudadanos protestaban en silencio, con pancartas en las que se podía leer “No tengo miedo” o “No a la dictadura”.

Poco antes, Yulia Navalnaya, la esposa del opositor, dio las gracias a los congregados por Instagram, antes de publicar otra entrada con una foto de ella detenida dentro de un furgón policial.

Las detenciones fueron particularmente brutales en Vladivostok, puerto ruso del océano Pacífico, donde los policías antidisturbios golpearon a los manifestantes con porras.

Durante la semana, antes de las protestas de ayer, la policía rusa detuvo  a los principales aliados de Alexéi Navalni, dos de los cuales fueron condenados el viernes a penas de prisión de corta duración.

Detenido. En detención hasta el 15 febrero al menos y con varios procesos judiciales abiertos en su contra, Navalni, de 44 años, fue detenido el 17 de enero a su regreso de Alemania, donde se recuperó durante meses de un envenenamiento, del que siempre ha acusado al Kremlin. Tres laboratorios europeos también llegaron a la conclusión de que se trató de un envenenamiento. Moscú lo niega rotundamente y denuncia un complot.

Aún sabiendo que se exponía a ir a la cárcel, Navalni decidió regresar a Rusia con su esposa el  domingo pasado y pidió a sus partidarios que se manifestaran.Poco después de su regreso, publicó además una investigación sobre un fastuoso palacio a orillas del mar Negro, del que se beneficiaría el presidente ruso, Vladimir Putin. El video que lo acompaña ha sido visto 67 millones de veces en YouTube desde el martes.

Desde el arresto de Navalni, condenado por las potencias occidentales, las redes sociales se llenaron de llamamientos a su liberación. 

El opositor goza de mucha visibilidad en estas plataformas, pero los principales medios de comunicación públicos rusos lo ignoran.