sábado 12 de junio de 2021
OPINIóN Columna
14-10-2020 13:21

Las aeronaves son herramientas imprescindibles en la lucha contra los incendios

El caso más destacado fue sobre el cerro San Javier, en Tucumán, donde 5 aviones aeroaplicadores combatieron con éxito contra las llamas.

14-10-2020 13:21

Los incendios de campo y forestales son cada vez más intensos y extendidos. Este año los medios mostraron los estragos que el fuego produjo en distintas partes del mundo, especialmente en Australia y California. En este último estado de la Unión, los datos indican que la sequía es la más intensa y prolongada desde que se llevan registros meteorológicos, en otras palabras, las condiciones para la ignición y propagación del fuego son muy altas.

En la Argentina varias provincias combaten fuegos arrasadores.

En los últimos días la eficacia de los medios aéreos para luchar contra el fuego ha quedado demostrada. En algunos casos, la intervención de aeronaves responde a planes programados con uso de recursos estatales e intervenciones de emergencia de empresas privadas de aeroaplicación. Tal vez el caso más destacado de intervención cuasi espontánea ha sido la que se llevó a cabo sobre el cerro San Javier, Tucumán, donde 5 aviones aeroaplicadores lucharon con éxito contra las llamas. Las aeronaves volaron durante tres jornadas desde el alba hasta las últimas luces del sol. Fueron días intensos y angustiantes, pero los aviones estaban ahí y presentaron batalla al flagelo.

Otra vez la infraestructura de los aeroclubes demuestra ser estratégica situaciones de emergencia crítica.

Para abordar la problemática de los incendios se necesita un marco legislativo acorde

En nuestro país hay unas 800 empresas de aeroaplicación que cuentan con alrededor de 1.200 aviones. La gama de aeronaves y equipamiento es diversa, pero la gran cobertura geográfica y planes bien pensados podrían ser la clave de un plan mejor orquestado que salve miles de hectáreas del fuego y vidas.

Las empresas aeroaplicadoras cubren gran parte del territorio nacional y bien podrían ser el recurso inmediato más útil y fácil de movilizar ante la aparición de un foco o para complementar otros medios conforme la evolución del fuego.

 

La experiencia australiana

En Australia la experiencia en la utilización del medio aéreo para controlar fuegos es muy rica. Allí la responsabilidad de suprimir incendios es de los gobiernos locales. Los estados y territorios tienen agencias responsables de la prevención y extinción de incendios. La mayoría de las agencias saben que el avión es una herramienta imprescindible.

Según la National Aerial Firefighting Centre (NAFC), una agencia creada por los estados y territorios australianos en 2003, los aviones que se utilizan para la lucha contra el fuego se alquilan a empresas privadas, sólo un pequeño número de aviones son propiedad de los estados o los bomberos.

 

Aviones combatiendo el fuego en el cerro San Javier, Tucumán

 

Los organismos estatales y territoriales que participan en la lucha contra incendios y la ordenación territorial de Australia reconocen que lo más eficiente es la cooperación y el intercambio de recursos y sistemas de apoyo entre los estados y territorios.

Según las autoridades, las aeronaves realizan una amplia gama de valiosas tareas que incluyen: la aplicación de agua, espuma o productos retardadores de fuego sobre las llamas, o delante de ellas, para reducir o detener la propagación del fuego. Las aeronaves también son fundamentales para el rápido traslado de bomberos, el reconocimiento y la producción de cartografía de incendios. En las estrategias también se recurre al encendido aéreo con dispositivos incendiarios apropiados para la circunscripción de los focos y líneas de fuego.

Las aeronaves que se utilizan son muy variadas tanto de ala fija como helicópteros.

Para abordar la problemática de los incendios se necesita un marco legislativo acorde

Los aviones de ala fija que se emplean para bombardeos incendiarios suelen ser aviones agrícolas. También se trabaja con aeronaves cisterna de gran capacidad de carga. Este tipo de avión se adapta particularmente a las condiciones que se encuentran con más frecuencia en Australia, pero están limitados a la existencia de pistas pavimentadas largas. Se han utilizado aviones más grandes cuando están afectadas vastas extensiones, pero los aviones agrícolas resultan herramientas de utilización inmediata en la mayoría de los incendios tomados a tiempo.

En Australia, los Estados Unidos y Canadá hay fundada evidencia sobre el uso de aeronaves contra el fuego. Más cercano, en Chile, país que suele estar preparado para las adversidades que le presenta la naturaleza, En materia de combate de incendios forestales el país trasandino cuenta con una estrategia sistemática y efectiva. En los grandes incendios de 2017 las autoridades utilizaron un un avión Boeing 747-400 SuperTanker con capacidad para transportar 75.000 litros de productos especiales para el control del fuego. La utilización de este tipo de aeronaves fue muy discutida en aquella circunstancias, sin embargo, como la operación fue financiada por la esposa chilena del mayor accionista de Walmart la experiencia se llevó a cabo y resultó útil.

Acuerdo Mercosur-UE: por una cláusula ambiental vinculante

Las autoridades argentinas deben repensar las estrategias de lucha contra el fuego. Hay que buscar mecanismos transparentes de contratación y sistematizar el uso inmediato de la flota de aeronaves agrícolas privadas disponibles, sobre todo en épocas de escasez de lluvias como la actual.

Hay que estar mejor organizados, aprender de la experiencia de los demás y hacer de la prevención y alistamiento una prioridad.

 

 

* Luis A. Franco. Piloto militar y comercial. Licenciado en Ciencia Política y máster en Economía y Ciencias Políticas. Director de Aeromarket.