sábado 01 de octubre de 2022
OPINIóN Análisis

Elecciones 2021: "Sin lugar para los neófitos"

Resulta vital considerar los perfiles de quienes serán electos y ocuparán una banca a partir de diciembre próximo. Y más aún, conocer sus trayectorias legislativas previas es clave para considerar el futuro funcionamiento de ambas cámaras.

11-11-2021 16:37

El próximo domingo culminará el proceso electoral iniciado hace dos meses y que tendrá por objetivo renovar la mitad de la Cámara de Diputados y un tercio del Senado de la Nación.

El actual escenario político en Argentina marca una combinación de un gobierno de coalición desgastado, alta polarización y tensiones sociales latentes. En ese contexto, las reformas estructurales de la pospandemia encontrarán en la composición del próximo Congreso de la Nación una arena para el debate, el intercambio y, esperamos, la toma de decisiones.

Quiénes son los candidatos en la Ciudad de Buenos Aires para las Elecciones legislativas 2021

Por lo tanto, resulta vital considerar los perfiles de quienes serán electos y ocuparán una banca a partir de diciembre próximo. Y más aún, conocer sus trayectorias legislativas previas es clave para considerar el futuro funcionamiento de ambas cámaras. Para analizar esto, elaboramos un informe en Directorio Legislativo donde comparamos los futuros ingresantes con la base de datos pública que tenemos disponible y que cubre el período 1999-2019. Los hallazgos son interesantes, pero no sorpresivos: abunda la experiencia legislativa previa entre quienes son elegidos para ocupar una banca en el Congreso de la Nación.

Proyectando los datos de las PASO de este año, para este proceso electoral 2021, el 70% de los diputados que ingresarían contarían con al menos un año de experiencia legislativa, ya sea en el orden nacional, provincial o local. Para el Senado los números son similares, con más del 65% con experiencia parlamentaria. Esto confirma la tendencia reciente de un Poder Legislativo que privilegia la experiencia por sobre su falta. Solamente en el período 2002-2003 y en 2004-2005 hubo entre 50% y 60% de legisladores sin experiencia en la Cámara de Diputados. En aquella oportunidad, esto se debió a que varios diputados electos (por ejemplo, de la provincia de Buenos Aires) pasaron a ocupar puestos en el Poder Ejecutivo Nacional y asumieron los ubicados en los siguientes lugares en las listas, la mayoría de ellos sin experiencia parlamentaria previa. En el Senado el bienio 2004-2005 es el único que muestra valores similares. Hay una revalorización del trabajo parlamentario, sin dudas. Y es muy necesario.

Dónde y cuándo serán los cierres de campaña de candidatos bonaerenses y porteños

En cuanto a la diferencia entre distritos, la Cámara de Diputados tiene un cambio respecto de años anteriores. Por las provincias de Santa Fe, Mendoza y Ciudad de Buenos Aires estarán ingresando mayor cantidad de legisladores con experiencia que aquellos sin ninguna, algo que cambia las tendencias históricas de esos distritos. En Misiones, San Luis, Salta, Río Negreo y Tucumán la tendencia es a la inversa: siempre hubo mayor cantidad con trayectoria legislativa previa, pero ahora se dará la excepción.

El Senado siempre ha tenido en todas las provincias mayoría de experimentados, salvo Chaco y Neuquén. Para estas elecciones 2021, hay un pequeño crecimiento de neófitos, impulsados mayormente por La Pampa, Chubut y Catamarca. Justamente, las dos primeras son las preciadas piezas para oficialistas y opositores. Los primeros para mantener el quórum, los segundos para limitarlo.

Liberalismo: "Nada nuevo de cara al sol"

Esta situación pone en perspectiva algo que no solemos considerar y es la importancia del trabajo parlamentario. Ser diputado o senador no significa sólo aprobar leyes. Ellos son representantes del pueblo y de las provincias y por lo tanto, su función no implica solamente brindar discursos desde una banca cuando sus micrófonos se habilitan. Ser legislador demanda investigación, evaluación de impacto, priorización de agendas, comparación de resultados, conocimiento técnico y mucha, pero mucha, capacidad de negociación. Una batería de destrezas. Haber transitado por recintos y pasillos del Legislativo nacional anteriormente y en otros niveles del sistema político permite incorporar capacidades profesionales que, en definitiva, los preparan para cumplir con su mandato. Y en tiempos donde la discusión política se vacía y los extremos asustan, la calma de los años acumulados puede ser un paliativo necesario.

 

* Noel Alonso Murray y Facundo Cruz. Directora Ejecutiva e Investigador Asociado de la Fundación Directorio Legislativo.