martes 09 de agosto de 2022
MODO FONTEVECCHIA ¿LIBERTAD DE EXPRESIÓN O AGRESIÓN?

Quiénes están detrás de los escraches a funcionarios políticos

Un vecino de Boedo, escrachador de Eduardo Valdés, dice que "los políticos son empleados nuestros y tenemos que expresarnos". Por otro lado, la vecina de Cristina, se pronuncia en contra de los escraches, pero a favor de confrontarlos cara a cara.

05-08-2022 11:36

¿Libertad de expresión o agresión? El reciente escrache a políticos volvió a poner el tema sobre el tapete luego de los confrontamientos públicos ante ciertos funcionarios. Uno de las personas que protagonizó uno de ellos, es Federico Montes, vecino del barrio de Boedo quien interpeló al diputado Eduardo Valdés, a quien tildó de "soberbio" y este viernes dialogó, vía móvil, en Modo Fontevecchia (Radio Perfil FM 101.9 y Net TV). "Agresión es la corrupción y que los chicos no coman todos los días", expresó el vecino.

Por otra parte, también dio su testimonio la vecina de Cristina Fernández de Kirchner, Ximena de Tezanos Pinto, quien destacó que los dirigente políticos están "escindidos de la realidad" y que las personas "no tienen por que tolerarlo". Asimismo opinó que las convocatorias son "un modo para demostrar el repudio" y remarcó: "El escrache tiene una intención de organización y de hacer un daño. Nuestra intención no es dañar, sino que es un derecho que tenemos los ciudadanos de ejercer el control". 

Corina Paset (CP): Vamos a conversar con algunos vecinos que fueron protagonistas en esta semana clave para la política argentina. Estamos con Federico Montes, es un vecino que le hizo sentir su malestar a Eduardo Valdés.

La verdad es que estamos cansados de las dirigencias políticas que se creen superiores al resto. Sale Eduardo Valdés de C5N con una soberbia, es un vacunado vip y es una persona que deja mucho que desear en una Argentina que está sufriendo un 60% de inflación y 50% de pobres. Uno dice lo que piensa y no lo veo como un escrache, la gente está harta y ellos se manejan con total impunidad por las calles.

¿Se reúnen con los vecinos? ¿Está armado?

Si, los vecinos te avisan que hay una actividad. La otra vez en la Casa Rosada, nos avisaron y nos acercamos a reclamar pacíficamente. No somos de ningún partido político, es en general. La gente no se tiene que callar más. Los políticos son empleados nuestros y nosotros tenemos que expresarnos. Desde la democracia para acá, nadie cumple. 

A Valdés lo conozco, él es de Neuquén y yo soy de Río Negro, y es un personaje siniestro que lamentablemente es defendido por el Vaticano. No dicen nada de las irregularidades de los vacunatorios vip y de muchas cosas que pasaron en Argentina en el último tiempo.

¿Cómo sería el protocolo que demarca la diferencia entre el escrache y el derecho constitucional de peticionar?

El límite es la agresión fìsica, ese el que tenemos todos. Y estoy de acuerdo en hacerles saber las cosas con las que no cumplieron. Valdés siempre fue soberbio y no declara las cosas como corresponde, no es una persnona humilde, sencilla y honesta. Lo que decimos los vecinos autoconvocados es: "Se les terminó el tiempo. Hay que concretar lo que dicen en campaña". La democracia es el mejor sistema que tenemos.

Eduardo Valdés: "Con los tiempos que se vienen, la próxima fórmula presidencial va a tener a una mujer y a un hombre"

¿Cuál es su relación con la violencia no física? Porque evidentemente hay violencia verbal y psicológica. ¿Dónde coloca el límite de lo que no es fìsico sino simbólico de la misma? 

Agresión es la corrupción y que los chicos no coman todos los días. Va por otro lado y no es decirle que es un delincuente. No compraron vacunas Pfizer por una cuestión ideológica, cuando a la gente no le importaba eso y quería ser vacunada. De lo contrario, no tendríamos los 130 mil muertos que tenemos por la pandemia. 

El manejo de la pandemia fue muy malo y Valdés salió a hablar muy suelto de cuerpo como si nada hubiera pasado. La corrupción es una forma de violencia: ser corrupto es ser violento.

Cuenteme cómo es el sistema de vecinos autoconvocados. ¿Cómo se autoconvocan?

A través de un chat o redes sociales. Nos avisan y nos convocamos para reclamar o exigir si hay algo que no nos parece correcto. El otro día se mezcló todo. Los antivacunas con los que reclámabamos por la economía que no da para más.

