21 sep 2020
OPINIóN |Día Nacional de la Juventud
miércoles 16 septiembre, 2020

Aniversario de la Noche de los lápices

Un 16 de septiembre de 1976 sucedía la Noche de los lápices. En la actualidad se celebra el Día Nacional de la Juventud. Cuáles son sus desafíos.

Federico J. Cermelo*

la Noche de los Lápices (1976) Foto: Cedoc Perfil

Cada 16 de septiembre se celebra el Día Nacional de la Juventud en conmemoración a la denominada “Noche de los Lápices” ocurrida en 1976 durante la última Dictadura Cívico Militar. Su declaración es un llamado a la memora para no olvidar el pasado, así como una invitación a escribir el presente con vocación social y espíritu ciudadano para ser parte de la historia de la Argentina.

Afortunadamente, las juventudes de hoy viven en democracia y tienen la libertad de poner sobre la mesa los desafíos que tienen por delante y esforzarse para hacerlos realidad. El acceso al mercado laboral, al sistema educativo, la promoción del desarrollo sostenible así como la creación de espacios de encuentro y participación juvenil, encabezan los principales intereses e inquietudes del universo joven.

La empatía ambiental por el entorno, así como la afectiva para una buena convivencia ciudadana, se traducen en recoger el guante y plantarse contra la contaminación del medio ambiente y el maltrato animal, como también, contra las prácticas violentas y discriminatorias –lastimosamente frecuentes- en los distintos ámbitos de la cotidianidad. De hecho, esta pluralidad y sensibilidad,  llevan –saludablemente- a referirnos a juventudes más que juventud, una perspectiva joven que abraza a la paridad de género y a las diversidades.

La protección de la integridad física y emocional de las personas como la salud ambiental del planeta, son consignas que identifican a las juventudes

En este sentido, la protección de la integridad física y emocional de las personas como la salud ambiental del planeta, son consignas que identifican a las juventudes en los centros de estudiantes, en las asociaciones civiles, en las agrupaciones sindicales, en los partidos políticos, cuando no en las redes sociales, donde por destreza virtual en cualquier momento logran convertirse en tendencia.

Noche de los Lápices: por qué hay que recordarla

En este sentido, la tenacidad de quienes comienzan desde muy temprano a relegar ciertas cuestiones personales (esparcimiento, familia, amistades) y rasgos individualistas (para tener una visión global) esforzándose en  participar, proponer e involucrarse con lo que pasa a sus alrededores, disponen de la sensibilidad y el compromiso necesario para impulsar las causas nobles.

Más aún, esas juventudes que reclaman ser oídas y que se organizan para enmarcar sus inquietudes en propuestas concretas e insisten por ellas en los ámbitos representativos, son las que muchas veces levantan las banderas de los grandes cambios que se avecinan y que a veces –por diversos motivos- quienes debieran hacerlo no lo hacen o no las acompañan como deberían.

En este sentido, la falta de recepción a determinadas temáticas puede deberse a múltiples factores pero ojo, no es una cuestión de edad estrictamente. Es tan prejuicioso decir que alguien “está viejo” para cumplir la función pública como que es “muy joven” para poder hacerlo. La constancia, el compromiso y la sensibilidad para trasformar la realidad no entienden de edades sino de vocación, espíritu y convicción por vivir en una sociedad mejor.  No obstante ello, sí bien el problema no es la edad por lo que no debiera haber topes mínimos ni máximos para poder ejercer un cargo, sí miramos los números, hay una gran cantidad de funcionarios veteranos mientras que jóvenes hay menos y en parte, eso se debe a la imposibilidad de ocupar ciertos cargos públicos electivos hasta los 25 o 30 años.

 

Noche de los Lápices: El 16 de septiembre de 1976 policías bonaerenses secuestraron a estudiantes en La Plata

 El Día Nacional de las Juventudes representa una buena oportunidad para hacer balances de lo conseguido y lo pendiente. Sin dudas, uno de los desafíos más importantes es romper con los prejuicios etarios para que en el corto plazo

Por eso, en este sentido, el Día Nacional de las Juventudes representa una buena oportunidad para hacer balances de lo conseguido y lo pendiente. Sin dudas, uno de los desafíos más importantes es romper con los prejuicios etarios para que en el corto plazo se pueda acceder a un cargo público electivo a partir de los 18 años, que es cuando se adquiere la mayoría de edad. La razonabilidad debe primar ante todo, ya que una persona no puede ser adulta para algunas cosas y para otras no.

Finalmente, la sensibilidad que hay tras las múltiples banderas que se levantan desde las juventudes, deben ser una guía de inspiración para cuidar lo que se ha logrado transformar y para avanzar con lo que hasta ahora no se pudo. 

*Abogado y Director del Observatorio de la Juventud de la Honorable Cámara de Diputados de la Nación.


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5125

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.