MODO FONTEVECCHIA
NUEVO GOBIERNO

Quién es y cómo piensa el futuro titular del CONICET

El veterinario Daniel Salamone, experto en clonación, planea reducir ingresos de investigadores, aumentar la productividad y fomentar alianzas con el sector privado.

Daniel Salamone
Daniel Salamone | Argentina.gob.ar

Daniel Salamone es médico veterinario, dirige el Laboratorio de Biotecnología Animal de la UBA y es investigador del CONICET, el mismo organismo que conducirá desde el 10 de diciembre. “El clonador nacional”, como lo define Javier Milei, nació en Entre Ríos hace 63 años, hizo su residencia en el zoo porteño y se doctoró en Estados Unidos.

En 2000 volvió al país, inspirado por una charla con René Favaloro sobre la dificultad de conseguir “donantes universales” de corazones para trasplantes. Decidido a dedicar su carrera a la reproducción asistida, en 2002 formó parte del equipo que alumbró a Pampita, la primera vaca clonada de Latinoamérica. Ocho años después nació Ñandubay Bicentenario, el primer caballo. Más tarde copiaría cabras, perros, gatos, cebras y chitas.

Milei fue felicitado por la empresa que clonó a sus perros y nombraría a un experto en clonación para el Conicet

Su último desarrollo son cinco cerdos editados genéticamente, también pioneros en la región, nacidos para cumplir el deseo de Favaloro: que sus descendientes se multipliquen de a miles, y así puedan trasplantar piel, córneas o nervios a humanos. Salamone ve en la clonación un futuro próspero, donde se revierta la diabetes con una sola intervención o se preserven para siempre especies en peligro de extinción. “La naturaleza clona, crea gemelos. Nosotros encausamos esa fuerza e hicimos una tecnología”, se justificó en una entrevista con Clarín, donde también confesó su temor a las capacidades de daño de la energía atómica y de la inteligencia artificial.

¿Qué piensa sobre el CONICET y cómo imagina su futuro? Sin experiencia en gestión política, durante estos días lo definió como “la organización gubernamental más reconocida en América Latina” y negó ideas de cierre o privatización, aunque sí anticipó su intención de reducir ingresos de investigadores, además de esbozar un cambio sustancial de orientación: que los científicos prioricen la productividad y la cantidad de papers, sin excluir la posibilidad de que financien sus propios trabajos. “Cuando uno quiere hacer un proyecto de investigación, tiene que «venderlo» para conseguir el dinero”, justifica.

El presidente de YPF anunció que con el Conicet inaugurará una fábrica de baterías de litio

En contra de lo que considera “trabas regulatorias”, critica el esquema mediante el cual el CONICET tiene participación y voto en las empresas a las que aporta investigadores, ya que “asusta mucho” al sector privado. En esa línea, buscará conseguir fondos de inversión y “crear una suerte de cartera de proyectos que compitan, con un horizonte puesto en formar empresas start-up” y foco en la meritocracia.

Su otro objetivo es reforzar las investigaciones dedicadas a la vivienda, el agro y el clima. “Estamos poniendo plata en lugares que no corresponden, cuando hay gente que no está comiendo”, planteó. “Tenemos que tomar conciencia de que estamos en un país que es pobre en este momento, y debemos dar una mano”.

MVB JL