OPINIóN
Elite

Bilderberg 2023: los dueños del mundo en una reunión secreta en Lisboa

En medio de un gran secretismo, la OTAN, la CIA, el M16, corporaciones bancarias, líderes políticos, académicos y de medios se reúnen para decidir qué rumbo político y económico le darán al planeta

conferencia de prensa en la Fundación Gulbenkian en Lisboa
Sacerdotes de la Iglesia católica portuguesa escuchan los hallazgos presentados por una comisión independiente para el estudio del abuso sexual de niños en la Iglesia católica portuguesa | Agencia Afp

Líderes políticos mundiales, CEO’s de corporaciones como Microsoft y Google, banqueros, el secretario general de la OTAN, directivos de la CIA y un ya casi centenario Henry Kissinger, se reúnen en Portugal en un club elitista del que pocos medios hablan, a pesar del enorme poder que ostenta.

Entre el 18 y el 21 de mayo, se lleva a cabo la 69º reunión del Club Bilderberg, el selecto grupo fundado por David Rockefeller en 1954. Eminentemente elitista, más aún que el Foro Económico Mundial de Davos, Bilderberg planifica los lineamientos políticos y económicos que habrán de instrumentarse en buena parte del planeta, en medio de un llamativo silencio mediático. 

Los encuentros Bilderberg sirven a la élite de Occidente para coordinar sus acciones estratégicas, así como también para diseñar las narrativas con las que las mismas serán presentadas y legitimadas ante el público.

En Bilderberg, confluyen sectores militares, de inteligencia, corporaciones bancarias, líderes políticos, académicos y grupos de medios. Para comprender cuáles de entre ellos tienen mayor relevancia en la toma de decisiones, resulta crucial distinguir quiénes son los invitados y organizaciones que solo asisten esporádicamente, de aquellos que se han mantenido con asistencia perfecta a lo largo de las últimas siete décadas. 

De esta manera encontraremos que el Alto Mando de la OTAN (en esta ocasión representado por su secretario general, Jens Stoltenberg) y los servicios de inteligencia, como la CIA norteamericana y el MI6 británico, son los participantes que nunca han faltado, en definitiva los encargados de la planificación estratégica de largo plazo. 

Por la Antártida y el Ártico, se acelera la carrera entre las grandes potencias

Junto a ellos, ha sido constante la presencia de los principales bancos globales, accionistas de todo el armado corporativo global. En un escalón inferior se encuentran grupos industriales, mediáticos, farmacéuticas, etc. Con la asistencia menos frecuente, aparece el sector político y el académico.

Siendo así, va de suyo deducir que las estrategias y lineamientos de largo plazo corren por cuenta del aparato bélico occidental y que sus sistemas de inteligencia, los que gozan de la estabilidad de sus funcionarios en sus cargos, discurren a lo largo de décadas.

Estos estamentos de planificación son complementados por los diseños particulares en cada rubro de los distintos monopolios u oligopolios corporativos, y por último, la ejecución concreta en cada nación corresponde al sector político, el que además actúa, en rigor de verdad, como fusible ante el posible descontento de la población, la que luego podrá elegir o descartar a sus “representantes” en elecciones.

Un dinosaurio se mete en la ONU y critica a las potencias que derrochan en energías fósiles

La edición Bilderberg 2023 cuenta con la presencia del ya casi centenario Henry Kissinger (cumple 100 años este 27 de mayo), y alrededor de 130 participantes de 23 países. 

Los invitados al selecto club incluyen a algunos de los empresarios más portentosos en cuanto a su influencia en este momento: el ex CEO e histórico ejecutivo de Google/Alphabet, Eric Schmidt; el presidente y CEO de Pfizer, Albert Bourla; el CEO de Microsoft, Satya Nadella; el CEO de OpenAI (desarrolladora de ChatGPT), Sam Altman; el CEO de Deepmind (IA), Demis Hassabis; el presidente de la junta de Deutsche Bank, Paul Achleitner; el presidente de Goldman Sachs International, José Manuel Barroso; el CEO de British Petroleum, Bernard Looney; el CEO de la petrolera Total Energies, Patrick Pouyanné; el ex director general de Shell, Ben van Beurden.

