sábado 10 de abril del 2021
OPINIóN Análisis
03-09-2019 15:56

El cuidado de la Amazonia es una responsabilidad global

Estamos a tiempo de ser consumidores responsables y de repoblar nuestros bosques. Esta responsabilidad es de todos los seres humanos aquí y ahora.

03-09-2019 15:56

Cuando llegamos al Amazonas con mi mujer, hace años, y comenzamos a caminarla sentimos la extraña sensación de estar frente a un gigante.

Percibimos una escala no humana, todo era enorme, desde el tamaño de las hormigas y las arañas hasta el volumen de los árboles que se hacían casi inalcanzables a nuestra mirada.

Hoy, una superficie del tamaño del Uruguay arde. Y, curiosamente dirigentes tan disímiles como Evo Morales y Jair Bolsonaro parecieran hermanados. Primero ante la indiferencia al comienzo de los incendios de los bosques, luego la negación de su importancia y, posteriormente por la aceptación a regañadientes, en el caso del mandatario brasileño, de la ayuda externa.

Para el taoísmo chino serían un claro ejemplo de los opuestos complementarios, dado que el taoísmo muestra sus dos signos ancestrales: el punto negro sobre fondo blanco y el punto blanco sobre fondo negro.

Mauricio Macri se reunirá con la comunidad Qom y con bomberos que viajarán al Amazonas

Estamos ante una situación muy compleja. Albert Arnold “Al” Gore, el que fuera vicepresidente de EEUU y casi Presidente electo, en su famoso y antiguo video ya alertaba que ya cuando él nació éramos tres mil millones de habitantes. A sus 60 años ya se alcanzaban los seis mil millones y, si moría a los 90 años. seríamos nueve mil millones.

Era la primera vez en la historia que en una generación se triplicaba la población terráquea humana. Ello desde ya conlleva mayor consumo, desde combustibles fósiles hasta carne que, según estadísticas, esto último sería responsable del 30 % del calentamiento global a través de la cría de animales.

Por los incendios en Amazonas, habrá menos lluvias y más calor

Buda hace 2500 años aclaró: "el error es la separatividad". En esta época de globalización acelerada, eso no está solamente en lo comercial. Si no caben dudas, excepto por parte de aquellos que cambian la ciencia por ocultamiento de las evidencias, que la Amazonia es el pulmón del planeta por su relación virtuosa con los Andes y el mar que provoca las lluvias que llenan nuestros ríos y hacen habitables nuestras ciudades, el cuidado debe ser también global porque nadie tiene derecho alguno, como canta Serrat, a secar nuestros ríos e incendiar nuestros bosques, que pertenecen a la Tierra. Como concibiera Baruch Spinoza en el siglo XVII, la naturaleza es Dios con su potencia infinita. Y la que corre peligro con la desertificación, el colapso de los glaciares y el aumento del nivel del mar no es la Naturaleza Toda, sino la especie humana, que puede convertir a nuestro planeta en algo inhabitable para nosotros, los humanos, como ha ocurrido por impericia en Chernobyl y Fukushima, donde el resto de la naturaleza se ha recuperado, pero los seres humanos no pueden habitar su suelo.

Todavía estamos a tiempo de ser consumidores responsables y de repoblar nuestros bosques para nuestros hijos y nuestros nietos, y esta responsabilidad es de todos los seres humanos aquí y ahora, justamente cuando se cumplen 100 años del nacimiento del relator de Auschwitz, Primo Levi, cuyo último libro se titula casualmente: "Si ahora no, ¿Cuándo?"

PM CP

En esta Nota