domingo 14 de agosto de 2022
MODO FONTEVECCHIA UNA BAJA CONSIDERABLE

Tiempo de descuento para Agustín Rossi en Boca: ¿es la hora del adiós?

Al arquero atajador de penales del Xeneize le vence su contrato en junio del 2023 y las negociaciones estarían frenadas, ya que hay diferencias económicas en lo que él desea cobrar y el club pagar. ¿Conflicto en puerta? El jugador está cómodo, pero también desea pegar el salto a a Europa a sus 26 años.

Cada movimiento en el mundo Boca da que hablar por la situación delicada que se vive puertas adentro en el club. A pesar de que falta un poco más de un año para que culmine el contrato de Agustín Rossi, la certeza de que se llegue a un acuerdo para extender el vínculo con el arquero no será tarea fácil. Así en Boca una de las principales tareas es seducir a su arquero héroe en los penales para que se quede a defender el buzo del club de la Ribera.

Sumada a la presunta salida de Carlos Izquierdoz aparece el apellido de Rossi, dos figuras importantes del Xeneize. No solo partirían estos dos jugadores, sino que a lo largo del primer semestre el club ya se desprendió de futbolistas importantes: el último en abandonar el club por la puerta de atrás fue Eduardo “Toto” Salvio.

Antes de la salida del ex Benfica, dejaron las instalaciones Cristián Pavón, Lisandro López y Julio Buffarini. En consecuencia, el que se perfila para engrosar esa lista es nada menos que Agustín Rossi, pieza clave en muchos partidos y sobre todo campeonatos que estuvieron en sus manos.

Así el plan retener a Rossi está en marcha. La situación contractual del arquero es la siguiente: el contrato del 1 tiene vigencia hasta el 30 de junio de 2023 y las negociaciones por su renovación están más que estancadas. Con una situación económica apretada, por eso se dio la salida de Salvio, el Consejo de Fútbol ya le acercó una oferta al guardameta de 26 años.

Sin cumplir las pretensiones de Rossi, este presentó una contraoferta de la cuál aún no recibió respuesta. La principal traba, claro está, es la diferencia económica. Respecto a los números que pretende uno y otro hay dos factores clave que condicionan la negociación.

Sebastián Battaglia sumó un interesado luego de ser despedido en Boca Juniors

En primer lugar, aparecen los tiempos del mercado. Hay una ventana hasta fin de año, para acordar un nuevo vínculo, y en casos como este suele ser la última. Es decir, cuando a un futbolista le restan seis meses de contrato no hay mucho margen a la conversación. En segunda instancia aparece la polémica dinámica para abordar estas negociaciones por parte del Consejo de Fútbol. La estrategia del círculo encabezado por Riquelme es esperar a último momento para tomar decisiones y a su vez mostrar una postura inflexible.

Por el momento el plan de retención está difícil. El Consejo hizo una oferta inicial que el futbolista consideró insuficiente. La contrapropuesta pegó un salto importante acorde a lo determinante que fue el arquero, a su importancia para el equipo. Y en parte, también, porque parte de un valor de contrato muy bajo para un jugador de primer nivel como Rossi.

Si bien el arquero tiene intenciones de seguir, por un lado, debido a lo asentado que está en el primer equipo y el apoyo que recibe de la gente, el joven arquero tiene ganas de pega el salto a Europa. Su edad y las condiciones que tiene se lo permitirían sin lugar a duda. Los números de Rossi hablan por sí solos, sobre todo en la pena máxima: el arquero, hasta el momento xeneize, detuvo 15 penales de los 50 que le patearon en Boca.

Fueron 11 en tiempo regular, atajó siete, y 39 por tanda de penales de los cuales evitó que sean gol 13. Número infernales para un portero que se metió entre los arqueros más atajadores de penales en la historia del club: Rossi es el cuarto arquero con más penales atajados en la historia de Boca (sumando tandas y tiempo regular) con 15 igualando a Orión (15) y siendo superado por Navarro Montoya (20) y Abbondanzieri (24).

Sufre Riquelme: Boca Juniors esperan una oferta millonaria por una estrella del club

En síntesis, en Boca comienzan con el plan renovación Rossi, el cual necesita que se acelere o si no se le abre las puertas a una nueva novela en el Xeneize, que, siguiendo los ritmos de los últimos tiempos, los finales no son felices.

BL PAR

 

En esta Nota