Todo el dinero del mundo en sus manos: quiénes son las 10 personas más ricas en 2023

Pero eso no es todo, también están el presidente de la histórica banca Wallenberg, Marcus Wallenberg; el presidente del Grupo Planeta, José Creuheras; la directora ejecutiva de Banco Santander, Ana Botín; el presidente del Foro de Davos, Børge Brende; la editora en jefe de The Economist (propiedad de la tricentenaria banca Rothschild), Zanny Beddoes; y la asesora de la Reserva Federal de los EEUU, miembro del influyente Council on Foreign Relations y quien ejerce la presidencia del Museo de Arte Moderno de Nueva York, Marie-Josée Kravis.

Desde el campo de la política, participan: Josep Borrell, vicepresidente de la Comisión Europea; Roberta Metsola, quien preside el Parlamento Europeo; Mark Rutte, primer ministro de Holanda; Sanna Marin, primera ministra de Finlandia; Mette Frederiksen, primera ministra de Dinamarca; Chrystia Freeland, viceprimera ministra de Canadá; Garry Kasparov, opositor ruso; Dmytro Kuleba, ministro de Relaciones Exteriores de Ucrania; entre otros.

Junto al mencionado secretario general de la OTAN, Stoltenberg, participa un nutrido grupo del campo militar y de inteligencia: Avril Haines, directora de Inteligencia Nacional de los EEUU y ex directora adjunta de la CIA; Christopher Cavoli, Comandante Supremo Aliado en Europa de la OTAN; Bernard Émié, director del servicio de inteligencia de Francia (DGSE); Tarun Chhabra, director de Tecnología y Seguridad Nacional, del National Security Council de EEUU; Jeremy Fleming, ex director del servicio de inteligencia del Reino Unido GCHQ; y John Sawers, ex director del MI6 británico, entre otros.

El año en que Mark Zuckerberg dejó de estar entre los 10 hombres más ricos de EE.UU.

Como ocurre en cada ocasión, el club elitista analiza las problemáticas estratégicas más acuciantes que preocupan al poder global. 

Enmarcados en graves problemas sistémicos, como la guerra en Ucrania entre Rusia y la OTAN, los desafíos al liderazgo de EEUU por una creciente desdolarización de los intercambios comerciales entre países, y la crisis económica que ha llevado a la quiebra de importantes bancos, los grandes tópicos que se abordan en esta edición, por comisiones, son:

- Inteligencia Artificial
- Sistema bancario
- China
- Transición Energética
- Europa
- Desafíos Fiscales
- India
- Política Industrial y Comercio
- OTAN
- Rusia
- Amenazas Transnacionales
- Ucrania
- Liderazgo de EEUU

Es menester recordar que la primera reunión Bilderberg se realizó entre el 29 y el 31 de mayo de 1954 en el hotel del mismo nombre en Oosterbeek, Holanda, perteneciente a la Corona de Holanda. Entre sus fundadores estuvieron: el príncipe Bernardo de los Países Bajos, el patriarca petrolero y banquero David Rockefeller, y el lobbista ligado al MI6 británico, Joseph Retinger. 

Como puede verse, ya desde un primer momento, Bilderberg se planteó unir al poder corporativo y político con los planeamientos estratégicos de las áreas de inteligencia y militar.

Aunque buena parte de cientistas sociales y politólogos jamás hayan escuchado de Bilderberg, ni se hayan encargado nunca de investigar y publicar estudios académicos sobre el grupo, más acostumbrados quizá a realizar estudios teóricos de manera abstracta sobre la forma en la que funciona el poder en el mundo (muchas veces diluyendo sus verdaderas estructuras), lo cierto es que 130 personas que nunca atravesaron procesos electivos democráticos, son las que terminan en la práctica tomando las decisiones estratégicas que luego repercutirán irremisiblemente con fuerza en la realidad concreta en la que vivimos los 8000 millones de habitantes de este planeta. 

Así se dirige de facto al mundo, a la vista, pero ante el silencio de todos.

* Periodista, director del sitio Kontrainfo.com