sábado 08 de mayo de 2021
INTERNACIONAL Estados Unidos
10-12-2020 18:14

Trump acelera ejecuciones de penas de muerte y derrumba una tradición de 131 años

Los mandatarios salientes en Estados Unidos acostumbraban a suspender las ejecuciones en períodos de transición.

10-12-2020 18:14

 

El presidente saliente de los Estados Unidos, Donald Trump, lleva a cabo una serie de ejecuciones federales en sus últimos días en el poder, ignorando los pedidos de clemencia y los brotes de Covid-19 tras las rejas. Incluso, hoy jueves 10 de diciembre un convicto será ejecutado a través de una inyección letal.

Brandon Bernard, un afroamericano de 40 años, será condenado a muerte en una prisión de Terre Haute, Indiana, por su papel en un doble asesinato cometido en 1999 en Texas, cuando tenía 18 años. Más de 500.000 personas firmaron peticiones instando a Trump a conmutar la sentencia de Bernard por cadena perpetua, citando su edad en el momento del crimen y su buen comportamiento como preso.

Entre los que prestan su apoyo a Bernard se encuentra la estrella de telerrealidad Kim Kardashian. "A los 18 meses, su cerebro aún se estaba desarrollando", dijo Kardashian. "Si bien Brandon participó en este crimen, su papel fue menor en comparación con el de los otros adolescentes involucrados, dos de los cuales ya están en casa desde la cárcel".

Bernard y otros cuatro adolescentes negros fueron condenados por secuestrar a los ministros de jóvenes Todd y Stacie Bagley, una pareja blanca de Iowa. Los obligaron a retirar efectivo antes de finalmente dispararles y quemarlos en su automóvil.

Un aliado de Trump en el Senado continúa investigando presunto fraude electoral

Debido a que el crimen tuvo lugar en una base militar estadounidense, fue juzgado en un tribunal federal. El tirador, Christopher Vialva, entonces de 19 años, y Bernard, que prendieron fuego al automóvil, fueron condenados a muerte en 2000.

Vialva fue ejecutado mediante inyección letal en septiembre, pero otros participantes que eran menores de 17 años en ese momento evitaron la pena de muerte.

Sin un respiro de última hora, Bernard será el noveno preso federal ejecutado desde julio, cuando la administración Trump reanudó las ejecuciones federales después de una pausa de 17 años.

A pesar de la derrota de Trump en las elecciones presidenciales del 3 de noviembre, que se negó a admitir, su administración planea llevar a cabo más ejecuciones federales antes de que deje el cargo. Durante 131 años, los presidentes salientes suspendieron tradicionalmente las ejecuciones federales durante el período de transición.

America first: Trump decreta prioridad de EEUU para recibir vacunas estadounidenses

 

La última ejecución federal está programada para el 15 de enero, solo cinco días antes de que el demócrata Joe Biden tome posesión de su cargo. Biden se comprometió a poner fin a las ejecuciones federales. Antes de julio, solo había habido tres ejecuciones federales en los últimos 45 años.

La administración Trump está "fuera de sintonía con la forma en que el gobierno federal ha abordado la pena de muerte en la historia reciente", dijo Ngozi Ndulue, director de investigación del Centro de Información sobre Pena de Muerte (DPIC). Ndulue dijo que también está en desacuerdo con "la opinión pública y el apoyo público a la pena de muerte".

Ndulue también señaló las disparidades raciales en la aplicación de la pena capital en Estados Unidos. Cinco de los primeros seis presos federales ejecutados desde julio eran blancos. El otro era un nativo americano. Sin embargo, los dos últimos presos ejecutados eran negros, al igual que cuatro de los cinco siguientes. La otra es una mujer blanca, Lisa Montgomery. Montgomery sería la primera mujer ejecutada por el gobierno federal desde 1953.

Unos 20 manifestantes contra la pena de muerte se reunieron el jueves frente al Departamento de Justicia con carteles que decían "Toda la vida es preciosa" y que gritaban "la ejecución no es la solución". "No hay razón para llevar a cabo estas ejecuciones", dijo Abraham Bonowitz, de 53 años, director de Death Penalty Action. "Sabemos que podemos salvarnos de delincuentes peligrosos y hacerles responsables sin ejecuciones".

Exmilitar israelí dijo que existe un "pacto secreto" entre EEUU y los extraterrestres

Chaz Howard, un ministro de 42 años, dijo que estaba "muy triste de que en los últimos días de esta administración se apresuren a matar gente". "Esta administración es lo opuesto a pro-vida. Es como la administración más pro-muerte que hemos tenido en mucho tiempo", dijo Howard.

Ndulue dijo que es "realmente sorprendente" que el gobierno "persiga agresivamente las ejecuciones en medio de una pandemia mundial". La pandemia de coronavirus está arrasando en los Estados Unidos con más de 3,000 muertes reportadas el miércoles, elevando el número total a casi 290,000. En medio de la crisis sanitaria, incluso estados como Texas que llevan a cabo la mayoría de las ejecuciones las han suspendido por preocupación del personal penitenciario, los testigos y los familiares de las víctimas.

El fiscal general de Trump, Bill Barr, ha rechazado los pedidos de suspensión de las ejecuciones federales diciendo que el gobierno está obligado a ejecutar las sentencias impuestas por los tribunales por delitos "atroces".

J.D. /  CP

En esta Nota