miércoles 25 de mayo de 2022
MODO FONTEVECCHIA Consejo de la Magistratura
05-04-2022 11:08

Juan Carlos Cassagne: "Hay una tensión permanente entre la política y la justicia"

El presidente de la Academia Nacional de Derecho y Ciencias Sociales de Buenos Aires alertó sobre el peligro de incidir en la elección de jueces e insistió en que hay que “reforzar la Justicia”, porque es la que garantiza la democracia.

05-04-2022 11:08

En diálogo con Jorge Fontevecchia, Juan Carlos Cassagne, presidente de la Academia Nacional de Derecho y Ciencias Sociales de Buenos Aires, se refirió respecto del Consejo de la Magistratura y advirtió que es fundamental defender los principios que establecen la separación de poderes para garantizar la democracia. Además remarcó: “Cómo vamos a proclamar la independencia si después estamos designando jueces”. 

JF: Cuéntenos su visión de lo que está pasando con lo del Consejo de la Magistratura...

Allí está faltando un objetivo fundamental de la Constitución que es la unión nacional que se ha perdido por completo. Se lo está sometiendo a una serie de vaivenes políticos que no merece ser tratado de esa manera. Creo que deberían respetarse todos los postulados del estado de derecho fundamentalmente, y sobre todo la separación de poderes. Y en ese órgano es fundamental que participe la Corte Suprema de Justicia en su máxima jerarquía. Yo creo que nuestra academia no se puede  entrometer en las cuestiones políticas, pero sí opinar en aquellos aspectos institucionales que hacen al perfeccionamiento del régimen legal del país.

JF: Se conoció un tuit del ex ministro de economía Roberto Lavagna que dice: "En la Argentina no hay cuatro poderes constitucionales, sino tres, cada uno de ellos debe ser  respetado en su independencia y competencia, el Consejo de la Magistratura pertenece al área judicial y es natural que  sea presidido por el presidente de la Corte Suprema de Justica de la Nación". ¿Coincide en su opinión con la de Lavagna?

Consejo de la Magistratura: entre el fallo de la Corte y la parálisis actual

Sí, yo coincido plenamente. Por ahora es una opinión personal porque la Academia no se ha pronunciado sobre ese punto. Creo que esa es la forma de preservar la independencia del Poder Judicial y la separación de poderes. La independencia del Poder Judicial ha sido siempre un principio fundamental en los movimientos tendientes a mantener las libertades y los derechos de las personas. 

JF: ¿Se podría decir que hay una tendencia siempre a que sea la Justicia aquella que no tenga esa autonomía en todos los regímenes  políticos en los últimos 500 años? ¿Usted ve esa tensión entre la política y la Justicia ?

Desde luego, hay una tensión permanente entre la política y la justicia, que hoy en día se ha mezclado con las ideologías. Yo creo que en Latinoamérica hay que reforzar la Justicia porque esa es la base de la garantía de la democracia, sino vamos a caer siempre en el autoritarismo. Por eso siempre nos hemos opuesto a los Tribunales Administrativos porque nos parece que de esa forma se influye por medio de la política sobre las decisiones de los que tienen que juzgar.

Los jueces tienen que ser plenamente independientes y ser elegidos en función de condiciones de idoneidad y de moralidad. Cómo vamos a proclamar la independencia si después estamos designando jueces penales. 

JF: Su propia visión sobre la elección de los jueces en votaciones populares con cargos de una duración en el cargo finita. ¿Considera que esto es otra de las formas de reducir la autonomía de los jueces?

Desde luego que sí. Como decía Ortega y Gasset, en el artículo El Morbo de la Democracia, en el que decía que la democracia no puede servir para todo. Es un sistema de gobierno que nos hace compartir a toda una comunidad una serie de propuestas que tienen que tender a un objetivo común que es el mantenimiento de esos valores de la democracia, pero no puede servir para deformarla.

Al mismo tiempo, la institución que yo presido no podría ser objeto de un sistema de elección popular porque sería un disparate. Ortega lo precisa muy bien cuando dice que hay instituciones que deben regirse por otras reglas. 

Graciela Camaño: "En materia judicial, el kirchnerismo tiene aprensión a lo que ordena la Constitución"

JF: Me gustaría que comparta con la audiencia cómo es la  Academia Nacional de Derecho y cuáles son sus objetivos en su presidencia en los próximos tres años.

De acuerdo con nuestros estatutos, la Academia tiene tres funciones esenciales: primero estudiar las cuestiones relacionadas con el derecho y las ciencias sociales que se promuevan en su seno o se le consulten. En segundo lugar, no menor, es fomentar y difundir el estudio de la ciencias jurídicas y sociales. Para eso hacemos realizamos seminarios, instituimos premios, celebramos concursos para  elegir los mejores libros que se hayan hecho. Es una tarea de promoción constante que se hace también a través de los institutos que tiene la Academia en cada especialidad. Hay uno muy prestigioso de derecho civil que congrega no solamente a los académicos, sino también a muchos profesores de la Universidad Nacional y de universidades privadas.

Lo mismo pasa con el Instituto de Derecho Constitucional, de Derecho Empresario, es decir, de todas las grandes especialidades están contempladas allí, en ese objetivo de proponer difundir el estudio de las ciencias jurídicas y sociales. Y finalmente también buscamos de algún modo el progreso del país mediante el perfeccionamiento de su régimen legal. Por eso es que cada tanto damos nuestra opinión sobre algún proyecto de ley de significativa trascendencia porque no podemos estudiar todas las leyes que van saliendo, más en un momento de inflación legislativa, que es lo que estamos viviendo.