viernes 01 de julio de 2022
INTERNACIONAL Desaparecida en 2007

Un fiscal alemán confirmó a los padres de Madeleine McCann que su hija está muerta

Aunque aún no se entregaron detalles, la causa que investiga a un pedófilo alemán parece haber aportado pruebas sobre el curso de la desaparición, que conmocionó al mundo.

16-06-2020 00:00

El fiscal alemán Hans Christian Wolters, que dirige la investigación sobre un pederasta alemán, escribió a los padres de la niña británica Madeleine McCann para confirmar que ella fue asesinada tras haber desaparecido en Portugal aunque "no puede decir por qué" lo sabe. Esto ocurre después de que el alemán Christian Brueckner, de 43 años, fuera detenido como el principal sospechoso de la desaparición de Maddie.

El fiscal dijo que existió un creciente intercambio de información entre el equipo alemán, la polícía británica Scotland Yard y Portugal, pero admitió que "no se han transmitido todos los detalles. “Hemos restablecido el contacto con la familia McCann por escrito. Nosotros, por supuesto, realmente consideramos el hecho de que va a ser muy difícil para la familia cuando les decimos que asumimos que Madeline está muerta”, dijo el fiscal. “Pero no podemos decir por qué está muerta. Es más importante que tengamos éxito y podamos encontrar al culpable, en lugar de simplemente poner nuestras cartas sobre la mesa y decirles por qué creemos que podría serlo”.

Madelaine McCann

Gerry y Kate McCann, ambos de 52 años, se mantienen actualizados a medida que continúa la investigación sobre Brueckner y su abogado portugués Rogerio Alves mantendrá una reunión con detectives portugueses esta semana a la espera de que revelen qué evidencia tienen las autoridades alemanas, pero eso ahora parece poco probable. “A los padres se les ha dicho que la policía alemana tiene evidencia de que está muerta, pero no les hemos contado los detalles. Trataré de averiguar qué información tienen que pueda respaldar la reapertura del archivo aquí”, dijo Alves.

Madeleine, de Rothley, Leics, tenía tres años cuando desapareció de un apartamento de vacaciones en la turística localidad costera de Praia da Luz (Portugal) en mayo de 2007. Aquel año, con la ayuda de celebridades como el futbolista inglés David Beckham y el portugués Cristiano Ronaldo, los padres de la niña -Gerry y Kate McCann- lanzaron una muy mediática campaña de petición de ayuda internacional. Católicos creyentes, los McCann, ambos médicos de profesión, incluso se entrevistaron con el entonces papa Benedicto XVI, que bendijo una foto de Madeleine.

El sospechoso del caso Madeleine McCann podría ser el asesino de una adolescente en Bélgica

Hace 13 años, hubo reproches a la eficiencia de la policía portuguesa, uno de cuyos inspectores jefes fue despedido, en tanto que el caso dio mil giros y terminó volviéndose contra los padres, a los que se acusó de haber sedado a su hija para salir a cenar. Fueron detenidos e investigados por homicidio, pero finalmente exonerados. Posteriormente, tras 14 meses de investigaciones infructíferas, la policía portuguesa cerró el caso en 2008 antes de reabrirlo cinco años después. La policía británica inició en 2013 su propia investigación, en la que cientos de personas fueron interrogadas. Ahora, la justicia portuguesa aseguró que "la investigación continúa, concretamente interrogando a testigos".

Madeleine McCann 11052018

El caso, que conmocionó al Reino Unido y a medio planeta, se vio reavivado cuando la policía alemana anunció que investiga a Brueckner, un delincuente sexual de 43 años que ya ha sido condenado por abuso de menores. Se llegó hasta este pederasta reincidente gracias a la "estrecha cooperación" entre las policías alemana, británica y portuguesa a raíz de una información recibida por Scotland Yard diez años después de la desaparición. El hombre vivió y trabajó entre 1996 y 2007 en el sur de Portugal, donde habría cometido varios delitos, robos en hoteles y apartamentos y la violación de una anciana estadounidense hace 15 años.

En el marco del caso de Brueckner, la fiscalía de Frankfurt investiga también una posible conexión entre la desaparición de Madeleine y otro caso sin resolver: el del niño de 13 años Tristan Bruebach, hallado muerto y mutilado en el barrio Hoechst de esa ciudad alemana. Examinar casos que podrían tener puntos en común es "en efecto medida de rutina", precisó el fiscal jefe Noah Krueger. También la fiscalía de Stendal, en la región alemana de Sassonia-Anhalt, está verificando si puede haber conexiones con la desaparición de Inga, una niña de cinco años, en 2015.

DS

En esta Nota