jueves 02 de febrero de 2023
INTERNACIONAL Abusador

Un oficial de la policía de Londres confesó 49 delitos sexuales cometidos contra 12 mujeres

Se trata de David Carrick, de 48 años, que acosaba mujeres a través de aplicaciones de citas o en eventos sociales y usaba su cargo para intimidar o ganar confianza de sus víctimas. Sus delitos fueron cometidos entre 2003 a 2020.

16-01-2023 16:00

David Carrick, de 48 años, era un policía de elite de la Scotland Yard y conocido como "Bastard Dave" ("Dave el Bastardo") por su dureza. En los 17 años que sirvió a esa fuerza sus compañeros alarmaron a sus superiores por su comportamiento y ahora el mismo Carrick confesó sus delitos

El oficial de la Policía Metropolitana de Londres (Met), conocida como Scotland Yard, reconoció ante un tribunal londinense haber cometido 49 delitos sexuales y violaciones contra 12 mujeres durante al menos dos décadas.

El acosador usaba sitios de citas o eventos sociales para acercarse a sus víctimas y en 2021 fue arrestado por acusaciones sobre abusos cometidos entre el 2003 y el 2020 mayormente en el condado de Hertfordshire, donde vivía. 

El propio Carrick admitió haber violado a nueve mujeres, algunas en múltiples ocasiones durante meses o años y que muchos de esos ataques involucraron violencia que las habría dejado con lesiones físicas.

David Carrick acusado de agredir sexualmente a una docena de mujeres.

Ya en 2003 el oficial de la policía de Londres había comparecido ante el Tribunal de la Corona de Southwark para declararse culpable de cuatro cargos de violación, privación ilegal de libertad y abusos sexuales, relacionados con una mujer de 40 años.

La subcomisaria adjunta Barbara Gray, lamentó no haber actuado antes: "Deberíamos haber detectado su patrón de comportamiento abusivo y, como no lo hicimos, perdimos oportunidades para sacarlo de la organización". "Lamentamos sinceramente que el poder continuar usando su papel como oficial de policía pueda haber prolongado el sufrimiento de sus víctimas", sostuvo en declaraciones a la emisora pública británica BBC.

“Estamos hablando de un hombre que degradó, humilló y asaltó sexualmente, y violó a mujeres sin descanso. A medida que pasaba el tiempo, la gravedad de sus crímenes aumentó, creyendo que no sería descubierto", enfatizó Jaswant Narwal, fiscal jefe del Servicio de Fiscalía de la Corona Thames and Chiltern.

El perfil psicológico de Máximo Thomsen, el rugbier que está cercado por las pruebas
 

Según Narwal, el agente conoció a algunas de sus víctimas a través de sitios como Tinder y Badoo o en eventos sociales, y usó su papel de policía para ganar su confianza. 

"Si bien no era un hombre que acechaba las calles en busca de víctimas, invertía tiempo en desarrollar relaciones con las mujeres para mantener su apetito de dominación y control y debilitaba a sus víctimas de la manera más destructiva", dijo el inspector Iain Moor, de la Unidad de Delitos Graves de Bedfordshire, Cambridgeshire y Hertfordshire.

Por su parte, el alcalde de Londres, Sadiq Khan, afirmó que estaba "absolutamente asqueado y consternado" por los crímenes de Carrick. 

Violación, humillación y tortura

El sadismo de Carrick, además del abuso y la amenaza de que por ser policía no podrían denunciarlo, incluía tener a sus víctimas como esclavas. Llegó a ejercer un "control financiero" sobre al algunas de sus víctimas, a aislarlas y a prohibirles comer y dormir.

Más allá de los delitos que el oficial reconoció, se sospecha que pueda haber cometido más de 70 delitos sexuales. El investigador Iain Moor llegó a descubrir un armario bajo las escaleras de la casa del abusador en Hertfordshire donde encerraba desnudas a sus víctimas, las golpeaba con una correa y orinaba incluso encima de ellas.

David Carrick también pasó por la brigadas de protección parlamentario y diplomática junto a Wayne Couzens, el policía que se declaró culpable del secuestro y asesinato de la ejecutiva Sarah Everard, que conmocionó Londres en marzo del 2021.

El Partido Laborista reclama medidas preventivas

"Dos años después del horrible asesinato de Sarah Everard, los ministros conservadores siguen sin tomar medidas para mejorar los estándares en la selección y en el control de los policías", lamentó la portavoz de seguridad del Partido Laborista, Yvette Cooper. "David Carrick no fue siquiera suspendido mientras se investigaban las acusaciones de violación y pudo incluso recuperar su permiso de armas".

RB CP