miércoles 28 de septiembre de 2022
MODO FONTEVECCHIA PROGRESOS INMUNOLÓGICOS

Crecen los casos exitosos de una terapia contra tumores sanguíneos

Los tratamientos CAR-T lograron remisiones completas en miles de pacientes, pero sus costos son muy elevados. La palabra del creador y los avances contra el lupus.

“Extraer sangre de los enfermos de cáncer, capturar sus glóbulos blancos y rediseñarlos en el laboratorio mediante ingeniería genética para multiplicar su capacidad de aniquilar las células cancerosas”. Así describe el diario español El País los tratamientos CAR-T, una creación del inmunólogo estadounidense Carl June, que logró remisiones completas de tumores de la sangre (leucemias, linfomas y mielomas) en centenares de pacientes desde 2010.

La técnica empieza con la leucoféresis, un proceso de dos o tres horas mediante el cual se conecta al paciente por dos vías intravenosas: una para extraer la sangre y separar los glóbulos blancos, y otra por donde retorna al cuerpo.

Ya en el laboratorio, a los linfocitos T (responsables de la inmunidad celular) se les agrega un receptor de antígenos (CAR) que los ayuda a adherirse a las células cancerosas. Las nuevas células (CAR-T) se multiplican durante dos semanas hasta que se inicia la terapia, consistente en la unión de las células modificadas con las cancerosas, para empezar a combatirlas.

Aunque está aprobado por la poderosa Dirección de Alimentos y Medicamentos (FDA) estadounidense, el tratamiento puede generar efectos secundarios graves, como dificultad para respirar, convulsiones, problemas en el habla y la comprensión, reacciones alérgicas y debilidad del sistema inmunitario, con lo cual se incrementa el riesgo de infecciones. Por todo esto, es necesario permanecer varias semanas bajo observación.

Batalla contra el cáncer: análisis de sangre permitirían identificar más de 50 tipos de tumores

June considera que cuando sus pacientes cumplen diez años libres de leucemia, es seguro hablar de curación. “Fueron casos como el de Lázaro”, insiste. “Pensaban que iban a morir y empezaron una nueva vida”. Más de 10.000 personas ya recibieron la terapia y otras tantas están siendo tratadas con protocolos experimentales, además de unos mil ensayos clínicos que avanzan en Europa, Estados Unidos, China y Japón. “Es un tratamiento con un futuro prometedor, pero todavía no está en aplicación en nuestro país”, confirma a Modo Fontevecchia el doctor Mario Bruno, de la Sociedad Argentina de Cancerología.

Cuando le preguntaron a June si los 320.000 euros que cuesta el procedimiento le parecían un precio justo, el médico respondió que las farmacéuticas que lo desarrollan tienen costos muy altos, y advirtió que otras alternativas contra el mieloma “cuestan un millón de dólares por paciente y, encima, la mayoría muere”. Aunque reconoce que la terapia es cara, su pronóstico es que en diez años bajará a la décima parte, ya que “habrá una máquina en el propio hospital en la que se pondrá la sangre del paciente y saldrán células CAR-T de manera automática”. 

Esperanza contra el lupus

Mientras los ensayos contra tumores sólidos (como los de páncreas o cerebro) aún están en fases preliminares, la técnica acaba de demostrarse efectiva para tratar el lupus eritematoso sistémico, una enfermedad autoinmune que afecta al 0,1% de la población mundial, con síntomas como artritis e inflamación del corazón, riñones y pulmones.

Gracias al trabajo del médico alemán Georg Schett, cuatro mujeres y un hombre llevan hasta 17 meses sin síntomas y sin medicación. El caso más espectacular es el de Thu-Thao, una joven que sufría dolores insoportables en las articulaciones desde la adolescencia, y experimentó “una rápida remisión” que incluso le permitió volver a hacer deporte 

Schett y su equipo consideran que el tratamiento es “factible, tolerable y muy eficaz”, aunque deberá confirmarse con muchos más pacientes. Mientras sigue dando razones para el optimismo, la terapia CAR-T activa nuevas preguntas sobre cómo lograr un modelo de salud equitativo, más allá de países y clases sociales.

AO PAR