jueves 23 de septiembre de 2021
INTERNACIONAL Afganistán
21-08-2021 01:40
21-08-2021 01:40

Una foto que refleja los nuevos tiempos

21-08-2021 01:40

La tradicional oración del viernes, la más importante de la semana en el islam, dejó una imagen poderosa cinco días después de la entrada de los talibanes en Kabul: un erudito islámico se dirigió a los fieles flanqueado por hombres armados.

En la mezquita Abdul Rahman de la capital, el predicador lanzó una apasionada lección de historia sobre cómo los afganos habían conseguido vencer en el campo de batalla al Imperio Británico, a la Unión Soviética y a los estadounidenses. “Una vez más, los afganos demostraron su orgullo colectivo”, afirmó. “Por naturaleza, los afganos son una nación de valientes”, añadió.

Los sermones de los viernes han sido a menudo coordinados con el gobierno para difundir mensajes políticos nada velados sobre la unidad nacional y otros temas. Tras la llegada de los talibanes al poder el pasado fin de semana, se esperaban con atención los posibles mensajes que este movimiento islamista iba a transmitir durante el rezo del viernes.

Flanqueados por hombres armados, en la mezquita de la capital, el tema de fondo del sermón del sabio islámico fue un llamado para dar una oportunidad al nuevo régimen: en lugar de huir del país, ayuden a reconstruirlo. Una máxima que resonó en otras mezquitas de Kabul. 

Ante cientos de personas reunidas en la mezquita Hazarat Mostafa, en la periferia oeste de la capital, el imán, que dirigió el rezo, no mencionó a los talibanes y se centró en los versos coránicos tradicionales. 

Sin embargo, sí hizo una breve referencia a las trágicas imágenes del aeropuerto de Kabul, con miles de personas desesperadas intentando subir a bordo de un avión para huir. “Aquellos débiles de fe corren detrás de los aviones estadounidenses o se cuelgan de ellos. Deberían quedarse y reconstruir su país”, afirmó. 

Los talibanes insisten en que gobernarán según los principios islámicos, pero queda por ver cuán estrictos serán en la aplicación de su interpretación de estos dogmas. Respecto de su primer gobierno, entre 1996 y 2001, de momento intentan dar una imagen más moderna.

En aquel momento, tiendas, colegios, oficinas del gobierno e incluso el tráfico se detenían durante las oraciones del sábado. Y los que llegaban tarde a la mezquita tras la llamada a la oración se arriesgaban a recibir latigazos en la parte posterior de las piernas.

En esta Nota