sábado 20 de agosto de 2022
INTERNACIONAL desconfianza

La insólita razón detrás de los seis metros de distancia entre Macrón y Putin

El mandatario francés se negó a hacerse un PCR en el Kremlin por temor a que le robara el ADN.

11-02-2022 11:45

La imagen de la reunión entre el presidente francés, Emmanuel Macron y el mandatario ruso, Vladimir Putin, causó revuelo porque entre ellos había una exagerada distancia de seis metros. Sin embargo, esa decisión tenía una justificación: el miedo al robo de ADN.

Lo que sucedió es que le pidieron a Macrón un PCR antes de reunirse con Putin para garantizar la “burbuja de salud” del presidente ruso. El francés se negó por temor a que se apoderaran de su ADN, de acuerdo a lo que señalaron dos fuentes a Reuters

Encuentro Macron Putin 20220211

Como alternativa, entonces, le propusieron a Macron mantener distancia para evitar riesgos y eso fue lo que hizo durante las cinco horas que duró la reunión con su par ruso en la que abordaron el tema de la crisis de Ucrania

Las fuentes cercanas a Macron aclararon que recibieron dos opciones: aceptar una prueba de PCR realizada por las autoridades rusas y poder acercarse a Putin, o negarse y tener que cumplir con normas de distanciamiento social más estrictas.

Sabíamos muy bien que eso significaba no dar un apretón de manos y esa mesa larga. Pero no podíamos aceptar que tuvieran en sus manos el ADN del presidente”, aseguraron a Reuters, esto debido al temor de que la muestra fuera examinada por médicos rusos.

El vocero del Kremlin, Dmitry Peskov, confirmó las opciones que le habían brindado al presidente francés y aseguró que eso no generaba ningún problema. “No hay política en esto, no interfiere con las negociaciones de ninguna manera”, subrayó.

Desde la oficina de Macron explicaron que no accedieron al protocolo de salud ruso por razones de tiempo, ya que iba a demorar más de lo que podían esperar y sobre el posible robo de ADN señalaron: “El presidente tiene médicos que definen con él las reglas que son aceptables o no en términos de su propio protocolo de salud”.

La imagen de los mandatarios distanciados cobró más relevancia cuando Putin recibió al kazajo, Kassym-Jomart Tokayev y a Alberto Fernández y, en ambos casos, se dieron la mano y se sentaron uno cerca del otro.

RB/FL