domingo 04 de diciembre de 2022
OPINIóN Argentina y Brasil

Menos clases y más desigualdad

05-11-2022 23:55

El panorama educativo de nuestro país demuestra que, entre 2016 y 2021, no sólo disminuyó el nivel de conocimientos de los alumnos de las escuelas primarias, sino que también aumentó la desigualdad.

Es positivo destacar la decisión política que dispone el establecimiento de una hora más de clase por día en las escuelas primarias de gestión estatal, impulsada por el Ministerio de Educación y aprobada por unanimidad por todas las provincias en el Consejo Federal de Educación.

Esa hora más de clase por día implica 38 días más de clase por año. Por esta razón, el Ministerio de Educación informa que “una hora más de clase por día significa que las chicas y los chicos que empiezan su escolaridad el año que viene, al final de los seis años, habrán completado el equivalente a un ciclo lectivo más”.

De hecho, nuestro calendario escolar presenta una menor extensión que otros países latinoamericanos y del resto del mundo, y esta diferencia es aún mayor si se tienen en cuenta los días de clase perdidos por diversos motivos.

Como consecuencia, tener un calendario escolar con igual o mayor cantidad de días que el resto de los países latinoamericanos es un primer paso para que nuestros jóvenes no sólo comiencen a recuperar el nivel perdido, luego del cierre de las escuelas por la pandemia, sino para que dejen de perder sistemáticamente días de clase, año tras año, en comparación con los jóvenes de otros países, por la simple diferencia de extensión del calendario escolar.

En ese sentido, las últimas cifras publicadas por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en su informe Education at a Glance 2022, correspondientes al calendario escolar de distintos países de diferentes regiones del mundo.

Un estudiante del país vecino recibe 120 días más de clases que un argentino

Se observa que la educación primaria en instituciones estatales de estos países abarca entre 160 y 203 días obligatorios de clase al año. Japón se encuentra en el primer lugar de la lista, con 203 días, seguido por Brasil y los Países Bajos, con doscientos días de clase anuales. En el extremo inferior se encuentran Letonia con 160 y Francia con 162 días.

Según la ley de educación, la Argentina se encuentra por debajo de la media de los países analizados por la OCDE, con 180 días de clase, al igual que Irlanda y Grecia, mientras que la media es de 184 días.

La extensión del calendario escolar de otros países latinoamericanos también es superior a la nuestra, ya que, por ejemplo, México, Brasil, Colombia y Costa Rica dictan entre 190 y doscientos días de clase obligatorios en el nivel primario estatal.

De esta manera, se observa que de los cinco países latinoamericanos incluidos en el informe –Argentina, México, Brasil, Colombia y Costa Rica–, el nuestro es el que presenta la menor cantidad de días de clase.

Frente a esta cifra, es oportuno recordar que se estima que el calendario escolar efectivo de nuestro país es de alrededor de 168 días de clase, ya que, por diversos motivos, se pierden en promedio unos doce días al año, lo que nos aleja aún más de los países mencionados.

Es decir que, por ejemplo, si se compara el calendario escolar legal de la Argentina y el de Brasil durante la extensión del nivel primario completo, un estudiante del país vecino recibe 120 días más de clases que un argentino (equivalentes a más de medio año lectivo). Y si se añaden los días de clase perdidos por diversos motivos, esta cifra ascendería a alrededor de 192 días, lo que equivale a alrededor de un año lectivo completo.

En ese contexto, los resultados de la Prueba Aprender 2021, mediante la cual el Ministerio de Educación evaluó el nivel de conocimientos de alumnos del sexto grado primario de nuestro país, demuestran que se ha incrementado la cantidad de estudiantes del nivel primario cuyo nivel de conocimiento en Lengua y Matemática es “Por debajo del básico”.

Esto implica un llamado de atención por las magnitudes de dichas variaciones, así como por el porcentaje sobre el total de alumnos afectados, sobre todo en el sector de gestión estatal, al cual asisten mayoritariamente los jóvenes más necesitados.

*Director del Centro de Estudios de la Educación Argentina (CEA) de la Universidad de Belgrano.