viernes 29 de mayo de 2020 | Suscribite
OPINIóN / Pandemia de coronavirus
miércoles 1 abril, 2020

Lo creas o no: todos tenemos Covid-19

La televisión, la radio, la web, ustedes y nosotros. Todos estamos infectados de una u otra manera con Covid-19. Lo que tenemos que procurar es que no se nos mueran más personas por este virus.

Enrique Iommi*

Cuarentena total y obligatoria en Argentina. Foto: Nestor Grassi
miércoles 1 abril, 2020

Muchos gobiernos de todo el mundo hablan de guerra contra un enemigo invisible. La forma de ganarle es librando una batalla cultural. El presidente de Argentina, Alberto Fernández nos brindó una posibilidad concreta para batallar al virus ganando tiempo y espacio con la cuarentena temprana. Ahora es momento que nosotros, culturalmente, podamos brindar la cláusula de salida para con tiempo y prudencia poder volver a la normalidad.

¿Por qué cultural? ¿Vamos a seguir pensando que la “viveza criolla” tan afamada y tan argentina nos beneficia? Pongamos nuestra parte. Intentemos ser responsables sociales. No puede ser tan difícil acoplarnos al sistema sueco.

Es nuestra obligación buscar una salida. Entrar en la cuarentena es fácil ¿Salir? Más complejo. Pero claramente y en algún momento tenemos que volver a la normalidad. Por el ridículo: ¿por qué no extender la cuarentena hasta el 21 de septiembre que comienza la primavera en este hemisferio? La respuesta es fácil: Porque se rompe toda la economía. Entonces ¿Cuál es el escenario para salir de la misma? ¿Cuál es la salida?

Contagio y consumo en tiempos de coronavirus

Vuelvo al principio: todos tenemos coronavirus. En nuestra forma de actuar, en los nuevos saludos, en la supresión de las viejas costumbres. Prender el informativo, la radio, incluso las redes sociales más juveniles: todo es Covid-19. Hay un dicho entre viejos marineros. Cuando hay un problema mar adentro, o sos parte del problema o sos la solución: llegó el momento de buscar la solución para combatir al virus y no perecer en el intento.

Las fronteras internas no son obstáculos para el coronavirus. No conoce de calles, de rutas. Por esto el “quédate en casa” es algo verdaderamente importante y positivo en grandes urbes de nuestro país dónde el virus puede correr. Capital Federal y Gran Buenos Aires son los dos ejemplos más claros de esto. Sin embargo  nuestro país es mucho más que la city porteña y gran Buenos Aires. Enormes provincias y ciudades extraordinarias. Pueblos y distritos que poco y nada tienen que ver con CABA o el Gran Buenos Aires, ni económica ni social ni culturalmente.

El Covid19 y un cambio en el paradigma económico

Entonces: ¿Por qué las medidas deben ser para todos iguales?

Sobre la ruta 3 a una hora de Bahía Blanca se encuentra Monte Hermoso. Un pueblo que con está cuarentena solo se podrá empobrecer, nadie está infectado, siquiera sospechas de contagio. Con dos policías, verdaderamente, se puede lograr activar la vida social y económica de un pueblo. En cambio para el conurbano o Buenos Aires pareciera que el mismo ejército entero podría no ser suficiente. ¿Qué les decimos a los vecinos de Monte, o Punta Alta que podrían vivir sus vidas con cierta normalidad? Lo mismo con tantas ciudades pequeñas de San Luis, Mendoza o Salta donde no aparecieron casos de Coronavirus.

Monte Hermoso no es mejor que Buenos Aires pero en términos epidemiológicos no es lo mismo Ushuaia y su soledad que el Chaco con sus aglomeraciones así como Cabildo a media hora de Bahía no es esta urbe con su casi medio millón de habitantes. De nuevo, al virus no les interesan nuestras fronteras invisibles.

El presidente Fernández nos dio esta enorme oportunidad: la de poder retrasar el pico de Covid-19 en el país, un desafío en el que unió al país. Fue vanguardista con el aislamiento y podría serlo también con la liberación. Es una oportunidad única y tal vez también la última de hacerlo ¿Cuánto tiempo dura este sistema? ¿Hasta cuándo se mantienen estas medidas? ¿Qué números tenemos que manejar para que se pueda volver a cierta normalidad tan entrañable?

Coronavirus: ¿Qué es un crecimiento exponencial?

Esta última pregunta, la más importante: ¿Cuál es la situación en la que tiene que estar el país para volver a ser lo que somos: es decir qué condiciones o que tiene que pasar para que el Estado libere el aislamiento? ¿Cómo harán los peluqueros los próximos días? ¿Las empleadas domésticas, los dueños de restaurantes? Todo esto pareciera poner en la balanza la economía hogareña peleándose con la batalla cultural antes nombrada ¿No podemos aspirar a ser Suecia?

Todo esto sirve, entiendo, hasta el caso uno. Allí se deberá de volver al aislamiento preventivo y obligatorio. Pero mientras tanto podemos salvar gran parte de la economía federal. Podemos distinguirnos entre el sistema soviético o el sueco.  Dicho sea al pasar; El Gobierno sueco no impone restricciones por ley, aconseja. Por ejemplo aconseja que se mantenga una higiene escrupulosa y que la gente se encierre una semana en casa en cuanto tenga algún síntoma de la enfermedad

Coronavirus: cómo prepararnos para continuar el aislamiento

Por el ridículo: ¿harán distanciamiento social en la  Base Marambio de Antartida? Allí el virus no existe. Bien, les tengo una buena noticia. Con control real, trabajo en tiempo, en una argentina federal, hay lugares donde tampoco ha llegado, o sí. Ya les dije, lo crean o no, todos tenemos coronavirus.

(*) El autor es periodista La Nueva Provincia de Bahía y LU2 de Bahía Blanca.


Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 5010

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.