La vecina de Cristina Kirchner cerró todo y colgó la bandera #EstamosHartos

¿Ustedes no tuvieron nada que ver con el acto de violencia hacia el auto de Sergio Massa?

No. Repudiamos totalmente lo que le ocurrió. Uno puede estar de acuerdo o no, pero esa no es la forma. Estamos en contra de la violencia física.

¿El escrache como derecho?

En otro móvil de Modo Fontevecchia, se pudieron escuchar las palabras de unas de las referentes del movimiento de vecinos autoconvocados, la vecina de CFKXimena de Tezanos Pinto, que junto a varias personas se organizan para interceptar a los dirigentes políticos y expresarles su repudio. 

¿Cómo surgió la idea de vecinos autoconvocados y si es correcto que usted es la mentora?

De lo que soy responsable es de que los ciudadanos nos sintamos emancipados. Venía con un espacio llamado Ejercicio Ciudadano, el formato es el mismo. Es una invitación a nosotros, pueblo manso y tranquilo, a pensar las herramientas que tenemos para convertirnos en ciudadanos, para hacernos cargo de las potestades que tenemos.

Votar cada dos años es un acto con mucho espacio en el tiempo. La solución te la dan las personas en el gobierno y la política tiene un esquema de barreras complicadas. Los ciudadanos, que somos los soberanos en una República, nos vemos obligados a elegir al menos malo y le damos un cheque en blanco para que hagan lo que se les da la gana. 

No es que haya generado a un grupo de vecinos autoconvocados sino que, cada vez que conozco a alguien, conversamos sobre que elegimos con el voto, con lo que compramos, con el control de la televisión, con las redes con las que tenemos mucha llegada. Con el tema de la libertad de prensa, que después derivó en una libertad de expresión, hoy los ciudadanos tenemos libre comunicación ya no necesitamos que nos de el Estado la libertad, la ejercemos. Tenemos modos recursivos de comunicarnos. Hay un ida y vuelta para coordinar acciones

No puede ser que éstas personas hagan una fiesta como si hubieran tenido un logro cuando en realidad son el mismo Gobierno que están desde siempre. Están con esta cosa psicótica, escindidos de la realidad, pero no significa que nosotros lo tengamos que tolerar. Un modo que tenemos para demostrar que no toleramos estas cosas es presentar nuestro repudio. Yo no acepto cuando me dicen que los escracho porque el escrache tiene una intención de organización y de hacer un daño. Nuestra intención no es dañar, sino que es un derecho que tenemos los ciudadanos de ejercer el control y decirle "señor usted está desnudo y eso que está haciendo no está nada bien". 

Detuvieron al hombre que insultó y amenazó a Cristina Kirchner en una protesta

Hace un momento entrevistamos a Federico, de Vecinos Autoconvocados, y hablamos sobre el límite de la violencia física, pero también, de la simbólica. La Constitución plantea el derecho a peticionar pero las formas de llevarlo no deben generar amedrentamiento. Lo mismo hay que pedirle a los funcionarios. Respecto al momento en el que Malnatti, el periodista, entrevista al hombre que había golpeado el auto de Massa. ¿Comparte conmigo que está mal golpear el auto del ministro de economía, así como agredir periodistas en la calle?

Si lo ponemos de manera sesgada, por supuesto que está mal recurrir a la agresión para resolver un conflicto. Creo que Malnatti se ha sesgado ubicándose en un lugar de juzgar a una persona que vive de planes y está agobiada. Los gobiernos nos vienen generando un entorno de incertidumbre por la inflación del 50% porque es imposible planificar y así uno nunca se relaja.

Estamos en estado de alerta permanente para ver si llegamos a fin de mes o no. Este señor que abolló el auto de Massa, dijo que tiene hijos. Malnatti se arroga la potestad de hacer un juicio sin nada de empatía. Desde esos discursos, muchas veces los periodistas ponen en la agenda como que eso está bien.

Con la desigualdad que hay, ante la ley, argumentarle eso a una persona que está al borde de las lágrimas, hay que verlo como un exabrupto. Hay una frase que dice que el poder de los otros reside en tu propia virtud. Si yo soy honesta, respetuosa del espacio ajeno, si me invaden, me corro y si el otro avanza, me vuelvo a correr, pero si tengo un precipicio, tengo un dilema que al otro no afecta porque me atropella, entonces, para salvarme, empujo al otro. El punto de equilibrio para ponerle un parate al otro y frenarlo con fuerza sin lastimarlo es algo que lleva tiempo. 

CB BL PAR