viernes 01 de julio de 2022
OPINIóN opinion

El silencio de los ausentes

11-06-2022 05:13

Alberto Fernandez, en nombre de la CELAC afirmó, en la Cumbre de las Américas, “el silencio de los ausentes nos interpela”.

Se refería a los dictadores de Cuba, Venezuela y Nicaragua.

Pero hay otros ausentes: los millones de cubanos, venezolanos y nicaragüenses que faltan de sus casas porque debieron tomar el camino del exilio o porque están en las mazmorras de Díaz Canel, Maduro o el dúo Ortega Murillo, donde sufren torturas y humillaciones.

También hay ausentes de sus hogares en Georgia, Chechenia, Siria y ahora Ucrania y la propia Rusia, todos ellos víctimas de su “amigo” Vladimir Putin, ese al que le fue a abrir a la Argentina  “como puerta de América Latina”.

Más de seis millones de mujeres y niños han tenido que huir a los países de la Unión Europea.

Las tropas del Kremlin violan mujeres, matan pibes, bombardean hospitales y guarderías. Incendian ese trigo que el mundo necesita para evitar hambrunas.

Esos ausentes no lo "interpelan" a nuestro extravertido primer mandatario

Más de un millón de ucranianos han sido internados en campos de “reeducación” dentro del territorio de la potencia ocupante. Entre ellos cientos de huérfanos que serán “educados” por los asesinos de sus padres.

Ni una palabra sobre estos dramas, sobre estas flagrantes violaciones a los derechos humanos.

Esos ausentes no lo “interpelan”, a nuestro extravertido primer mandatario.

Esta guerra que, trae hambre y miseria, sólo es citada por sus consecuencias en la humanidad.

Y es esgrimida, en el plano interno, como causante de la inflación, de la ausencia de gasoil y pronto de gas, carencias que deben imputarse, casi exclusivamente, a la incapacidad  del gobierno.

Mientras Alberto Fernández disfruta del sol californiano, el riesgo país de Argentina supera los 2 mil puntos básicos, las calles están inundadas de piqueteros, los precios de los alimentos vuelan y los salarios y jubilaciones se licuan.

Aquí también hay ausentes: quince millones de compatriotas están bajo la línea de pobreza.

Esperan, contra toda esperanza, que aquellos que eligieron para mejorar nuestra Patria y servir a nuestro Pueblo, hagan lo que tienen que hacer.

*Ex vicepresidente de la Nación y ex ministro de Relaciones Exteriores.