jueves 11 de agosto de 2022
MODO FONTEVECCHIA ESTALLIDO SOCIAL

Cuenta regresiva hacia el plebiscito por la Constitución de Chile

Este martes empieza la campaña electoral para el referéndum y la Convención Constitucional le dio al presidente Gabriel Boric la propuesta que será plebiscitada el 4 de septiembre. Cuáles son los puntos más destacados.

05-07-2022 07:40

La Convención Constitucional de Chile le entregó al presidente Gabriel Boric la propuesta de la nueva Constitución que será plebiscitada el 4 de septiembre y, si resulta aprobada, reemplazará a la impuesta por la dictadura militar hace 41 años. La propuesta tiene 388 artículos y 57 disposiciones transitorias.

Fue la respuesta a la profunda crisis de 2019, cuando el estallido social y las multitudinarias protestas derivaron en la necesidad de reformar la letra constitucional. Concluido el pleno a un año de su instalación, la Convención se disolvió. Hoy, martes, comienza la campaña electoral para el referéndum.

El proyecto señala en su primer artículo que “Chile es un Estado social y democrático de derecho. Es plurinacional, intercultural y ecológico”, con una democracia paritaria. También reconoce la existencia de 11 pueblos originarios que representan el 12,8% de los 19 millones de habitantes.

Gabriel Boric

Los chilenos tendrán dos alternativas en el plebiscito de septiembre: votar “Apruebo” y aceptar la Ley Fundamental propuesta por la Convención o “Rechazo” y quedarse con la Constitución impuesta por la dictadura militar de 1973 a 1990 que, aunque ha sufrido decenas de reformas, sigue siendo ilegítima en su origen.

Jaime Duran Barba: "Estamos en una América Latina todo el tiempo al borde del incendio"

Hay incertidumbre sobré qué opción triunfará en el referéndum. Sondeos públicos de comienzos de año le daban un claro triunfo a la aprobación, pero desde abril indican que ganaría el rechazo. Si gana el rechazo se abrirá un período incierto. No existe hasta ahora un acuerdo político sobre qué hacer con la Constitución de los militares. La oposición de derecha ha reiterado que debe ser modificada, pero no tiene una hoja de ruta.

Si se impone la aprobación, habría que instrumentar cambios que tardarían años en concretarse porque primero deberían traducirse en leyes del Congreso, como las normas sobre un sistema nacional de salud universal y público, la descentralización del país, la instalación de dos sistemas de justicia (uno nacional y otro indígena) y la devolución de tierras a pueblos originarios, entre otros. El 4 de septiembre ganará la opción que obtenga la mitad más uno de las preferencias en un país en el que la abstención bordea el 50%.

JL PAR