OPINIóN
Ciclo lectivo 2024

Potenciar el sistema educativo a partir de fortalezas

Con acompañamiento pedagógico, se puede potenciar lo mejor de cada alumno y mejorar su inteligencia emocional. La igualdad de oportunidades desde la escuela es el camino para encontrar la mejor inserción social y laboral.

Educación
Daniel Iglesias Lopez: “Un país sin educación y sin justicia no es un país, es un territorio poblado" | Télam

El sistema educativo argentino goza de un excelente anticuerpo: como sociedad seguimos confiando en que la educación es la herramienta más eficiente para la movilidad social. A pesar de sus múltiples desafíos, con el inicio del ciclo lectivo 2024 12 millones de estudiantes y sus familias revalidarán su confianza en la escuela. En épocas en las cuales está latente la problemática educativa, es destacable esta fortaleza, la base para transitar el camino que marca la Ley de Educación Nacional hacia una educación integral, permanente y de calidad.

Cimientos es una organización sin fines de lucro. Nuestro trabajo hace foco hace 26 años en la equidad educativa de adolescentes y jóvenes de nuestro país, para que accedan a oportunidades de construir un futuro mejor a través de la educación. Nuestros programas buscan favorecer la terminalidad educativa de la escuela secundaria y la continuidad en estudios superiores de aquellos jóvenes en situación de vulnerabilidad. Contamos, además, con un programa por el que promovemos el primer empleo formal mediante la orientación, formación e intermediación laboral.

Nuestra metodología consiste en fortalecer las trayectorias educativas para lograr el egreso efectivo de la escuela secundaria. Esto lo logramos a partir de un acompañamiento personalizado mediante una tutoría y trabajamos en el desarrollo de habilidades socioemocionales tales como la autoestima, organización, responsabilidad y relaciones interpersonales. Nuestro trabajo se realiza en articulación con la escuela, sus equipos, y las familias, y gracias al apoyo de donantes individuales, del sector privado y de la cooperación internacional.

Clara Muzzio ratificó el inicio de las clases porteñas: "La educación tiene que ser esencial"

Este trabajo se adapta a cada contexto y etapa escolar. Por ejemplo, por un lado, en los primeros años del secundario buscamos favorecer la adaptación al nivel para que los estudiantes puedan fortalecer su autonomía y organización. Por otro lado, en los últimos años del secundario trabajamos en la orientación y formación vocacional para que los estudiantes puedan egresar con herramientas para construir su propio proyecto de vida en autonomía y libertad.

Los desafíos de nuestros jóvenes ya son conocidos: 6 de cada 10 niños, niñas y adolescentes son pobres y solamente 3 de cada 10 jóvenes en situación de vulnerabilidad logran terminar la secundaria dentro de la educación común. Estos jóvenes son el rango etario con mayor tasa de desempleo e informalidad laboral. Un laberinto donde la igualdad de oportunidades educativas es el camino para encontrar una salida.

Desde Cimientos estamos convencidos, y contamos con evidencia, de que el acompañamiento personalizado marca una diferencia. Esto se ve en que los jóvenes en situación de vulnerabilidad que son acompañados por Cimientos aumentan un 47% sus oportunidades de egreso efectivo en tiempo y forma y, una vez egresados, el 75% de ellos trabaja, cursa un estudio superior o ambas cosas. Desde nuestra organización podemos aportar prácticas muy valiosas para la gestión que pueden marcar una diferencia.

Para concluir, resaltamos que para lograr soluciones sustentables se hace necesario el consenso y que todos los actores que tengan incidencia en el sistema educativo se involucren. Un estudiante debería pasar al menos catorce años dentro del sistema educativo en sus tres niveles. Son acaso cuatro gobiernos. Seamos conscientes de que en este ciclo lectivo 2024, en los pupitres estarán sentados nuestros futuros trabajadores, docentes, empresarios, dirigentes, diplomáticos, políticos y hasta estaremos educando a un futuro presidente. Como sociedad debemos entender la responsabilidad que tenemos sobre las generaciones futuras.

*Directora Ejecutiva de Fundación Cimientos