lunes 08 de agosto de 2022
MODO FONTEVECCHIA Macroeconomía pura

Alejandro Grimson: "El Estado de bienestar también tiene grados de continuidad"

El asesor presidencial habló en Modo Fontevecchia y aseguró que "nosotros lo que decimos es que Brasil es la continuidad de lo bueno y lo malo", haciendo referencia a la esclavitud que permaneció por mucho tiempo en el país vecino. Además, citó a Juan Carlos Portantiero diciendo que en la "Argentina los actores sociales no pueden sostener una forma de Gobierno". Mirá la entrevista completa.

21-07-2022 12:37

El asesor presidencial, Alejandro Grimson, dialogó en Modo Fontevecchia, por Net TV y Radio Perfil (FM 101.9), y afirmó que en Europa "la derecha dice que hay que bajarle los impuestos a los ricos y bajar el gasto social". En contraposición, agregó que "la izquierda propone impuestos más progresivos y aumentar la inversión en educación y salud pública" y finalizó con "el Estado de bienestar también tiene grados de continuidad". 

En tu libro catalogás al péndulo como un ancla para el desarrollo sostenido de la Argentina. Lo entiendo como una polarización, de ir de un lado al otro, pero me gustaría que vos desarrolles mejor el concepto.

La idea del péndulo la plantea Marcelo Diamand en 1983. Si hoy se levantara de su tumba, no podría creer lo que pasó. Lo que él dice, pensando en la etapa democrática deseable, es: "Miren, lo que pasó en la Argentina en las últimas décadas es que se han implementado medidas económicas ortodoxas con políticas económicas expansivas y eso no obedece a dirigentes caprichosos, sino que a problemas estructurales de la economía. Estos, a su vez, se relacionan con una desarticulación entre los sectores industriales y agropecuarios, entre otros. Y eso plantea la imposibilidad de un desarrollo". También decía que se necesitaba un recorrer un camino determinado para salir del péndulo.

Cuando vos mirás desde los años '60, hasta hoy, el Producto Bruto Interno por habitante per cápita de la Argentina se multiplicó por tres y, en Brasil, por ocho. Tomando dicha década como referencia, se puede afirmar que a nuestro país le fue peor que al resto de los países de la región basándose en Sudamérica en términos de crecimiento per cápita y de ciertos de parámetros de estabilidad macroeconómica. La teoría de Diamand es que no se puede construir un proceso de desarrollo sostenido sin salir de estos movimientos pendulares argentinos.  

En palabras de Portantiero, en la Argentina los actores sociales no pueden sostener una forma de gobierno que perdure en el tiempo, sino que tienen el poder de bloquear la de los demás. Todo esto va generando un sedimento del cual es muy difícil que se pueda salir.

Los actores sociales comienzan a ver cómo pueden resolver sus problemas personales y eso hace que se dificulte solucionar lo colectivo porque la política existe para eso, para resolver problemas generales y no corporativos. Lo que se torna difícil es que todos entiendan que el interés general puede ser que beneficie más a uno que otro, pero termina beneficiando a ambos.

"Personalidades de la cultura se reunirán en el Cabildo para clamar por la "soberanía popular""

¿En qué año viviste en Brasil?

Entre 1998 y 2002. 

Viste la segunda presidencia de Fernando Henrique Cardoso y el ascenso de Lula da Silva. 

Lula ya era una potencia en varios Estados.

En el péndulo, la fuerza en un sentido la da el otro. Yo viví en Brasil en 1994 y puedo decir que el péndulo de Brasil es mucho más chico que el de la Argentina. El movimiento pendular en este país nunca cambia. ¿A que atribuís que el grado de la pendulación en la Argentina sea mayor que en nuestros vecinos?

Las variaciones propias del sistema político democrático habría que diferenciarlas del concepto de péndulo porque este último está planteando que esas variaciones, u otras, no son necesariamente son pendulares si hay ciertas continuidades, por ejemplo, el valor de la moneda. La estabilidad macroeconómica y ciertas políticas impositivas y redistributivas. 

El Estado de bienestar también tiene grados de continuidad. En el caso de los países europeos, por ejemplo, la discusión izquierda y derecha es sobre un problema redistributivo. La derecha dice que hay que bajarle los impuestos a los ricos y bajar el gasto social, caso contrario para la izquierda que propone de hacer impuestos más progresivos y aumentar la inversión en educación y salud pública. Esa es una discusión sobre la distribución.

Diputados analizan el proyecto de Desarrollo Industrial

La discusión en Argentina no sería sobre eso, sino que sobre la producción porque lo que vos tuviste como financiación y políticas neoliberales, las cuales implicaron directamente que no sea un proceso redistributivo, sino uno de destrucción de capacidades nacionales productivas que eso fue la dictadura y otros procesos en Argentina que no fueron así en otro países del mundo. Si a esto le sumás los niveles de conflictividad social que tenemos nosotros, que O'Donnell los dejó retratados en un libro maravilloso comparando a Brasil y Argentina 

Nosotros lo que decimos es que Brasil es la continuidad de lo bueno y lo malo, ya que mantuvo esclavitud mucho más que nosotros. También tuvo más políticas de Estado que nosotros, ya que somos más discontinuos en un sentido negativo que es lo macroeconómico y también hay un incentivo por la ruptura entre la dictadura y lo de los juicios de los Derechos Humanos, algo que terminó siendo realmente positivo y eso no sucedió en Brasil donde la continuidad también se plasma en ese tipo de cuestiones.

BL PAR 

En esta Nota