miércoles 30 de noviembre de 2022
MODO FONTEVECCHIA ARDE LA OPOSICIÓN

¿Es Macri un límite para el radicalismo?

El huracán Manes se transforma en una llovizna y crecen las sospechas en Juntos por el Cambio sobre sus sondeos con Schiaretti, Urtubey y Monzó. 

05-10-2022 14:21

“¿Por qué todo lo que hace Macri está bien y todo lo que hace el radicalismo está mal?”, se preguntó este martes el diputado nacional Facundo Manes para atajar las críticas que cosechó desde que metió el dedo en una de las llagas más abiertas que tiene el ex presidente Mauricio Macri: el caso de espionaje ilegal durante su gobierno que incluyó el seguimiento de dirigentes de su propia fuerza política. 

Apenas llamó a Macri a reflexionar por el “populismo constitucional” que impulsó durante su gestión, los dirigentes más cercanos al expresidente salieron a cuestionarlo. Sin embargo, el tono de las críticas en su contra fueron subiendo de tono cuando el Comitè Nacional de la UCR salió a tomar distancia de sus palabras.

Según le contó su hermano, Gastón Manes, a Modo Fontevecchia, el pronunciamiento radical no fue unánime. Las voces disonantes también provinieron del radicalismo bonaerense, donde su titular, Maximiliano Abad, no desautorizó al médico neurólogo sino que respaldó “una discusión sincera”. Fue una forma de poner en palabras que las expresiones de Manes no hacen otra cosa que reflejar lo que piensa una parte importante del radicalismo. 

"El Infiltrado": el apodo que le asignaron a Facundo Manes

"Yo lo que dije fue que lamentablemente el gobierno de Cambiemos una de las tareas que tenia era sanear la inteligencia argentina y convertirla en el FBI o en el Mossad, en servicios de inteligencia que no investiguen a los argentinos, pero lamentablemente hay causas abiertas, hay gente imputada de que algo pasó y esto viene de antes", remarcó Manes este lunes. 

Junto a los planteos internos de la UCR, el diputado también recibió embestidas de la ex gobernadora María Eugenia Vidal, que el lunes viajó a Jujuy y se reunió con el gobernador y titular del partido Gerardo Morales.

La cantidad de crìticas que recibió Manes resulta inusual porque no es el primer radical que cuestiona a Macri. El senador y ex titular del partido,  Alfredo Cornejo, fue uno de los más criticos durante la gestión del ex presidente y Morales siguió el mismo camino. Sin embargo, ninguno de los habìa hablado con tanta claridad sobre las implicancias políticas del caso de espionaje que sigue investigando la Justicia. 

Facundo Manes

Las declaraciones que realizó Manes este domingo se concretaron luego de nuevas declaraciones de Macri sobre Juntos por el Cambio. No se refería a la UCR, pero dijo que en las elecciones del año que viene intervendrá para respaldar al candidato que impulse el cambio. Fue una forma de respaldar a la titular del PRO, Patricia Bullrich, por encima del alcalde porteño Horacio Rodríguez Larreta. Más allá del impacto dentro del partido amarillo, Macri volvió a posicionarse como un gran elector dentro de Juntos por el Cambio, pero con el discurso orientado a mantener la conversación con los votantes del diputado de ultraderecha Javier Milei. 

Los intentos de Macri para evitar la fuga de votos por derecha despierta sospechas en el radicalismo, aunque las mayores desconfianzas giran en torno a la posibilidad de que el magnate vuela a disputar la Presidencia. Esa alternativa, al menos por ahora, es un límite inaceptable para la conducciòn de la UCR que no quiere “volver a ser furgón de cola del partido amarillo dentro de Juntos por el Cambio”. 

Leandro Santoro: "Lo de Manes es desopilante, para un médico pero psiquiátrico"

En el PRO ven otro fantasma. Interpretan que Manes vuelve a tensar la cuerda con Macri porque sigue trabajando en la construcción de una tercera vía, donde sumaría aliados extrapartidarios y provenientes del peronismo, como el gobernador cordobés Juan Schiaretti, el ex mandatario salteño Juan Manuel Urtubey y el diputado y extitular de la Cámara Baja, Emilio Monzó. 

Antes del vendaval de críticas que recibió, Manes también había hecho otro pronunciamiento que cayó mal en el PRO. "Estoy a favor de que el radicalismo vaya con una fórmula radical. Una fórmula cruzada sería regalarle la estructura radical al PRO. Los extremos están en los dos lados. Hay dos espacios políticos, uno liderado por Cristina Kirchner y otro, el PRO, liderado por Macri, y hay extremos en los dos lados. La mayoría de la Argentina silenciosa está presa de dos minorías intensas que no nos dejan pensar el futuro del país: hay tanta confrontación, tanta grieta de estas minorías extremas que dominan la opinión pública que no nos dejan salir por arriba del laberinto", lanzó y se dispararon las sospechas entre los aludidos.

AO PAR