INTERNACIONAL
al menos 18 muertos

Rusia lanzó el ataque misilístico más masivo desde que comenzó la invasión de Ucrania

De acuerdo a las autoridades de Kiev, las fuerzas rusas arrojaron 158 misiles y drones contra varias ciudades, incluida la capital, que tuvieron como blanco edificios residenciales, escuelas, una maternidad y una estación de metro, entre otros. Según el gobierno de Estados Unidos, entre los proyectiles, uno de los cuales entró y salió de territorio polaco, miembro de la OTAN, había misiles hipersónicos. Como siempre, el Kremlin afirmó que atacó sitios militares. El episodio renovó los pedidos del presidente Volodímir Zelenski para que sus aliados occidentales aceleren la ayuda militar que le permita resistir los embates.

2023_12_30_fuego_kiev_afp_g
Fuego y humo. La estación de metro destruida y la defensa antiaérea en acción. Kiev asegura que logró detener varios de los drones y misiles lanzados desde aviones y desde territorio controlado por Moscú. | afp

Rusia lanzó ayer un ataque aéreo sobre Ucrania, el más masivo desde la invasión del 24 de febrero de 2022, que incluyó como blancos escuelas, una maternidad, galerías comerciales y bloques de departamentos, y provocó la muerte de al menos 18 personas e hirió a más de un centenar en todo el país.

Los ataques, en los que también atravesó el espacio aéreo polaco un misil ruso, provocaron la condena internacional y pedidos de apoyo militar a Ucrania, entre ellos los del presidente Joe Biden al Congreso estadounidense, que ha estado luchando contra las tropas invasoras rusas durante casi dos años.

“Hoy Rusia nos golpeó con casi todo lo que tiene en su arsenal”, dijo el presidente Volodímir Zelenski.

El ejército de Ucrania estimó que Rusia había disparado 158 misiles y drones contra Ucrania y 114 de ellos habían sido destruidos. El portavoz de la Fuerza Aérea, Yuriy Ignat, dijo que se trata de un “número récord” de misiles y “el ataque con misiles más masivo” de la guerra, excluyendo los primeros días de bombardeos constantes. 

Rusia intentó superar las defensas aéreas de Ucrania en la mayoría de las ciudades importantes, lanzando la ola de drones de ataque Shahed seguidos de misiles de numerosos tipos, disparados desde aviones y desde territorio controlado por Rusia. La policía informó de “18 civiles muertos y 132 heridos” en regiones cercanas y alejadas del frente, cifra que se esperaba que aumentara.

El ejército ruso dijo que había “llevado a cabo cincuenta ataques grupales y un ataque masivo” contra instalaciones militares en Ucrania durante la semana pasada, y agregó que “todos los objetivos fueron alcanzados”.

Daños. La sala de maternidad violentada está “gravemente dañada”. Los ataques tuvieron como objetivo al menos seis regiones ucranianas, incluidas Járkov en el noreste, Lviv en el oeste, Dnipro en el este y Odesa en el sur. En la capital, Kiev, siete personas murieron, según el alcalde Vitali Klitschko, y el edificio de la estación de metro Lukyanivska, situada cerca de la fábrica de armas Artyom, quedó afectada y Rusia dijo que había sido su objetivo al principio de la guerra.

Según la administración de la ciudad, por la tarde todavía se trabajaba para rescatar a las personas atrapadas bajo los escombros del almacén en el distrito de Shevchenko. Bomberos con máscaras de oxígeno combatieron un incendio en un almacén de 3 mil m2 en el distrito norteño de Podil. 

También se informó de daños a instalaciones civiles en otras partes del país. La ciudad nororiental de Járkov se enfrentó a unos 20 ataques, en los que murieron tres empleados de una empresa civil y resultaron heridos 11, dijo el gobernador Oleg Synegubov.

En Dnipro, en el sur de Ucrania, el Ministerio de Salud dijo que un hospital de maternidad había resultado “gravemente dañado”, pero el personal y los pacientes habían logrado refugiarse a tiempo.

Seis personas murieron y 28 resultaron heridas, dijo Sergiy Lysak, gobernador de la región de Dnipropetrovsk, donde fueron atacados un centro comercial, casas particulares y edificios administrativos. Lysak dijo que había 12 mujeres de parto en el hospital de maternidad y cuatro recién nacidos cuando fue atacado. En Zaporizhzhia, a orillas del río Dnipro, el gobernador Yuriy Malashko informó de siete muertos y 13 heridos. En la región de Odesa, que ha sufrido nuevos ataques desde el verano, cuatro personas murieron.

