lunes 26 de septiembre de 2022
MODO FONTEVECCHIA EN EL CORAZÓN DE LOS ARGENTINOS

Murió Balá: el reconocimiento y últimas apariciones del genial humorista infantil

Carlitos Balá trascendió generaciones, manifestó mareos y malestares este jueves, por lo que fue internado, en el Sanatorio Güemes. En la mañana de hoy se terminó de conocer la lamentable noticia de su fallecimiento. Su legado.

En los últimos años, Carlitos Balá tuvo distintas participaciones en la televisión como en el 2017 con un homenaje en el programa de Marcelo Tinelli, Showmatch. La banda argentina Los Auténticos Decadentes lanzaron en el 2009 su propia versión del tema Aquí llegó Balá, la clásica cortina del programa de El Show de Carlitos Balá.

En el 2016 cuando tenía 91 años, el actor fue recibido por el Papa Francisco en la Ciudad del Vaticano y fue declarado en Roma “Embajador de la Paz”. La legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires lo declaró Personalidad Destacada de la Cultura, en el 2017 también fue homenajeado en la Cámara de Diputados de la Nación.

El artista, que supo trascender todas las generaciones, logrando siempre estar conectados con el público que lo conoció en sus comienzos pero también con los nuevos espctadores que iban apareciendo. Desde su inocencia, el humor sano de Carlitos conquistó a los padres, a los hijos y a los nietos de sus primeros espectadores.

El reconocido actor y humorista dedicó gran parte de su vida al público infantil, generando grandes éxitos en su carrera con frases que quedarán instaladas por siempre en la sociedad como la pregunta “¿qué gusto tiene la sal?”, "un gestito de idea", "sumbudrule" o bien tener en su programa de televisión el famoso Chupetómetro en donde miles de niños lo dejaban.

Balá fue internado a los 97 años de edad luego de sentir mareos y malestares. Es por esa razón que durante el jueves fue hospitalizado en el Sanatorio Güemes y esta mañana se terminó confirmando la triste noticia de su fallecimiento.

Carlos Salim Balaá Boglich, su nombre real, nació el 13 de agosto de 1925 en el barrio porteño de Chacarita. Hijo de un inmigrante libanés y una argentina descendiente de croatas, dio sus primeros pasos en la carrera con juegos de palabras y bromas en la línea 39, donde se ganaba el cariño de los pasajeros. Allí encontró la forma de quitarse la timidez. El resto, es historia.

BL PAR