miércoles 04 de agosto de 2021
OPINIóN Columna de la USAL
14-07-2021 11:23

Claves para la recuperación de las Pymes latinoamericanas en la era del Covid-19

Para que el sector pueda superar el duro revés que sufre por los vertiginosos cambios que provoca el Covid, necesita enfocar ejes de acción, los cuales solo pueden ser integrados a través de la sinergia positiva de cámaras empresariales.

14-07-2021 11:23

Latinoamérica, rica y diversa, posee un enorme espíritu emprendedor y para expandirlo es preciso reconocer el valor de las pymes. Pero sobre todo, son los mismos emprendedores y empresarios los que deben asumir su importancia, así como los problemas estructurales que deben enfrentar y la necesidad de revalorizar su propio lugar en el escenario económico.

Para que el sector pyme pueda superar el duro revés que sufre por los vertiginosos cambios que provoca el Covid-19, necesita no solo una clara evaluación de la situación general, sino, fundamentalmente, poder enfocar ejes de acción, los cuales solo pueden ser integrados a través de la sinergia positiva de cámaras empresariales.

Pymes: ya pueden solicitar créditos para inversión productiva con tasas de hasta el 22%

En perspectiva global, los organismos internacionales de financiamiento prevén para el 2021 un crecimiento de la economía mundial del 5,6%. Sin embargo, ese acelerado rebote será desigual, especialmente en Latinoamérica y el Caribe, cuya previsión es del 3,4%. Esto refleja debilidades estructurales del sector productivo, potenciadas por una inequitativa distribución de vacunas, que afecta aún más la recuperación de la actividad.

En la región las pymes son un actor fundamental en la generación de empleo y un proveedor clave de bienes y servicios para una inmensa porción de la población. En su conjunto concentran el 60% del empleo formal y representan alrededor del 99,5% de las empresas, de las cuales el 88,4% son microempresas, mientras que el 9,6% son pequeñas y el 1,5% son medianas empresas. Es decir que el 60% de los latinoamericanos trabaja en empresas de menos de 5 empleados.

Pero hay un dato que revela una enorme dificultad estructural de sostener los emprendimientos: el 45% de las empresas no llegan a su segundo año, lo que implica desaprovechar esfuerzos y riqueza, destruir capacidad instalada y asumir la consecuente pérdida de capital a largo plazo.

Cuáles son los nuevos topes de facturación de las empresa Pymes

A todo esto se suma la existencia de niveles de productividad crónicamente bajos. Para tener una idea, las pymes latinoamericanas aportan el 25% del PBI, mientras que las europeas aportan alrededor del 50%. En el caso de las exportaciones, que refleja el nivel de competitividad global de las empresas, en nuestra región solo el 10% exporta su producción, y en el caso europeo la cantidad de pymes exportadoras asciende al 40%.

Las secuelas de la pandemia en Latinoamérica se expresan en una enorme pérdida de más de 2 millones y medio de empresas. En este contexto, se suma el deterioro social por la pérdida de empleo y de la escolaridad, el incremento de deuda y la mayor vulnerabilidad financiera de las pymes, el incremento de la informalidad y el autoempleo, la pérdida de competitividad y de mercados y la caída de la inversión, entre otros problemas.

Las Pymes combatimos la inflación con más producción e inversión

Todo esto lleva a pensar que es necesario definir estrategias públicas y privadas con participación del sector pyme, que fortalezcan la región en esta coyuntura con mirada de largo plazo, dado que es importante promover un contexto económico e institucional que reduzca incertidumbres.

Pero las pymes no pueden quedar fuera del debate y de la acción concreta. Para poder avanzar en ese proceso es necesario implementar políticas públicas de desarrollo atendiendo a la diversidad de sectores, la escala de las empresas y requerimientos más particulares. que tengan por objetivos:

Incentivar el diálogo institucionalizado y permanente entre el sector público y las centrales de representación sectorial. Los empresarios pyme y emprendedores que quieran triunfar en este escenario deben trabajar muy seriamente en el trabajo colaborativo con otros empresarios, profundizando una cultura de cooperación para generar producción de mayor calidad y más impacto positivo en el desarrollo de negocios.

Unicornios y PyMEs es el camino 

Fortalecer la competitividad sistémica con políticas públicas concertadas a largo plazo orientadas al financiamiento para la innovación, la transformación digital y productiva; la generación de empleo de calidad y la reducción de los altos niveles de informalidad; la formación de capital humano y la educación financiera; la reducción de las asimetrías institucionales; la facilitación del entorno operativo y la simplificación de procedimientos públicos.

Fortalecer los procesos de integración regional y cooperación ya iniciados, y su profundización conjunta para posibilitar el acceso a los mercados y la internacionalización de las empresas, ampliando las relaciones económicas internacionales con otros espacios regionales, especialmente teniendo en cuenta el nuevo orden económico internacional emergente post pandemia y el ascenso de Oriente como polo de desarrollo global.

Latinoamérica y el Caribe es uno de los espacios más afectados económica y socialmente por la pandemia. Tanto el estado como los empresarios deben emprender un esfuerzo conjunto para la recuperación de la economía regional.

 

* Claudio Blanchart. Director del MBA de la Universidad del Salvador.