Horas antes, los bomberos extinguieron un incendio en un edificio de gran altura, donde el humo salía de un agujero abierto en la fachada y el aire estaba cargado de polvo.

Los ataques sobre Leópolis, en el oeste del país, en la frontera con Polonia, son mucho más raros, pero la región no se salvó el viernes. Una persona murió y 15 resultaron heridas cuando varios edificios de apartamentos y dos escuelas sufrieron daños, dijo el Ministerio del Interior.

“Detengan ese terror”. Las autoridades polacas informaron que un misil ruso atravesó su espacio aéreo, entrando desde Ucrania, adonde regresó. “Todo indica que un misil ruso entró en el espacio aéreo polaco. También salió”, afirmó el general Wieslaw Kukula, jefe del Estado Mayor de las fuerzas armadas polacas. Después de hablar con el presidente polaco, Andrzej Duda, el jefe de la OTAN, Jens Stoltenberg, dijo que la alianza “se solidariza” con Polonia y añadió: “La OTAN permanece vigilante”.

Por su parte, la Casa Blanca dijo que el asesor de seguridad nacional de Biden, Jake Sullivan, habló con su homólogo polaco, Jacek Siewiera. “Sullivan expresó la solidaridad de Estados Unidos con Polonia, nuestro estrecho aliado de la OTAN”, afirmó un comunicado de Washington. 

Ante los continuos ataques rusos, Ucrania está instando a los aliados occidentales a mantener el apoyo militar. El asesor presidencial de Ucrania, Andriy Yermak, dijo que Kiev necesitaba “más apoyo y fuerza para detener este terrorismo”.

La embajadora de Estados Unidos en Ucrania, Bridget Brink, agregó que los ataques demostraban que “Ucrania necesita financiación ahora”, después de que Estados Unidos publicara su paquete final de armamento en virtud de los acuerdos existentes, que aún no han sido renovados por el Congreso.

El primer ministro británico, Rishi Sunak, declaró: “Debemos seguir apoyando a Ucrania, durante el tiempo que sea necesario”. Poco después, Gran Bretaña anunció que entregaría cientos de misiles de defensa aérea más a Ucrania. 

El jefe de política exterior de la Unión Europea, Josep Borrell, lo describió como “otro ataque cobarde e indiscriminado más” contra civiles.

 

Nueve años de prisión para una opositora rusa

Agencias

La opositora rusa Ksenia Fadeeva, aliada del disidente encarcelado Alexéi Navalni, fue condenada ayer a nueve años de prisión en Tomsk, Siberia, por “crear una organización extremista”, en un contexto de fuerte represión política en Rusia, anunciaron sus partidarios en la red Telegram.

El tribunal de Tomsk “infligió nueve años de prisión a Ksenia Fadeeva”, una exconcejal municipal de la ciudad, indicó el mensaje en Telegram.

La defensa de Fadeeva “va a apelar la decisión del tribunal”, agregó.

Fadeeva, de 31 años, cuyo juicio comenzó en agosto, dirigió el equipo de Navalni en la ciudad de Tomsk. Fue acusada de “crear una organización extremista” y “participar en una organización que socava los derechos de los ciudadanos”.

Alexéi Navalni fue envenenado en Tomsk en 2020 durante una visita de apoyo electoral a sus colaboradores locales. Gravemente enfermo, fue trasladado a Alemania para recibir tratamiento antes de ser detenido y condenado a prisión a su regreso a Rusia.

En 2020, Fadeeva fue elegida concejal de Tomsk junto con otros activistas independientes de Siberia, un éxito poco común para la oposición rusa en ese momento. En 2021, los equipos de campaña de Navalni fueron declarados “extremistas” por las autoridades, exponiendo a sus partidarios y colaboradores al riesgo de ser procesados penalmente.

Varios de esos opositores se fueron de Rusia, pero Ksenia Fadeeva decidió quedarse y fue detenida en diciembre de 2021. Unos 20 mil rusos han sido detenidos desde el inicio del conflicto en Ucrania por protestar contra la política del Kremlin, afirma la ONG especializada OVD-Info.

Casi todas las principales figuras de la oposición del país, como Vladimir Kara-Murza e Ilia Iashin, están entre rejas o exiliadas en el extranjero.