domingo 02 de octubre de 2022
OPINIóN Gestión económica

Primero, resolver la urgencia

20-08-2022 23:55

El ministro de Economía, Sergio Massa, viene anunciando una serie de iniciativas para darle mayor eficacia a la gestión económica. Entre otras: la ratificación del mantenimiento del déficit fiscal en los números que estaban acordados, el recorte de los subsidios en facturas de luz, gas y agua, el canje de la deuda en pesos para disipar el escenario de default que se buscó instalar a través de los golpes de mercado, y la búsqueda de acuerdos con los sectores exportadores para dar un salto en los stocks de reservas. Son muchos y urgentes los temas que requieren máxima atención. La inflación del 7,4% durante julio es uno de ellos. Con estos niveles de aumento de precios, ninguna política económica puede ser exitosa.

Ante una situación de urgencia, lo primero que hay que hacer es resolver esa urgencia. Para interrumpir los procesos inflacionarios, en la Argentina se ha tendido históricamente a las políticas de shock. Pero éstas son recesivas. Porque hacen caer el poder adquisitivo de los salarios, hacen subir las tasas de interés con la consecuente contracción de la actividad y el consumo y, por esa vía, intentan generar una desaceleración de los precios. De allí que, para salir de una situación de desborde inflacionario, lo mejor no es implementar una política de shock. Por el contrario, se trata de ir produciendo un descenso de la inflación de modo gradual para evitar la recesión. Ello requiere sintonía fina y monitoreo continuo.

Recientemente, el Gobierno tomó la decisión de subir de manera significativa las tasas de interés. Se busca con esa iniciativa incentivar a los ahorristas para que se mantengan dentro del sistema financiero. Pero es necesario tomar medidas complementarias para no desalentar a los tomadores de créditos con destino al consumo o a la inversión. Es posible, por ejemplo, tener políticas de subsidios de las tasas activas. Ello permite hacer coincidir tasas positivas para satisfacer a ahorristas e inversores, con tasas activas subsidiadas para que las PyMEs y las familias cuenten con financiamiento adecuado. También para que el Tesoro se financie en pesos y pueda cubrir el déficit fiscal sin emitir o emitiendo menos.

Se trata de transitar el mismo camino con más poder político

Por eso, si se implementan políticas de tasas de interés positivas para que contribuyan a cortar los desbordes inflacionarios, ello debe ser por períodos lo más cortos posibles.

En síntesis, se trata de que las políticas de tasas de interés protejan el poder adquisitivo de los ahorros y, al mismo tiempo, minimicen el impacto que la suba del costo de los créditos pueda tener sobre la producción, la inversión y el consumo. Lo que hay que monitorear, en ese proceso imprescindible de reducción de la inflación, es que la administración del remedio no termine matando al paciente.

El nuevo ministro de Economía también hizo anuncios acerca de las jubilaciones, pensiones y asignaciones. Por un lado, el 15,53% que corresponde según la ley; por otro, un 15% adicional para la jubilación mínima. Ello quiere decir que la recomposición de estas últimas prestaciones superaría al 30%. La suba se comenzará a pagar en septiembre y alcanzará a más de 16 millones de argentinas y argentinos. Sigue siendo insuficiente, pero es más de lo que se preveía.

En paralelo, sigue vigente la convocatoria a la reunión con las representaciones de empresarios y trabajadores para intentar recomponer los salarios frente al actual desborde inflacionario, a través de nuevas discusiones paritarias. En ese marco, el presidente Alberto Fernández volvió a afirmar que las paritarias se mantienen abiertas porque es necesario garantizar que los salarios le ganen a los precios. En el mismo sentido, se trabaja en la recomposición de reservas para debilitar o impedir las maniobras especulativas.

El rediseño del gabinete, con la llegada de Sergio Massa al Poder Ejecutivo, tiene como uno de sus objetivos principales acelerar el proceso de recuperación económica en marcha a través de la acción mancomunada de los distintos sectores que integran el Frente de Todos. Se trata de transitar el mismo camino con más poder político.

*Diputado nacional por el Frente de Todos y presidente del Partido Solidario.