sábado 13 de agosto de 2022
MODO FONTEVECCHIA INTERNA OFICIALISTA

Graciela Camaño: "Alberto no tenía, ni tiene, estatura para ser Presidente"

La diputada del bloque del Consenso Federal dialogó con Jorge Fontevecchia sobre la disputa por el poder entre Alberto Fernández y Cristina Kirchner, y expresó: "Gracias a Dios no estoy en la cabeza de Cristina". Mirá la entrevista completa.

07-07-2022 11:29

La diputada Graciela Camaño conversó con Jorge Fontevecchia en Modo Fontevecchia (Radio Perfi FM 101.9 o Net TV), y opinó sobre la coalición entre el kirchnerismo y Sergio Massa. Expresó que en la Argentina "las alianzas electorales se hacen juntando el agua con el aceite".

¿Es posible la hipótesis de que Cristina Kirchner no olvide nunca que Stolbizer fue parte de la alianza de Sergio Massa en las elecciones del 2017, cuando ella presentó las denuncias de corrupción contra Cristina?

No estoy en la cabeza de Cristina, gracias a Dios. Pero imagino que las agresiones son difíciles de olvidar. Uno trata a veces de tomar el camino más conveniente y entonces deja de lado las agresiones, pero son cosas que la han puesto en una situación incómoda. Habrá que ver cómo lo toma y cómo lo usa ella. Yo soy media rencorosa y creo que todo tiene que ver con la personalidad.

¿Puede ser que no sea una contradicción insalvable hacer una alianza con Massa pero sí sea una contradicción insalvable darle la conducción total del Gobierno?

Creo que tenemos que poder superar el análisis de los sentimientos mezquinos, que todos los dirigentes políticos hacemos y tenemos a la hora de elaborar un proyecto de poder, y verificar qué sucede cuando la dirigencia política accede a ese poder. El problema serio que tiene nuestro país es que las alianzas electorales se hacen juntando el agua con el aceite, y después es muy difícil superar las diferencias, y esto a nosotros nos viene ocurriendo desde la Alianza cuando, por no superar las diferencias, el vicepresidente renuncia a un Presidente que también estaba muy debilitado, abandonado por su propia estructura, y empezó la debacle del 2001.

Por ahí empieza la imposibilidad de los dirigentes políticos de solidificar ese otro primer proceso que estuvo vinculado con Alfonsín y Menem, en donde sí la dirigencia política tuvo una actuación totalmente distinta, y donde teníamos la alegría de creer que íbamos consolidando democracia para la gente. Creo que esta etapa hay que superarla a como de lugar, porque las diferencias siempre van a estar, pero cuando se olvidan de los problemas de la gente ahí tenemos un problema serio.

Hoy estamos en una coyuntura, con un Presidente debil, y sin la estatura que requiere un país con tantos problemas, y me parece que Alberto no tenía la estatura para ser Presidente. Y encima la alianza se intenta resolver constantemente, tironeos que se dan unos y otros, y creo que deriva a un problema serio. 

En plena crisis económica y política, Cristina Kirchner reapareció con una cartera de US$ 1.890

En ese sentido, el domingo todos los canales de noticias anunciando cambios en el Gabinete, y uno supone que ya que el Presidente estaba con el móvil de C5N debían tener una información privilegiada, y daban a Massa como jefe de Gabinete, y luego no sucedió. ¿Es lógico inferir que pasó algo en el medio?

Es parte de esa pelea que tiene el Gobierno, pero el problema más serio es que nos quedamos en el análisis del comportamiento coyuntural de los políticos. Nosotros tenemos un problema muy serio que es el tema energético que invertimos todos los argentinos a la raíz del desacierto en la política energética.

Estos no son temas menores, son temas que en cualquier país del mundo es un escándalo, el retiro de los funcionarios, el replanteamiento de la gestión, y acá pasa como sin penas ni gloria, miramos tontamente el valor del dólar blue, y parecería ser que ese es el latido del corazón de nuestro país, cuando en realidad vos levantas la colcha y te encontrás con pequeños y grandes problemas vinculados a la gestión que deberían ser las cosas que deberíamos exigir que se resuelvan, porque las consecuencias son graves.

Pero la que más me provoca reflexión es un nivel de pobreza, porque el nivel de postración no documentado nos acostumbra a que el argentino tenga que vivir de la changa, y la verdad es que eso hace que retroceda la sociedad. Yo vivo en un barrio del conurbano bonaerense, y alcanzo a visualizar, en vivo y en directo, qué significa que un trabajador que se levanta a las seis de la mañana, que cumple doce horas de trabajo, que viaja de cualquier forma para llegar y volver e insume la mitad de su vida prácticamente para tratar de conseguir su plato de comida en la mesa, es pobre.

Es decir, no llega a colmar las expectativas mínimas de su alimentación, y eso nos pasa hace muchos años. Entonces el dólar blue tapa la realidad de cientos de argentinos para no hablar de los pauperizados que ya bajaron los brazos y se vive como se puede. No estamos llevando adelante los debate serios para saber cómo se encamina el país, y la falta de diálogo es una desgracia. Yo digo que estamos obligados a dialogar, no tenemos la opción del diálogo. 

GA PAR