martes 05 de julio de 2022
MODO FONTEVECCHIA Odio de género

Franco Torchia: “Para la sociedad, la caída del binarismo de género es una amenaza a la vida”

El periodista y referente del movimiento LGBTIQ+ habló en una entrevista con Jorge Fontevecchia y se refirió a los crecientes ataques y crímenes de odio en contra de esta comunidad. Mirá la entrevista completa.

18-05-2022 13:11

Franco Torchia, periodista y referente de los movimientos LGBTIQ+, mantuvo un diálogo en Modo Fontevecchia (Radio Perfil y Net TV) y destacó que todo lo opuesto al binarismo de género es percibido como una “amenaza a la vida”. “El discurso tiene una capacidad asesina importante”, expresó.

El último informe del Observatorio Nacional de Crímenes de Odio de la Defensoría del Pueblo registró 57 crímenes de odio en el primer semestre de 2021. ¿A qué lo atribuís?

Las atribuciones son múltiples.  Esos números son oficiales, aunque estamos habilitados a imaginar otros tantos ataques y crímenes, además de otras formas de violencia crecientes a lo largo y ancho del país. Se atribuyen a esto que llamamos odio, porque aún no le hemos encontrado una categoría mejor. Puede obedecer a algo del orden sentimental, pero básicamente tiene que ver con razones ideológicas vinculadas al rechazo.

Existen discursos políticos y periodísticos que tienden a la eliminación de cualquier subjetividad vista como diferente. Ese otro es percibido como una alteridad insoportable y, sobre todo, como una amenaza de desorden. En buena parte del mundo y en la Argentina hay una fantasía, por momentos subrepticia y, por momentos, más expuesta, de que el orden es restituible a partir de orden de género. Para la sociedad, la caída del binarismo de género es una amenaza a la vida. Esto se ve, con mucho énfasis, en determinadas sociedades, como por ejemplo en Rusia. En menor medida, y con ambigüedad, también lo vemos en otros países más allá de los marcos legales.

Un nuevo ataque homofóbico en la noche porteña generó el repudio de la comunidad LGBTIQ

¿Tiene que ver con este surgimiento de la extrema derecha como Jair Bolsonaro, Donald Trump y los libertarios?

Las relaciones nunca son directas. Uno puede rastrear con bastante facilidad como por ejemplo con Bolsonaro en Brasil, desde antes de Bolsonaro, se registraban en los números oficiales aproximadamente un crimen de odio por día hacia personas LGBTIQ+. Hay efectivamente algo que es atribuible a las gestiones del gobierno concretas y a ciertos discursos que empiezan a ser discursos más amplificados y resonantes que antes y sin embargo están ahí agazapados y presentes.

El discurso tiene una capacidad asesina importante, pero no es fácilmente rastreable el modo en el que ciertas palabras son capaces de matar a cierto tipo de personas. Es una relación que muchas ciencias tratan de precisar.

Un compañero de Messi se negó a usar una camiseta en contra de la homofobia

En el mundo hay sectores neorreaccionarios que reaccionan nuevamente en contra de la desestructuración de género pero porque hay una ilusión según la cual, allí donde no se cae el género y las prácticas sexuales vuelven a ser tradicionales, hay una sociedad que vuelve a ser armónica. Hay una idea de orden social, económico y político que está atada al género.

Esa es la clave de lectura para interpretar buena parte de estos movimientos que se agarran con la población LGBTIQ. Avanzan sobre estas comunidades antes que por otros sectores subalternizados como los migrantes o las mujeres. La población LGBTIQ+ en el mundo está proponiendo una caída definitiva de los patrones sexuales y genéricos y eso resulta amenazante.

Mencionaste que a esto lo llamamos "odio" porque no le encontramos un término mejor, pero ¿homofobia no sería un término más ajustado que odio?

Es una discusión interminable. Creo que las fobias por definición tienen que ver con la psicología tradicional, el psicoanálisis. Resultó en un momento insuficiente. A partir de ciertas tendencias estadounidenses, buena parte del mundo abrazó la categoría odio, pero a su vez esta tiene algunos problemas. 

Insisto, no creo que hayamos encontrado un término que dé cuenta del intento de destrucción ideológica, en un sentido de construcción del mundo. Es una palabra que tiene muchas virtudes, entre esas es breve, incluso en otras lenguas, entonces es una categoría que "camina" un poco más que la fobia. El término homofobia es muy individual, el odio tiene un rasgo social.

CB PAR