domingo 14 de agosto de 2022
OPINIóN Análisis

Elecciones 2021: la inesperada “ayuda” de Cristina Kirchner a Alberto Fernández

El cristinismo reivindica que, gracias a la presión de su líder al Presidente tras las PASO, “el Gobierno reaccionó a tiempo” y la derrota fue menor a la esperada.

16-11-2021 05:30

Finalmente, el 15N amaneció más tranquilo de lo se podía haber imaginado. La contundente derrota del oficialismo en las PASO, seguida por una semana trágica de renuncias, planteos bélicos de la Vicepresidenta y cambio de gabinete, significó una hecatombe política que hubiera sido difícil de igualar. Salvo que el domingo, tras estos dos meses de cambio de estrategia electoral y económica (el operativo “platita”), la diferencia a favor de la oposición se hubiera acentuado.  

Pero lo que sucedió es que esa diferencia de 9,1 puntos de las PASO a favor de Juntos se redujo levemente a 8,47 y, sobre todo, la diferencia en el bastión cristinista de la provincia de Buenos Aires pasó de 4,35 puntos a 1,30. Esa reducción de la brecha sorprendió más porque ocurrió en medio de semanas donde fueron noticia la suba de la inflación y el aumento de la preocupación por la inseguridad.

Incluso la dura pérdida del quorum propio oficialista en el Senado (que algunas encuestas ya anticipaban) fue compensada simbólicamente por haber mantenido la primera minoría en Diputados (frente a la campaña opositora que impulsaba el voto útil para quedarse con esa minoría y con la titularidad de la Cámara).

Hay que recordar que cuando Cristina Kirchner le exigió a Alberto Fernández el cambio de gabinete (por “los funcionarios que no funcionan”), la razonable respuesta presidencial fue que era una maniobra prematura: tras una segura nueva derrota en las generales, se verían obligados a renovar por segunda vez el gabinete. Por lo menos en estas primeras horas pos electorales, nadie volvió a mencionar esa posibilidad como algo inmediato.

Elecciones 2021: en el búnker del Frente de Todos, Alberto Fernández pidió "celebrar este triunfo como corresponde"

Todavía es prematuro augurar cómo seguirán los indicadores económicos y la sensibilidad política argentina en los próximos días. Sin embargo, en un cristinismo que venía golpeado por los resultados de las PASO y por la desgastante exposición a la que se sintió obligada Cristina ante la “desobediencia” de Alberto, los resultados del domingo parecen envalentonarlos: entienden que gracias a la presión de su líder, el Presidente “reaccionó a tiempo” y así se frenó una caída que hubiera sido mayor. La misma “ayuda” habría sido la intervención al gobernador Axel Kicillof. Hasta dicen que con un mes más de campaña, “ganábamos en la provincia”.

Por lo pronto, los albertistas y peronistas federales que se venían preparando para la “batalla final” contra el cristinismo, tras lo que suponían una derrota aún mayor a la de las PASO, por ahora guardaron la artillería, expectantes ante la posibilidad de que la coalición siga sin romperse.

Lo que deberán resolver pronto es el planteo de fondo de Cristina Kirchner sobre el modelo económico de Martín Guzmán, el acuerdo con el Fondo Monetario y el requerimiento de un ajuste fiscal mayor

Se podría concluir en que fue tan dramático y desgastante el espectáculo de un Presidente y una Vicepresidente peleándose públicamente, que ambos son conscientes de que, si hubiera otra pelea, sería la última. Y no le convendría a ninguno.

Lo que deberán resolver pronto es el planteo de fondo de Cristina Kirchner sobre el modelo económico de Martín Guzmán, el acuerdo con el Fondo Monetario y el requerimiento de un ajuste fiscal mayor. El Presidente prometió enviar al Congreso un plan plurianual que contenga esos temas, además de llamar a un acuerdo con la oposición para que lo suscriba. Agregó que cuenta con el aval de su Vice.

La duda es si los dos hablan de lo mismo cuando dicen que no van a firmar con el Fondo “sobre el hambre del pueblo”.